Coordenadas 2053

Fecha de subida 22 de junio de 2009

Fecha de realización junio 2009

-
-
2.082 m
1.190 m
0
6,4
13
25,44 km

Vista 3267 veces, descargada 112 veces

cerca de Nava de San Pedro, Andalucía (España)

Salida desde el refugio de Rambla Seca hacia el puerto de Lézar. Bajamos por el barranco del Puerto al nacimiento del río Castril y subimos a Las Empanadas por el barranco de Túnez y posteriormente el alto de la Cabrilla para bajar por Navalasno hasta las inmediaciones del collado Cerecino.
Ruta organizada y guiada por Ángel del Barrio Sansón y Domingo (Mingo)

ÁLBUM DE FOTOS
https://photos.app.goo.gl/9AePdPRr11yIjafD2

ACCESO AL PUNTO DE INICIO
https://goo.gl/maps/UZy7sqjSxgu

Para evitar unos kilómetros, dejamos un coche para recoger los otros vehículos en este punto
https://goo.gl/maps/tUUbLpCoUKx

DATOS RELEVANTES. SEGURIDAD. DIFICULTAD. DUREZA
• Exigencia física: alta
• Dificultad técnica: alta.
• Advertencia
Quitando algunos tramos de buen sendero, la mayor parte es por montaña: senderillos de animales o campo a través. Hay mucha erosión en algunos puntos, lo que implica un terreno difícil.

OTRA RUTA A LAS EMPANADAS
https://es.wikiloc.com/rutas-senderismo/2007-11-18-las-empanadas-por-barranco-de-tunez-y-la-puerca-71561#comment_1070757

DOCUMENTACIÓN
La Junta de Andalucía señalizó parte de este track al que llamó SENDERO SEÑALIZADO CERRO DE LA EMPANADA, una ruta lineal, es decir, se regresa por el mismo sitio. La subida desde la casa del Maestrillo hasta el collado Salistre no es exactamente la misma, pero transita por la misma zona.

DÍPTICO DEL SENDERO
"Este es el sendero con mas exigencias físicas de todos los ofertados por al Consejería de Medio Ambiente en la provincia de Granada, aunque al ser lineal, permite volverse cuando se tenga la primera duda seria de fuerzas o de tiempo.

La altura total acumulada se acerca a los 1.400 metros y la distancia a recorrer es del orden de los 18 km, lo que significa que es un trazado muy exigente. La altitud supera los 2.100 metros y el sendero es sin duda tortuoso y afectado por el paso del ganado y de los agentes meteorológicos. Por tanto es duro y sólo apto para profesionales. Sin embargo el paisaje abrupto y espectacular, bien merece una visita. Éste ha sido el camino clásico de acceso para pastores, cazadores y leñadores, que se ha adaptado para promocionar los nuevos valores de los espacios naturales, entre ellos el senderismo."

http://www.juntadeandalucia.es/medioambiente/servtc5/ventana/descargaPublicaciones.do?s=/img/Publicaciones/CuadernodeSenderos_2/&n=18_070_0371_Cerro_Empanada.pdf

"Aunque no constituye la cima del Parque Natural de la Sierra de Castril ya que Mojón Alto lo supera en 29 metros (llega hasta los 2.135 m), sí lo es del vecino parque de Cazorla. Sin embargo, la monumentalidad del Empanadas no se aprecia desde las tierras jienenses puesto que se eleva escasa y suavemente sobre los Campos de Hernán Perea, y sólo se disfruta de su belleza, de las espectaculares formas que adoptan sus laderas y roquedos, desde la vertiente de Castril, sobre el Barranco de Túnez. Éste último presenta, además, en su porción inferior, un magnífico ejemplo de uno de los elementos paisajísticos más característicos de estas sierras: las cerradas de los barrancos, con profundas gargantas flanqueadas por paredones imponentes de gran altura y verticalidad.

Como punto de partida tomaremos los Cortijos del Nacimiento, a los que se accede por el carril del Nacimiento, según se indica en el itinerario numero uno. Se ha de seguir por el camino de herradura que, pasando por debajo de la tubería de la central eléctrica, va bordeando una valla metálica en dirección Nacimiento. Desde el principio, observaremos la imponente cerrada del Barranco de Túnez a nuestra izquierda, con un aparente bosquete de almecinos en su base. Tras un kilometro de marcha, el camino desciende al río y lo atraviesa, para comenzar una breve subida. Al poco de iniciar la subida, tomaremos un carril a la izquierda que comienza a ascender una pequeña loma, entre hiniestas y retamas, hasta la base de las paredes rocosas. Continuaremos ascendiendo hacia el Norte al pie de los paredones del macizo por una vereda hasta llegar a una brecha marcada en la ladera, por la que sube zigzagueando la estrecha y empinada vereda. En la subida, destaca la presencia de un rodal de cornicabras, matorral caducifolio fácilmente identificable por las deformaciones a modo de cuerno que presentan algunas de sus hojas y ramas tiernas por la infección ocasionada por ciertos insectos. Durante el otoño, la zona adquiere una especial vistosidad por la coloración rojo óxido que toman las hojas de esta planta, ligada siempre a ambientes con suelos con cierta humedad. Durante la subida, también disfrutaremos de unas vistas privilegiadas del Nacimiento y del valle del río Castril. Una vez arriba, llegaremos al Cortijo de la Puerca (1.500 m), que se encuentra en una zona de suave relieve, entre bancales abandonados y prados. Bordearemos los bancales hacia el Sur, hasta un collado entre una roca de grandes dimensiones y la loma.

