Tiempo  8 horas 42 minutos

Coordenadas 2038

Fecha de subida 13 de diciembre de 2015

Fecha de realización diciembre 2015

-
-
1.888 m
1.275 m
0
5,7
11
22,64 km

Vista 964 veces, descargada 26 veces

cerca de Navacerrada, Madrid (España)

La ruta transita entre zonas de robledal. A medida que ganamos altura, el roble melojo va dejando paso a los bosques de pino albar o pino silvestre, tan característico de los montes de Valsaín. De tal manera, nos encontraremos con el roble melojo entre los 1100 y 1350 m y, para el pino silvestre tenemos una franja de altura que va desde los 1200 hasta los 1900 metros.

Un fenómeno muy curioso, que se produce en el roble melojo de los montes de Valsaín, es el conocido técnicamente como marcescencia. De este modo, podemos comprobar cómo el melojo comienza a perder sus hojas en octubre, pero en muchos casos estas hojas secas permanecen en las ramas durante buena parte del invierno. Las hojas nuevas empiezan a brotar muy tarde (mediados de mayo), lo que constituye una adaptación ante las nevadas tardías, frecuentes en la zona.

Paradas recomendadas

PRADERA DE LA FUENFRÍA: Magnífica pradera a las puertas de la Fuente de la Reina. En ella encontramos los restos de la Venta de la Fuenfría o Fonfrida. Mandada construir por el obispo de Segovia, D. Gutierre Miguel hacia 1200. Durante más de 5 siglos, esta venta creció hasta convertirse en una pequeña aldea, encargada de dar cobijo a los transeúntes que cruzaban la sierra por el Puerto de la Fuenfría. Se demolió en 1794, por el progresivo abandono del camino, ante la construcción del camino del puerto de Navacerrada a partir de 1788. Cervantes presenta así al pícaro Rinconete de su obra: “Yo señor hidalgo soy natural de Fuenfrida, lugar conocido y famoso por los ilustres pasajeros que por él de continuo pasan”.

FUENTE DE LA REINA: también llamada de la Fuenfría o Matagallegos, debido al paso por este puerto de los segadores gallegos que atravesaban la sierra a pie para segar en Castilla la Nueva. No olvides llenar tu bidón de esta agua cristalina.

CASA ERASO: mandada construir por Francisco de Eraso, secretario de Felipe II, para alojar a los miembros de la corte en su camino al Palacio de Valsaín. Data de 1565. Sin embargo, la leyenda identifica estas ruinas al Convento de Casarás, antiguo monasterio de templarios, con fantasma de caballero incluido vagando por la sierra a lomos de su caballo blanco.

PUERTO DE LA FUENFRÍA: cuando llegues, detente e imagina toda la historia que han soportado esas cumbres. Ten en cuenta que, desde tiempos romanos hasta 1788, en que se abrió el camino del puerto de Navacerrada, era el paso natural de la sierra de Guadarrama, tanto para segadores y comerciantes, como para la Corte y sus séquitos, en su camino hacia el Palacio de Valsaín, primero y posteriormente hacia el Palacio del Real Sitio.

SUGERENCIAS NATURCLETA:

Lleva agua y algo de comida (frutos secos, chocolate, barritas de cereales), ropa cómoda y crema de protección solar. El sol y el aire de la sierra queman la piel con facilidad. Coge fuerzas en la fuente de La Reina, te sabrá a gloria.
Para los más atrevidos, al llegar a la Pradera de la Fuenfría puedes coger un camino a la izquierda que te conducirá al Cerro de la Camorca (1814 m), donde encontramos un refugio, una caseta de vigilancia y unas espectaculares vistas de Segovia, La Granja y la Sierra. Deja la Naturcleta atada en la pradera y sube dándote un paseo.
  • Foto de Arroyo Minguete
  • Foto de Arroyo Minguete
La ruta transita entre zonas de robledal. A medida que ganamos altura, el roble melojo va dejando paso a los bosques de pino albar o pino silvestre, tan característico de los montes de Valsaín. De tal manera, nos encontraremos con el roble melojo entre los 1100 y 1350 m y, para el pino silvestre tenemos una franja de altura que va desde los 1200 hasta los 1900 metros. Un fenómeno muy curioso, que se produce en el roble melojo de los montes de Valsaín, es el conocido técnicamente como marcescencia. De este modo, podemos comprobar cómo el melojo comienza a perder sus hojas en octubre, pero en muchos casos estas hojas secas permanecen en las ramas durante buena parte del invierno. Las hojas nuevas empiezan a brotar muy tarde (mediados de mayo), lo que constituye una adaptación ante las nevadas tardías, frecuentes en la zona. Paradas recomendadas PRADERA DE LA FUENFRÍA: Magnífica pradera a las puertas de la Fuente de la Reina. En ella encontramos los restos de la Venta de la Fuenfría o Fonfrida. Mandada construir por el obispo de Segovia, D. Gutierre Miguel hacia 1200. Durante más de 5 siglos, esta venta creció hasta convertirse en una pequeña aldea, encargada de dar cobijo a los transeúntes que cruzaban la sierra por el Puerto de la Fuenfría. Se demolió en 1794, por el progresivo abandono del camino, ante la construcción del camino del puerto de Navacerrada a partir de 1788. Cervantes presenta así al pícaro Rinconete de su obra: “Yo señor hidalgo soy natural de Fuenfrida, lugar conocido y famoso por los ilustres pasajeros que por él de continuo pasan”. FUENTE DE LA REINA: también llamada de la Fuenfría o Matagallegos, debido al paso por este puerto de los segadores gallegos que atravesaban la sierra a pie para segar en Castilla la Nueva. No olvides llenar tu bidón de esta agua cristalina. CASA ERASO: mandada construir por Francisco de Eraso, secretario de Felipe II, para alojar a los miembros de la corte en su camino al Palacio de Valsaín. Data de 1565. Sin embargo, la leyenda identifica estas ruinas al Convento de Casarás, antiguo monasterio de templarios, con fantasma de caballero incluido vagando por la sierra a lomos de su caballo blanco. PUERTO DE LA FUENFRÍA: cuando llegues, detente e imagina toda la historia que han soportado esas cumbres. Ten en cuenta que, desde tiempos romanos hasta 1788, en que se abrió el camino del puerto de Navacerrada, era el paso natural de la sierra de Guadarrama, tanto para segadores y comerciantes, como para la Corte y sus séquitos, en su camino hacia el Palacio de Valsaín, primero y posteriormente hacia el Palacio del Real Sitio. SUGERENCIAS NATURCLETA: Lleva agua y algo de comida (frutos secos, chocolate, barritas de cereales), ropa cómoda y crema de protección solar. El sol y el aire de la sierra queman la piel con facilidad. Coge fuerzas en la fuente de La Reina, te sabrá a gloria. Para los más atrevidos, al llegar a la Pradera de la Fuenfría puedes coger un camino a la izquierda que te conducirá al Cerro de la Camorca (1814 m), donde encontramos un refugio, una caseta de vigilancia y unas espectaculares vistas de Segovia, La Granja y la Sierra. Deja la Naturcleta atada en la pradera y sube dándote un paseo.
  • Foto de Camino de
  • Foto de Camino de
La ruta transita entre zonas de robledal. A medida que ganamos altura, el roble melojo va dejando paso a los bosques de pino albar o pino silvestre, tan característico de los montes de Valsaín. De tal manera, nos encontraremos con el roble melojo entre los 1100 y 1350 m y, para el pino silvestre tenemos una franja de altura que va desde los 1200 hasta los 1900 metros. Un fenómeno muy curioso, que se produce en el roble melojo de los montes de Valsaín, es el conocido técnicamente como marcescencia. De este modo, podemos comprobar cómo el melojo comienza a perder sus hojas en octubre, pero en muchos casos estas hojas secas permanecen en las ramas durante buena parte del invierno. Las hojas nuevas empiezan a brotar muy tarde (mediados de mayo), lo que constituye una adaptación ante las nevadas tardías, frecuentes en la zona. Paradas recomendadas PRADERA DE LA FUENFRÍA: Magnífica pradera a las puertas de la Fuente de la Reina. En ella encontramos los restos de la Venta de la Fuenfría o Fonfrida. Mandada construir por el obispo de Segovia, D. Gutierre Miguel hacia 1200. Durante más de 5 siglos, esta venta creció hasta convertirse en una pequeña aldea, encargada de dar cobijo a los transeúntes que cruzaban la sierra por el Puerto de la Fuenfría. Se demolió en 1794, por el progresivo abandono del camino, ante la construcción del camino del puerto de Navacerrada a partir de 1788. Cervantes presenta así al pícaro Rinconete de su obra: “Yo señor hidalgo soy natural de Fuenfrida, lugar conocido y famoso por los ilustres pasajeros que por él de continuo pasan”. FUENTE DE LA REINA: también llamada de la Fuenfría o Matagallegos, debido al paso por este puerto de los segadores gallegos que atravesaban la sierra a pie para segar en Castilla la Nueva. No olvides llenar tu bidón de esta agua cristalina. CASA ERASO: mandada construir por Francisco de Eraso, secretario de Felipe II, para alojar a los miembros de la corte en su camino al Palacio de Valsaín. Data de 1565. Sin embargo, la leyenda identifica estas ruinas al Convento de Casarás, antiguo monasterio de templarios, con fantasma de caballero incluido vagando por la sierra a lomos de su caballo blanco. PUERTO DE LA FUENFRÍA: cuando llegues, detente e imagina toda la historia que han soportado esas cumbres. Ten en cuenta que, desde tiempos romanos hasta 1788, en que se abrió el camino del puerto de Navacerrada, era el paso natural de la sierra de Guadarrama, tanto para segadores y comerciantes, como para la Corte y sus séquitos, en su camino hacia el Palacio de Valsaín, primero y posteriormente hacia el Palacio del Real Sitio. SUGERENCIAS NATURCLETA: Lleva agua y algo de comida (frutos secos, chocolate, barritas de cereales), ropa cómoda y crema de protección solar. El sol y el aire de la sierra queman la piel con facilidad. Coge fuerzas en la fuente de La Reina, te sabrá a gloria. Para los más atrevidos, al llegar a la Pradera de la Fuenfría puedes coger un camino a la izquierda que te conducirá al Cerro de la Camorca (1814 m), donde encontramos un refugio, una caseta de vigilancia y unas espectaculares vistas de Segovia, La Granja y la Sierra. Deja la Naturcleta atada en la pradera y sube dándote un paseo.
  • Foto de Camino Smith
  • Foto de Camino Smith
La ruta transita entre zonas de robledal. A medida que ganamos altura, el roble melojo va dejando paso a los bosques de pino albar o pino silvestre, tan característico de los montes de Valsaín. De tal manera, nos encontraremos con el roble melojo entre los 1100 y 1350 m y, para el pino silvestre tenemos una franja de altura que va desde los 1200 hasta los 1900 metros. Un fenómeno muy curioso, que se produce en el roble melojo de los montes de Valsaín, es el conocido técnicamente como marcescencia. De este modo, podemos comprobar cómo el melojo comienza a perder sus hojas en octubre, pero en muchos casos estas hojas secas permanecen en las ramas durante buena parte del invierno. Las hojas nuevas empiezan a brotar muy tarde (mediados de mayo), lo que constituye una adaptación ante las nevadas tardías, frecuentes en la zona. Paradas recomendadas PRADERA DE LA FUENFRÍA: Magnífica pradera a las puertas de la Fuente de la Reina. En ella encontramos los restos de la Venta de la Fuenfría o Fonfrida. Mandada construir por el obispo de Segovia, D. Gutierre Miguel hacia 1200. Durante más de 5 siglos, esta venta creció hasta convertirse en una pequeña aldea, encargada de dar cobijo a los transeúntes que cruzaban la sierra por el Puerto de la Fuenfría. Se demolió en 1794, por el progresivo abandono del camino, ante la construcción del camino del puerto de Navacerrada a partir de 1788. Cervantes presenta así al pícaro Rinconete de su obra: “Yo señor hidalgo soy natural de Fuenfrida, lugar conocido y famoso por los ilustres pasajeros que por él de continuo pasan”. FUENTE DE LA REINA: también llamada de la Fuenfría o Matagallegos, debido al paso por este puerto de los segadores gallegos que atravesaban la sierra a pie para segar en Castilla la Nueva. No olvides llenar tu bidón de esta agua cristalina. CASA ERASO: mandada construir por Francisco de Eraso, secretario de Felipe II, para alojar a los miembros de la corte en su camino al Palacio de Valsaín. Data de 1565. Sin embargo, la leyenda identifica estas ruinas al Convento de Casarás, antiguo monasterio de templarios, con fantasma de caballero incluido vagando por la sierra a lomos de su caballo blanco. PUERTO DE LA FUENFRÍA: cuando llegues, detente e imagina toda la historia que han soportado esas cumbres. Ten en cuenta que, desde tiempos romanos hasta 1788, en que se abrió el camino del puerto de Navacerrada, era el paso natural de la sierra de Guadarrama, tanto para segadores y comerciantes, como para la Corte y sus séquitos, en su camino hacia el Palacio de Valsaín, primero y posteriormente hacia el Palacio del Real Sitio. SUGERENCIAS NATURCLETA: Lleva agua y algo de comida (frutos secos, chocolate, barritas de cereales), ropa cómoda y crema de protección solar. El sol y el aire de la sierra queman la piel con facilidad. Coge fuerzas en la fuente de La Reina, te sabrá a gloria. Para los más atrevidos, al llegar a la Pradera de la Fuenfría puedes coger un camino a la izquierda que te conducirá al Cerro de la Camorca (1814 m), donde encontramos un refugio, una caseta de vigilancia y unas espectaculares vistas de Segovia, La Granja y la Sierra. Deja la Naturcleta atada en la pradera y sube dándote un paseo.
  • Foto de Cogorros
  • Foto de Cogorros
La ruta transita entre zonas de robledal. A medida que ganamos altura, el roble melojo va dejando paso a los bosques de pino albar o pino silvestre, tan característico de los montes de Valsaín. De tal manera, nos encontraremos con el roble melojo entre los 1100 y 1350 m y, para el pino silvestre tenemos una franja de altura que va desde los 1200 hasta los 1900 metros. Un fenómeno muy curioso, que se produce en el roble melojo de los montes de Valsaín, es el conocido técnicamente como marcescencia. De este modo, podemos comprobar cómo el melojo comienza a perder sus hojas en octubre, pero en muchos casos estas hojas secas permanecen en las ramas durante buena parte del invierno. Las hojas nuevas empiezan a brotar muy tarde (mediados de mayo), lo que constituye una adaptación ante las nevadas tardías, frecuentes en la zona. Paradas recomendadas PRADERA DE LA FUENFRÍA: Magnífica pradera a las puertas de la Fuente de la Reina. En ella encontramos los restos de la Venta de la Fuenfría o Fonfrida. Mandada construir por el obispo de Segovia, D. Gutierre Miguel hacia 1200. Durante más de 5 siglos, esta venta creció hasta convertirse en una pequeña aldea, encargada de dar cobijo a los transeúntes que cruzaban la sierra por el Puerto de la Fuenfría. Se demolió en 1794, por el progresivo abandono del camino, ante la construcción del camino del puerto de Navacerrada a partir de 1788. Cervantes presenta así al pícaro Rinconete de su obra: “Yo señor hidalgo soy natural de Fuenfrida, lugar conocido y famoso por los ilustres pasajeros que por él de continuo pasan”. FUENTE DE LA REINA: también llamada de la Fuenfría o Matagallegos, debido al paso por este puerto de los segadores gallegos que atravesaban la sierra a pie para segar en Castilla la Nueva. No olvides llenar tu bidón de esta agua cristalina. CASA ERASO: mandada construir por Francisco de Eraso, secretario de Felipe II, para alojar a los miembros de la corte en su camino al Palacio de Valsaín. Data de 1565. Sin embargo, la leyenda identifica estas ruinas al Convento de Casarás, antiguo monasterio de templarios, con fantasma de caballero incluido vagando por la sierra a lomos de su caballo blanco. PUERTO DE LA FUENFRÍA: cuando llegues, detente e imagina toda la historia que han soportado esas cumbres. Ten en cuenta que, desde tiempos romanos hasta 1788, en que se abrió el camino del puerto de Navacerrada, era el paso natural de la sierra de Guadarrama, tanto para segadores y comerciantes, como para la Corte y sus séquitos, en su camino hacia el Palacio de Valsaín, primero y posteriormente hacia el Palacio del Real Sitio. SUGERENCIAS NATURCLETA: Lleva agua y algo de comida (frutos secos, chocolate, barritas de cereales), ropa cómoda y crema de protección solar. El sol y el aire de la sierra queman la piel con facilidad. Coge fuerzas en la fuente de La Reina, te sabrá a gloria. Para los más atrevidos, al llegar a la Pradera de la Fuenfría puedes coger un camino a la izquierda que te conducirá al Cerro de la Camorca (1814 m), donde encontramos un refugio, una caseta de vigilancia y unas espectaculares vistas de Segovia, La Granja y la Sierra. Deja la Naturcleta atada en la pradera y sube dándote un paseo.
  • Foto de Mirador Gallarza
  • Foto de Mirador Gallarza
La ruta transita entre zonas de robledal. A medida que ganamos altura, el roble melojo va dejando paso a los bosques de pino albar o pino silvestre, tan característico de los montes de Valsaín. De tal manera, nos encontraremos con el roble melojo entre los 1100 y 1350 m y, para el pino silvestre tenemos una franja de altura que va desde los 1200 hasta los 1900 metros. Un fenómeno muy curioso, que se produce en el roble melojo de los montes de Valsaín, es el conocido técnicamente como marcescencia. De este modo, podemos comprobar cómo el melojo comienza a perder sus hojas en octubre, pero en muchos casos estas hojas secas permanecen en las ramas durante buena parte del invierno. Las hojas nuevas empiezan a brotar muy tarde (mediados de mayo), lo que constituye una adaptación ante las nevadas tardías, frecuentes en la zona. Paradas recomendadas PRADERA DE LA FUENFRÍA: Magnífica pradera a las puertas de la Fuente de la Reina. En ella encontramos los restos de la Venta de la Fuenfría o Fonfrida. Mandada construir por el obispo de Segovia, D. Gutierre Miguel hacia 1200. Durante más de 5 siglos, esta venta creció hasta convertirse en una pequeña aldea, encargada de dar cobijo a los transeúntes que cruzaban la sierra por el Puerto de la Fuenfría. Se demolió en 1794, por el progresivo abandono del camino, ante la construcción del camino del puerto de Navacerrada a partir de 1788. Cervantes presenta así al pícaro Rinconete de su obra: “Yo señor hidalgo soy natural de Fuenfrida, lugar conocido y famoso por los ilustres pasajeros que por él de continuo pasan”. FUENTE DE LA REINA: también llamada de la Fuenfría o Matagallegos, debido al paso por este puerto de los segadores gallegos que atravesaban la sierra a pie para segar en Castilla la Nueva. No olvides llenar tu bidón de esta agua cristalina. CASA ERASO: mandada construir por Francisco de Eraso, secretario de Felipe II, para alojar a los miembros de la corte en su camino al Palacio de Valsaín. Data de 1565. Sin embargo, la leyenda identifica estas ruinas al Convento de Casarás, antiguo monasterio de templarios, con fantasma de caballero incluido vagando por la sierra a lomos de su caballo blanco. PUERTO DE LA FUENFRÍA: cuando llegues, detente e imagina toda la historia que han soportado esas cumbres. Ten en cuenta que, desde tiempos romanos hasta 1788, en que se abrió el camino del puerto de Navacerrada, era el paso natural de la sierra de Guadarrama, tanto para segadores y comerciantes, como para la Corte y sus séquitos, en su camino hacia el Palacio de Valsaín, primero y posteriormente hacia el Palacio del Real Sitio. SUGERENCIAS NATURCLETA: Lleva agua y algo de comida (frutos secos, chocolate, barritas de cereales), ropa cómoda y crema de protección solar. El sol y el aire de la sierra queman la piel con facilidad. Coge fuerzas en la fuente de La Reina, te sabrá a gloria. Para los más atrevidos, al llegar a la Pradera de la Fuenfría puedes coger un camino a la izquierda que te conducirá al Cerro de la Camorca (1814 m), donde encontramos un refugio, una caseta de vigilancia y unas espectaculares vistas de Segovia, La Granja y la Sierra. Deja la Naturcleta atada en la pradera y sube dándote un paseo.
  • Foto de Mirador Maravillas
  • Foto de Mirador Maravillas
  • Foto de Mirador Maravillas
  • Foto de Mirador Maravillas
La ruta transita entre zonas de robledal. A medida que ganamos altura, el roble melojo va dejando paso a los bosques de pino albar o pino silvestre, tan característico de los montes de Valsaín. De tal manera, nos encontraremos con el roble melojo entre los 1100 y 1350 m y, para el pino silvestre tenemos una franja de altura que va desde los 1200 hasta los 1900 metros. Un fenómeno muy curioso, que se produce en el roble melojo de los montes de Valsaín, es el conocido técnicamente como marcescencia. De este modo, podemos comprobar cómo el melojo comienza a perder sus hojas en octubre, pero en muchos casos estas hojas secas permanecen en las ramas durante buena parte del invierno. Las hojas nuevas empiezan a brotar muy tarde (mediados de mayo), lo que constituye una adaptación ante las nevadas tardías, frecuentes en la zona. Paradas recomendadas PRADERA DE LA FUENFRÍA: Magnífica pradera a las puertas de la Fuente de la Reina. En ella encontramos los restos de la Venta de la Fuenfría o Fonfrida. Mandada construir por el obispo de Segovia, D. Gutierre Miguel hacia 1200. Durante más de 5 siglos, esta venta creció hasta convertirse en una pequeña aldea, encargada de dar cobijo a los transeúntes que cruzaban la sierra por el Puerto de la Fuenfría. Se demolió en 1794, por el progresivo abandono del camino, ante la construcción del camino del puerto de Navacerrada a partir de 1788. Cervantes presenta así al pícaro Rinconete de su obra: “Yo señor hidalgo soy natural de Fuenfrida, lugar conocido y famoso por los ilustres pasajeros que por él de continuo pasan”. FUENTE DE LA REINA: también llamada de la Fuenfría o Matagallegos, debido al paso por este puerto de los segadores gallegos que atravesaban la sierra a pie para segar en Castilla la Nueva. No olvides llenar tu bidón de esta agua cristalina. CASA ERASO: mandada construir por Francisco de Eraso, secretario de Felipe II, para alojar a los miembros de la corte en su camino al Palacio de Valsaín. Data de 1565. Sin embargo, la leyenda identifica estas ruinas al Convento de Casarás, antiguo monasterio de templarios, con fantasma de caballero incluido vagando por la sierra a lomos de su caballo blanco. PUERTO DE LA FUENFRÍA: cuando llegues, detente e imagina toda la historia que han soportado esas cumbres. Ten en cuenta que, desde tiempos romanos hasta 1788, en que se abrió el camino del puerto de Navacerrada, era el paso natural de la sierra de Guadarrama, tanto para segadores y comerciantes, como para la Corte y sus séquitos, en su camino hacia el Palacio de Valsaín, primero y posteriormente hacia el Palacio del Real Sitio. SUGERENCIAS NATURCLETA: Lleva agua y algo de comida (frutos secos, chocolate, barritas de cereales), ropa cómoda y crema de protección solar. El sol y el aire de la sierra queman la piel con facilidad. Coge fuerzas en la fuente de La Reina, te sabrá a gloria. Para los más atrevidos, al llegar a la Pradera de la Fuenfría puedes coger un camino a la izquierda que te conducirá al Cerro de la Camorca (1814 m), donde encontramos un refugio, una caseta de vigilancia y unas espectaculares vistas de Segovia, La Granja y la Sierra. Deja la Naturcleta atada en la pradera y sube dándote un paseo.
  • Foto de Pesquerias Reales
  • Foto de Pesquerias Reales
  • Foto de Pesquerias Reales
  • Foto de Pesquerias Reales
  • Foto de Pesquerias Reales
  • Foto de Pesquerias Reales
La ruta transita entre zonas de robledal. A medida que ganamos altura, el roble melojo va dejando paso a los bosques de pino albar o pino silvestre, tan característico de los montes de Valsaín. De tal manera, nos encontraremos con el roble melojo entre los 1100 y 1350 m y, para el pino silvestre tenemos una franja de altura que va desde los 1200 hasta los 1900 metros. Un fenómeno muy curioso, que se produce en el roble melojo de los montes de Valsaín, es el conocido técnicamente como marcescencia. De este modo, podemos comprobar cómo el melojo comienza a perder sus hojas en octubre, pero en muchos casos estas hojas secas permanecen en las ramas durante buena parte del invierno. Las hojas nuevas empiezan a brotar muy tarde (mediados de mayo), lo que constituye una adaptación ante las nevadas tardías, frecuentes en la zona. Paradas recomendadas PRADERA DE LA FUENFRÍA: Magnífica pradera a las puertas de la Fuente de la Reina. En ella encontramos los restos de la Venta de la Fuenfría o Fonfrida. Mandada construir por el obispo de Segovia, D. Gutierre Miguel hacia 1200. Durante más de 5 siglos, esta venta creció hasta convertirse en una pequeña aldea, encargada de dar cobijo a los transeúntes que cruzaban la sierra por el Puerto de la Fuenfría. Se demolió en 1794, por el progresivo abandono del camino, ante la construcción del camino del puerto de Navacerrada a partir de 1788. Cervantes presenta así al pícaro Rinconete de su obra: “Yo señor hidalgo soy natural de Fuenfrida, lugar conocido y famoso por los ilustres pasajeros que por él de continuo pasan”. FUENTE DE LA REINA: también llamada de la Fuenfría o Matagallegos, debido al paso por este puerto de los segadores gallegos que atravesaban la sierra a pie para segar en Castilla la Nueva. No olvides llenar tu bidón de esta agua cristalina. CASA ERASO: mandada construir por Francisco de Eraso, secretario de Felipe II, para alojar a los miembros de la corte en su camino al Palacio de Valsaín. Data de 1565. Sin embargo, la leyenda identifica estas ruinas al Convento de Casarás, antiguo monasterio de templarios, con fantasma de caballero incluido vagando por la sierra a lomos de su caballo blanco. PUERTO DE LA FUENFRÍA: cuando llegues, detente e imagina toda la historia que han soportado esas cumbres. Ten en cuenta que, desde tiempos romanos hasta 1788, en que se abrió el camino del puerto de Navacerrada, era el paso natural de la sierra de Guadarrama, tanto para segadores y comerciantes, como para la Corte y sus séquitos, en su camino hacia el Palacio de Valsaín, primero y posteriormente hacia el Palacio del Real Sitio. SUGERENCIAS NATURCLETA: Lleva agua y algo de comida (frutos secos, chocolate, barritas de cereales), ropa cómoda y crema de protección solar. El sol y el aire de la sierra queman la piel con facilidad. Coge fuerzas en la fuente de La Reina, te sabrá a gloria. Para los más atrevidos, al llegar a la Pradera de la Fuenfría puedes coger un camino a la izquierda que te conducirá al Cerro de la Camorca (1814 m), donde encontramos un refugio, una caseta de vigilancia y unas espectaculares vistas de Segovia, La Granja y la Sierra. Deja la Naturcleta atada en la pradera y sube dándote un paseo.
  • Foto de Pradera de las Machorras
  • Foto de Pradera de las Machorras
La ruta transita entre zonas de robledal. A medida que ganamos altura, el roble melojo va dejando paso a los bosques de pino albar o pino silvestre, tan característico de los montes de Valsaín. De tal manera, nos encontraremos con el roble melojo entre los 1100 y 1350 m y, para el pino silvestre tenemos una franja de altura que va desde los 1200 hasta los 1900 metros. Un fenómeno muy curioso, que se produce en el roble melojo de los montes de Valsaín, es el conocido técnicamente como marcescencia. De este modo, podemos comprobar cómo el melojo comienza a perder sus hojas en octubre, pero en muchos casos estas hojas secas permanecen en las ramas durante buena parte del invierno. Las hojas nuevas empiezan a brotar muy tarde (mediados de mayo), lo que constituye una adaptación ante las nevadas tardías, frecuentes en la zona. Paradas recomendadas PRADERA DE LA FUENFRÍA: Magnífica pradera a las puertas de la Fuente de la Reina. En ella encontramos los restos de la Venta de la Fuenfría o Fonfrida. Mandada construir por el obispo de Segovia, D. Gutierre Miguel hacia 1200. Durante más de 5 siglos, esta venta creció hasta convertirse en una pequeña aldea, encargada de dar cobijo a los transeúntes que cruzaban la sierra por el Puerto de la Fuenfría. Se demolió en 1794, por el progresivo abandono del camino, ante la construcción del camino del puerto de Navacerrada a partir de 1788. Cervantes presenta así al pícaro Rinconete de su obra: “Yo señor hidalgo soy natural de Fuenfrida, lugar conocido y famoso por los ilustres pasajeros que por él de continuo pasan”. FUENTE DE LA REINA: también llamada de la Fuenfría o Matagallegos, debido al paso por este puerto de los segadores gallegos que atravesaban la sierra a pie para segar en Castilla la Nueva. No olvides llenar tu bidón de esta agua cristalina. CASA ERASO: mandada construir por Francisco de Eraso, secretario de Felipe II, para alojar a los miembros de la corte en su camino al Palacio de Valsaín. Data de 1565. Sin embargo, la leyenda identifica estas ruinas al Convento de Casarás, antiguo monasterio de templarios, con fantasma de caballero incluido vagando por la sierra a lomos de su caballo blanco. PUERTO DE LA FUENFRÍA: cuando llegues, detente e imagina toda la historia que han soportado esas cumbres. Ten en cuenta que, desde tiempos romanos hasta 1788, en que se abrió el camino del puerto de Navacerrada, era el paso natural de la sierra de Guadarrama, tanto para segadores y comerciantes, como para la Corte y sus séquitos, en su camino hacia el Palacio de Valsaín, primero y posteriormente hacia el Palacio del Real Sitio. SUGERENCIAS NATURCLETA: Lleva agua y algo de comida (frutos secos, chocolate, barritas de cereales), ropa cómoda y crema de protección solar. El sol y el aire de la sierra queman la piel con facilidad. Coge fuerzas en la fuente de La Reina, te sabrá a gloria. Para los más atrevidos, al llegar a la Pradera de la Fuenfría puedes coger un camino a la izquierda que te conducirá al Cerro de la Camorca (1814 m), donde encontramos un refugio, una caseta de vigilancia y unas espectaculares vistas de Segovia, La Granja y la Sierra. Deja la Naturcleta atada en la pradera y sube dándote un paseo.
  • Foto de Puerto de Navacerrada1
  • Foto de Puerto de Navacerrada1
  • Foto de Puerto de Navacerrada1
La ruta transita entre zonas de robledal. A medida que ganamos altura, el roble melojo va dejando paso a los bosques de pino albar o pino silvestre, tan característico de los montes de Valsaín. De tal manera, nos encontraremos con el roble melojo entre los 1100 y 1350 m y, para el pino silvestre tenemos una franja de altura que va desde los 1200 hasta los 1900 metros. Un fenómeno muy curioso, que se produce en el roble melojo de los montes de Valsaín, es el conocido técnicamente como marcescencia. De este modo, podemos comprobar cómo el melojo comienza a perder sus hojas en octubre, pero en muchos casos estas hojas secas permanecen en las ramas durante buena parte del invierno. Las hojas nuevas empiezan a brotar muy tarde (mediados de mayo), lo que constituye una adaptación ante las nevadas tardías, frecuentes en la zona. Paradas recomendadas PRADERA DE LA FUENFRÍA: Magnífica pradera a las puertas de la Fuente de la Reina. En ella encontramos los restos de la Venta de la Fuenfría o Fonfrida. Mandada construir por el obispo de Segovia, D. Gutierre Miguel hacia 1200. Durante más de 5 siglos, esta venta creció hasta convertirse en una pequeña aldea, encargada de dar cobijo a los transeúntes que cruzaban la sierra por el Puerto de la Fuenfría. Se demolió en 1794, por el progresivo abandono del camino, ante la construcción del camino del puerto de Navacerrada a partir de 1788. Cervantes presenta así al pícaro Rinconete de su obra: “Yo señor hidalgo soy natural de Fuenfrida, lugar conocido y famoso por los ilustres pasajeros que por él de continuo pasan”. FUENTE DE LA REINA: también llamada de la Fuenfría o Matagallegos, debido al paso por este puerto de los segadores gallegos que atravesaban la sierra a pie para segar en Castilla la Nueva. No olvides llenar tu bidón de esta agua cristalina. CASA ERASO: mandada construir por Francisco de Eraso, secretario de Felipe II, para alojar a los miembros de la corte en su camino al Palacio de Valsaín. Data de 1565. Sin embargo, la leyenda identifica estas ruinas al Convento de Casarás, antiguo monasterio de templarios, con fantasma de caballero incluido vagando por la sierra a lomos de su caballo blanco. PUERTO DE LA FUENFRÍA: cuando llegues, detente e imagina toda la historia que han soportado esas cumbres. Ten en cuenta que, desde tiempos romanos hasta 1788, en que se abrió el camino del puerto de Navacerrada, era el paso natural de la sierra de Guadarrama, tanto para segadores y comerciantes, como para la Corte y sus séquitos, en su camino hacia el Palacio de Valsaín, primero y posteriormente hacia el Palacio del Real Sitio. SUGERENCIAS NATURCLETA: Lleva agua y algo de comida (frutos secos, chocolate, barritas de cereales), ropa cómoda y crema de protección solar. El sol y el aire de la sierra queman la piel con facilidad. Coge fuerzas en la fuente de La Reina, te sabrá a gloria. Para los más atrevidos, al llegar a la Pradera de la Fuenfría puedes coger un camino a la izquierda que te conducirá al Cerro de la Camorca (1814 m), donde encontramos un refugio, una caseta de vigilancia y unas espectaculares vistas de Segovia, La Granja y la Sierra. Deja la Naturcleta atada en la pradera y sube dándote un paseo.
  • Foto de Residencia Cogorros
  • Foto de Residencia Cogorros
  • Foto de Residencia Cogorros
La ruta transita entre zonas de robledal. A medida que ganamos altura, el roble melojo va dejando paso a los bosques de pino albar o pino silvestre, tan característico de los montes de Valsaín. De tal manera, nos encontraremos con el roble melojo entre los 1100 y 1350 m y, para el pino silvestre tenemos una franja de altura que va desde los 1200 hasta los 1900 metros. Un fenómeno muy curioso, que se produce en el roble melojo de los montes de Valsaín, es el conocido técnicamente como marcescencia. De este modo, podemos comprobar cómo el melojo comienza a perder sus hojas en octubre, pero en muchos casos estas hojas secas permanecen en las ramas durante buena parte del invierno. Las hojas nuevas empiezan a brotar muy tarde (mediados de mayo), lo que constituye una adaptación ante las nevadas tardías, frecuentes en la zona. Paradas recomendadas PRADERA DE LA FUENFRÍA: Magnífica pradera a las puertas de la Fuente de la Reina. En ella encontramos los restos de la Venta de la Fuenfría o Fonfrida. Mandada construir por el obispo de Segovia, D. Gutierre Miguel hacia 1200. Durante más de 5 siglos, esta venta creció hasta convertirse en una pequeña aldea, encargada de dar cobijo a los transeúntes que cruzaban la sierra por el Puerto de la Fuenfría. Se demolió en 1794, por el progresivo abandono del camino, ante la construcción del camino del