Tiempo  5 horas 46 minutos

Coordenadas 1609

Fecha de subida 9 de febrero de 2016

Fecha de realización febrero 2016

  • Valoración

     
  • Información

     
  • Fácil de seguir

     
  • Entorno

     
-
-
2.080 m
1.249 m
0
4,5
9,1
18,15 km

Vista 220 veces, descargada 3 veces

cerca de Caserío Huenes, Andalucía (España)

Espectacular ruta por la media montaña granadina.
Muy especial porque ya la había realizado nada menos que en 2009, y muchos recuerdos se han agolpado en la cabeza al volver a hacerla después de tanto tiempo.

La ruta parte del Collado Sevilla, aka Mirador de los Alayos, aka Era de los pensamientos, a 1.370 metros de altitud.
Partimos al alba en descenso dejando a nuestra derecha el Cortijo Sevilla y la Boca de la Pescá, tomamos una preciosa vereda que va con dirección SE, pasando primero por el Barranco del Búho que dejamos a nuestra izquierda. Continuamos por esta vereda que va hasta La Toma del Canal, una caseta de bombeo que sube el agua del río hasta los inicios del mismo.

En este punto buscamos el mejor paso para cruzar (o el primero que vimos, nunca se sabe) y pasamos a la otra orilla. Pensamos que la pista que cogimos era el inicio de la Cuesta del Pino, pero a los pocos pasos nos dimos cuenta de que no era así, por lo que tras unos titubeos, por unos senderillos y con la ayuda del gps, retomamos la vereda correcta.
De este modo cogemos la famosa vereda de la Cuesta del Pino, que un continuo zig-zag entre grandes ejemplares de pinos (y trabajos forestales) y por una zona con bastante umbría nos lleva (pasando por el cruce para los Alayos) hasta cerca del Collado del Pino, en un cruce donde podemos elegir ir al Collado del Pino e ir en dirección al Collado de las Chaquetas pasando por el Río Dilar.

Nosotros cogemos esta segunda opción que nos lleva por un sendero espectacular como pocos (aunque no es su mejor época) en una media ladera a través preciosos bosques de robles melojos hasta el puente que cruza de nuevo el Dílar. Antes de cruzar el puente a pocos metros, nos cruzamos con el Sulayr que recorre toda la sierra.
Tras cruzar el puente seguimos unos metros el GR hasta alcanzar la pista que lleva al Collado de las Chaquetas. Justo al alcanzar la pista nos encontramos con unas edificaciones y una fuente que puede servir como avituallamiento si fuera necesario.
El siguiente paso es seguir la pista en sentido descendente hasta una curva donde se encuentra la entrada al Barranco de Aguasblanquillas, uno de los barrancos que nutre el Trevenque.
Nada más entrar al barranco nos encontramos una preciosa fuente con un buen caño de agua.

Recorrer este barranco es algo mágico, está formado por ríos de tierra dolomita que con los continuos barranquillos forma un auténtico laberinto de tierra realmente llamativo.
Una vez más con la ayuda del gps, encontramos la salida correcta que nos lleva al inicio del verdadero objetivo (a parte de disfrutar) del día, el Trevenque.

El Trevenque esta situado en la cara Noroeste del macizo de Sierra Nevada, dentro del Parque Natural que rodea al Parque Nacional de Sierra Nevada, entre los términos municipales de Dilar y Monachil. La cima del pico es accesible fundamentalmente desde dos rutas, una que viene desde el Oeste, partiendo desde el Mirador de los Alayos y que normalmente es la que se utiliza para atacar la cima y otra, que va hacia el Sureste y que es la que habitualmente se utiliza para descender y realizar una ruta circular, alcanzando la pista forestal de La Cortijuela. Nosotros la hemos hecho al contrario, considero que es mejor de esta forma.

Considerado el rey de la media montaña nevadense, su aislamiento sobre las cumbres que lo rodean y su silueta en forma de pirámide se dispara hasta los 2.079 metros le dan carácter a este monte, ofreciendo un sendero escarpado, apenas visible, que conduce hasta su cima. Cuando se afronta la cuerda que conduce hasta el farallón de roca en donde se encuentra la cima llega la recompensa de los que amamos el montañismo y es cuando realmente vemos que todo el esfuerzo realizado ruta a ruta merece mucho la pena solo por disfrutar momentos como esos.

Aunque es un pico de altitud modesta cuando se hace cumbre se tiene una verdadera sensación de haber realizado cima, mayor incluso que en picos de mayor talla, ya que el Trevenque tiene su pequeño reino en una de las zonas más salvajes de Sierra Nevada, a la sombra de los gigantes coronados de nieve que dominan las alturas.

La subida a este pico es de las que dejan huella, una ascesión de unos 200 metros acumulados en apenas un kilómetro por una sinuosa y espectacular vereda parte tierra dolomita parte rocas que hace que sea una ascensión realmente única.
Las vistas desde la cima increíbles. Debido a su ubicación son totalmente panorámicas y con una gran visión de Sierra Nevada.

Tras disfrutar la cumbre un buen rato en soledad, algo extraño porque es una cima muy concurrida, solo queda la bajada hacia los Arenales, la que hay que buscar bien para no equivocarse.
Esta bajada no debe repercutir problema a personas habituadas a andar por montañas y con la técnica suficiente, la senda de descenso está formada por tierra, grava y rocas. Si no se tiene la técnica, si que puede resultar una auténtica tortura.
Una vez en la cuerda tenemos la opción de seguir por la misma cuerda, continuar por el sendero de los Arenales o bajar por el Barranco del Búho. Nosotros decidimos seguir el cómodo sendero de los Arenales, que sin dificultad alguna nos lleva hasta el mirador de los Arenales, donde cogemos el serpenteante PR que tras un pequeño rodeo nos lleva de nuevo al inicio de la ruta.

1 comentario

  • Foto de mchicaperez

    mchicaperez 09-feb-2016

    He realizado esta ruta  ver detalle

    Ruta espectácular y mejor día para la subida al trevenque. Sólo hubo algo de viento y agua nieve a la bajada de cumbre. Preciosas vistas las que nos aporta el trevenque de la parte noroeste de Sierra Nevada. Como siempre, no decepciona. Bosques de pinos, robles melojos, arenales y senderos con encanto para perderse por ellos. Como siempre guiados por el magistral Miguel Yeguas. Os la recomiendo.

Si quieres, puedes o esta ruta