Desde el collado, debemos introducirnos con un ligero descenso en el Barranco de Túnez, buscando una vereda que surge a mitad de la ladera y que se dirige hacia la cabecera del barranco. Se puede observar desde aquí la cerrada del barranco vista por atrás, aguas arriba, con la especial disposición que adoptan los mantos rocosos, en vertical, que facilitan el encajonamiento progresivo del barranco por la acción erosiva de las aguas. Una vez localizada la vereda, continuaremos por ella iniciando una pequeña subida, para luego ir manteniendo altura por la ladera derecha del barranco, en solana. Al principio el paisaje se nos presenta abierto, sin vegetación arbórea, debido a las fuertes pendientes y a la pedregosidad del terreno, para poco a poco ir apareciendo unos peculiares arbustos con forma cónica, y que van formando pequeños bosquetes de escasa cobertura. Estos arbustos de hojas escuamiformes, como las de los cipreses, reciben el nombre de sabinas o sabinas negras, y aunque de hojas parecidas, no se deben confundir, por su porte erguido, de las que crecen en las partes altas, que presentan un porte rastrero (sabinas rastreras). La vereda descenderá levemente para llegar al lecho del barranco, por donde continuaremos sin dejarlo hasta llegar a la cabecera. Este tramo es realmente sorprendente, y en él podremos ir descubriendo las caprichosas formas del modelado del agua sobre las rocas calizas. A ambos lados del lecho, las rocas de las márgenes se presentan finamente pulidas, sin irregularidades ni aristas, debido a la acción ininterrumpida del agua. Se ha de continuar la ascensión por el propio lecho del barranco, sorteando tramos con agua y otros secos, lo que nos indica la permeabilidad de estas rocas calizas y del lecho arenoso. En algunas zonas encontraremos saltos de difícil paso, aunque se pueden salvar por veredas que van saltando a uno y otro lado del cauce.

Terminando la subida por el lecho, tras numerosos serpenteos del barranco, el valle se empieza a abrir de nuevo y alcanzaremos un rincón insólito, con bancales cubiertos de nogales, entre los cuales se encuentra una discreta covacha, conocida como el Cortijo del Maestrillo (1.550 m). En este oculto rincón de la sierra, habitó hasta hace pocos años un curioso personaje de Castril, Eduardo de la Encarnación Iglesias, apodado el "maestrillo", que durante muchos años vivió en soledad en estos alejados parajes, enseñando, de cuando en cuando, a leer y a escribir a pastores y cortijeros que vivían en las montañas. Su simpatía y amabilidad le granjearon el cariño y respeto de los habitantes de la sierra, en la que vivió hasta la edad de 86 años, cuando su estado de salud se agravó y tuvo que ser alojado en Castril, al cuidado de las gentes del lugar, donde al poco tiempo falleció.

Desde el "cortijo" tenemos la opción de coronar el pico Empanadas, lo que nos permitirá contemplar unas espléndidas vistas tanto de la Sierra de Castril, como de las Sierras del Pozo, Cazorla y Segura. La subida, aunque de fuerte pendiente y desnivel (450 m), se afrontará directamente por el collado que se forma a su derecha, en una zona pedregosa que aparece desnuda de vegetación. Tras el descanso en la cima, volveremos nuevamente al Cortijo del Maestrillo, pero por la cuerda derecha (al Sur), hacia la loma que separa el Barranco de Túnez del Barranco de la Magdalena, hasta poco antes del Collado de la Cruz (1.835 m), donde abandonaremos el sendero que continúa espolón abajo y descenderemos por la margen derecha del barranquillo tributario del de Túnez y que accede hasta el rincón del Maestro. Desde aquí, habrá que desandar nuestros pasos hasta los Cortijos del Nacimiento".

Ver más external

Waypoint

Torcas de Navalasno

Waypoint

Navalasno

Waypoint

Las Empanadas

Waypoint

Morra de la Vaga

Waypoint

Collado de la Cruz

Waypoint

Collado del Cerecino

Waypoint

Collado de la Zarca/ Pino Felix Rodriguez de la Fuente

Waypoint

Collado de la Rambla

Waypoint

Barranco de Tunez.

Waypoint

Collado de los Corzos

Waypoint

Barranco de Tunez. Casa del Maestrillo

Waypoint

Cortijo de la Puerca

Waypoint

Nacimiento del rio Castril

Waypoint

Barranco de la Osa

Waypoint

Cueva del Puerto de Lézar

Waypoint

Puerto de Lézar

Waypoint

Picón del Puerto de Lézar

Waypoint

Morra de la Osa

Waypoint

Control de Rambla Seca

Waypoint

Cerro de la Carrasca

Waypoint

Collado del Salitre

Waypoint

Morra de los tres Mojones

Waypoint

Cuerda de las Empanadas

Waypoint

Aguadero Alto

Waypoint

2078 Alto de la Cabrilla

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta