-
-
1.129 m
746 m
0
1,7
3,3
6,64 km

Vista 883 veces, descargada 7 veces

cerca de Pruna, Andalucía (España)

Accedemos a la ruta por la carretera que une Algámitas y Pruna, y a pocos kilómetros, cerca de una pronunciada curva encontraremos a la derecha una explanada que permite aparcar los coches o el autobús. Retrocediendo unos metros por la carretera y a la derecha, coincidiendo con el punto kilométrico 8 veremos el comiendo del sendero.

En este primer tramo, la senda asciende bruscamente, inmersa en un bosquete de encinas, y matorral mediterráneo hasta llegar al primer collado, donde un viejo pluviómetro será nuestra referencia para asegurarnos de que vamos en el camino correcto. A partir de aquí lo recomendable es ascender progresivamente por la ladera que tenemos a la izquierda para coger la cuerda, que nos llevará sin ningún problema hasta la cima. Una vez hayamos ganado altura en este segundo ascenso, tendremos buenas vistas a ambos lados de la sierra y será bastante más cómodo el progreso por la alargada silueta de este cerro, siempre enfilando la dirección correcta hacia la cima.

A la derecha queda el pueblo de Pruna, y la vista se pierde en la lejanía, con pequeños relieves de montículos conformando la campiña en este enclave unión de tres provincias (Cádiz, Málaga y Sevilla). Tras unos treinta minutos de recorrido, pasamos por otro promontorio donde queda una caseta de metal oxidado y delante, en el monte más alto, se verá ya el vértice geodésico. Sólo tendremos que dirigirnos hacia él, no sin antes hacer un pequeño esfuerzo pues tendremos que perder algo de altura para tener que volver a subir el último tramo, un corto repecho donde el monte nos ofrece su aspecto menos romántico, el de los indicios de un devastador incendio forestal. Es una pena ver cómo las encinas rebrotan pero el excesivo pastoreo no las deja apenas crecer. Sólo se salvan algunos ejemplares de palmitos y los lentiscos más altos. El resto, prácticamente un ralo pastizal con tomillos y matagallos.

En la parte izquierda veremos el peñón de Algámitas (1128 m), que a pesar de ser un metro inferior en altitud se presenta altivo, majestuoso y desafiante, todo lo contrario de este suave y alomado Terril, que por un metro se hace merecedor del vértice geodésico. Ambos son de cualquier manera unas espléndidas atalayas.

Una vez coronado este techo de la provincia sevillana y tras un merecido descanso, tomaremos el camino de vuelta, que es el mismo, aunque siempre se puede tomar por una de las muchas veredas que han dejado marcadas el ganado por la ladera sur, sin perder mucha altura para no tener que remontar ninguna de las lomas antes mencionadas.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta