Tiempo  una hora 28 minutos

Coordenadas 515

Fecha de subida 27 de octubre de 2013

Fecha de realización octubre 2013

  • Valoración

     
  • Información

     
  • Fácil de seguir

     
  • Entorno

     
-
-
1.322 m
1.202 m
0
1,3
2,6
5,14 km

Vista 1634 veces, descargada 52 veces

cerca de Huéneja, Andalucía (España)

Esta ruta es de Kayman http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=4685450. Una buena ruta.
La ruta comienza en el Molino Bajo, recientemente restaurado, junto al área recreativa de los Molinos con enormes castaños centenarios. Se llama la Ruta de los Molinos con un sendero balizado (PR-A 30).


PR-A 30 SENDERO SEÑALIZADO MOLINOS DE ISFALADA

Este trayecto circular que parte de las cercanías de la población de Huéneja, nos acerca a un paisaje natural y cultural de indudable belleza.

Huéneja es un pequeño municipio situado al pie de Sierra Nevada. Su estructura urbanística presenta un aspecto concéntrico en su zona más antigua, con una arquitectura de estilo morisco y numerosos callejones estrechos y sin salida. Sus habitantes eran conocidos como los loberos por su capacidad, según la leyenda, para capturar y criar lobos de la sierra con el fin de usarlos como amenaza ante quienes no acataran sus demandas.

Se alternan a lo largo del camino zonas de cultivo con almendrales y olivares, junto con áreas forestales entre las que destacan bosques galerías y milenarios castañares.

Y junto a todo ello, el recorrido está salpicado de un importante patrimonio cultural y etnográfico con los viejos molinos y acequias de Isfalada como principal atractivo.

Folleto del sendero
http://www.juntadeandalucia.es/medioambiente/servtc5/ventana/descargaPublicaciones.do?s=img/Publicaciones/CuadernodeSenderos/20_SierraNevada/&n=1136_MolinosdeIsfalada.pdf

Molino Bajo
Se inicia el sendero en el Molino Bajo [1], aproximadamente a un kilómetro del puente sobre el río Isfalada por el que pasa la carretera hacia Huéneja. La previa visita a esta pequeña población, en el límite entre las provincias de Granada y Almería, será una buena decisión. Su estructura urbanística presenta un aspecto concéntrico en su zona más antigua, con una arquitectura de estilo morisco y numerosos callejones estrechos y sin salida. Sus habitantes eran conocidos como los loberos por su capacidad, según la leyenda, para capturar y criar lobos de la sierra.

No menos interesante es la atenta visita al Museo Etnológico y Centro de Interpretación del Agua, ubicado al inicio del sendero en el mencionado Molino Bajo. Es una buena opción para comprender la naturaleza y la historia del camino que recorreremos a continuación. A un kilómetro, aproximadamente, del inicio la pista se estrecha y comenzamos a atravesar zonas de cultivo de secano [2] (olivos y almendros principalmente). Pasaremos por varios cruces, bien señalizados.

Río Isfalada
A medida que vamos ascendiendo podremos observar el río Isfalada [3] a nuestros pies. Tras unos cuarenta minutos la pista se convierte en sendero y se adentra en un encinar. La senda cruza dos barrancos y recorre un bosque de pinos, pasando por una era, antes de empezar a descender hacia el Molino de Pedro [4]. Para llegar a él debemos cruzar el río Isfalada.

El río permite la existencia de un hábitat completamente diferente a los colindantes, por las singulares condiciones ecológicas que se generan. Aparece una vegetación característica que se conoce como bosque de ribera o bosque en galería. También la fauna es diferente, pues está especializada en este peculiar ecosistema. Desde el Molino de Pedro se inicia el regreso por la margen izquierda del barranco. Tomaremos ahora dirección norte, encaminándonos de vuelta a Huéneja. Desde este lugar se podrán apreciar vistas al valle y a las montañas de la sierra de Baza. El río corre abajo a la derecha en el bosque frondoso. Entre encinas, rascaviejas, aulagas, cultivos de almendros, olivos y otras plantas descenderemos de nuevo hasta una acequia

Hacia el Castañar de Huéneja
Continuamos el camino hasta llegar a una pista forestal que debemos seguir. Cerca del cortijo del Bailaor, podemos desviarnos del camino para visitar la Pantaneta de Isfalada [5], reserva de agua de no mucha capacidad destinada al riego de campos

La ruta termina en el área recreativa [6], merendero poblado de árboles milenarios que hacen del castañar de Huéneja una arboleda realmente singular. Todos ellos tienen un grosor de tronco soberbio, llegando un ejemplar en concreto hasta los 12 metros de perímetro, medidos a 1,30 del suelo. Los integrantes de esta arboleda están rodeados por un pequeño muro de piedras que sirve de asiento para el visitante.

Ver más external

1 comentario

  • admargar 18-jun-2018

    He realizado esta ruta  verificado  ver detalle

    Bien aunque se echan en falta algunas zonas más de sombra, la ultima parte de la ruta es un poco fea pero el resto es un paseo bastante agradable

Si quieres, puedes o esta ruta