puerto de Navacerrada a partir de 1788. Cervantes presenta así al pícaro Rinconete de su obra: “Yo señor hidalgo soy natural de Fuenfrida, lugar conocido y famoso por los ilustres pasajeros que por él de continuo pasan”. FUENTE DE LA REINA: también llamada de la Fuenfría o Matagallegos, debido al paso por este puerto de los segadores gallegos que atravesaban la sierra a pie para segar en Castilla la Nueva. No olvides llenar tu bidón de esta agua cristalina. CASA ERASO: mandada construir por Francisco de Eraso, secretario de Felipe II, para alojar a los miembros de la corte en su camino al Palacio de Valsaín. Data de 1565. Sin embargo, la leyenda identifica estas ruinas al Convento de Casarás, antiguo monasterio de templarios, con fantasma de caballero incluido vagando por la sierra a lomos de su caballo blanco. PUERTO DE LA FUENFRÍA: cuando llegues, detente e imagina toda la historia que han soportado esas cumbres. Ten en cuenta que, desde tiempos romanos hasta 1788, en que se abrió el camino del puerto de Navacerrada, era el paso natural de la sierra de Guadarrama, tanto para segadores y comerciantes, como para la Corte y sus séquitos, en su camino hacia el Palacio de Valsaín, primero y posteriormente hacia el Palacio del Real Sitio. SUGERENCIAS NATURCLETA: Lleva agua y algo de comida (frutos secos, chocolate, barritas de cereales), ropa cómoda y crema de protección solar. El sol y el aire de la sierra queman la piel con facilidad. Coge fuerzas en la fuente de La Reina, te sabrá a gloria. Para los más atrevidos, al llegar a la Pradera de la Fuenfría puedes coger un camino a la izquierda que te conducirá al Cerro de la Camorca (1814 m), donde encontramos un refugio, una caseta de vigilancia y unas espectaculares vistas de Segovia, La Granja y la Sierra. Deja la Naturcleta atada en la pradera y sube dándote un paseo.
  • Foto de Senda de Los Cospes
  • Foto de Senda de Los Cospes
  • Foto de Senda de Los Cospes
  • Foto de Senda de Los Cospes
  • Foto de Senda de Los Cospes
La ruta transita entre zonas de robledal. A medida que ganamos altura, el roble melojo va dejando paso a los bosques de pino albar o pino silvestre, tan característico de los montes de Valsaín. De tal manera, nos encontraremos con el roble melojo entre los 1100 y 1350 m y, para el pino silvestre tenemos una franja de altura que va desde los 1200 hasta los 1900 metros. Un fenómeno muy curioso, que se produce en el roble melojo de los montes de Valsaín, es el conocido técnicamente como marcescencia. De este modo, podemos comprobar cómo el melojo comienza a perder sus hojas en octubre, pero en muchos casos estas hojas secas permanecen en las ramas durante buena parte del invierno. Las hojas nuevas empiezan a brotar muy tarde (mediados de mayo), lo que constituye una adaptación ante las nevadas tardías, frecuentes en la zona. Paradas recomendadas PRADERA DE LA FUENFRÍA: Magnífica pradera a las puertas de la Fuente de la Reina. En ella encontramos los restos de la Venta de la Fuenfría o Fonfrida. Mandada construir por el obispo de Segovia, D. Gutierre Miguel hacia 1200. Durante más de 5 siglos, esta venta creció hasta convertirse en una pequeña aldea, encargada de dar cobijo a los transeúntes que cruzaban la sierra por el Puerto de la Fuenfría. Se demolió en 1794, por el progresivo abandono del camino, ante la construcción del camino del puerto de Navacerrada a partir de 1788. Cervantes presenta así al pícaro Rinconete de su obra: “Yo señor hidalgo soy natural de Fuenfrida, lugar conocido y famoso por los ilustres pasajeros que por él de continuo pasan”. FUENTE DE LA REINA: también llamada de la Fuenfría o Matagallegos, debido al paso por este puerto de los segadores gallegos que atravesaban la sierra a pie para segar en Castilla la Nueva. No olvides llenar tu bidón de esta agua cristalina. CASA ERASO: mandada construir por Francisco de Eraso, secretario de Felipe II, para alojar a los miembros de la corte en su camino al Palacio de Valsaín. Data de 1565. Sin embargo, la leyenda identifica estas ruinas al Convento de Casarás, antiguo monasterio de templarios, con fantasma de caballero incluido vagando por la sierra a lomos de su caballo blanco. PUERTO DE LA FUENFRÍA: cuando llegues, detente e imagina toda la historia que han soportado esas cumbres. Ten en cuenta que, desde tiempos romanos hasta 1788, en que se abrió el camino del puerto de Navacerrada, era el paso natural de la sierra de Guadarrama, tanto para segadores y comerciantes, como para la Corte y sus séquitos, en su camino hacia el Palacio de Valsaín, primero y posteriormente hacia el Palacio del Real Sitio. SUGERENCIAS NATURCLETA: Lleva agua y algo de comida (frutos secos, chocolate, barritas de cereales), ropa cómoda y crema de protección solar. El sol y el aire de la sierra queman la piel con facilidad. Coge fuerzas en la fuente de La Reina, te sabrá a gloria. Para los más atrevidos, al llegar a la Pradera de la Fuenfría puedes coger un camino a la izquierda que te conducirá al Cerro de la Camorca (1814 m), donde encontramos un refugio, una caseta de vigilancia y unas espectaculares vistas de Segovia, La Granja y la Sierra. Deja la Naturcleta atada en la pradera y sube dándote un paseo.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta