• Foto de (20171203) Errenteria-Lezo-Jaizkibel-Artola-Gaztarrotz-Akerregi-Ruta Litoral-Donibane-Lezo-Errenteria
  • Foto de (20171203) Errenteria-Lezo-Jaizkibel-Artola-Gaztarrotz-Akerregi-Ruta Litoral-Donibane-Lezo-Errenteria
  • Foto de (20171203) Errenteria-Lezo-Jaizkibel-Artola-Gaztarrotz-Akerregi-Ruta Litoral-Donibane-Lezo-Errenteria
  • Foto de (20171203) Errenteria-Lezo-Jaizkibel-Artola-Gaztarrotz-Akerregi-Ruta Litoral-Donibane-Lezo-Errenteria
  • Foto de (20171203) Errenteria-Lezo-Jaizkibel-Artola-Gaztarrotz-Akerregi-Ruta Litoral-Donibane-Lezo-Errenteria
  • Foto de (20171203) Errenteria-Lezo-Jaizkibel-Artola-Gaztarrotz-Akerregi-Ruta Litoral-Donibane-Lezo-Errenteria

Dificultad técnica   Moderado

Tiempo  7 horas 26 minutos

Coordenadas 2092

Fecha de subida 3 de diciembre de 2017

Fecha de realización diciembre 2017

-
-
544 m
-12 m
0
5,1
10
20,56 km

Vista 647 veces, descargada 7 veces

cerca de Altamira, País Vasco (España)

Desde la estación de Lezo-Errenteria iremos al cercano pueblo de Lezo. La única alternativa es ir por la acera junto a la carretera pues es esta una zona demasiado urbanizada. Una vez en Lezo hay que ir hacia el barrio de Ijurko donde comienza la subida a Jaizkibel.

Subiremos por el camino tradicional hasta el depósito de Iparagirre donde cogeremos un sendero que nos llevará en diagonal primero hasta una estela de piedra en el paraje de Teñelu, después al Camino de Santiago y por último al collado de Zaskuna, en la cresta, muy próximo al segundo torreón. Por el camino de la cresta iremos hasta la cima de Jaizkibel situada en el interior de las ruinas del antiguo fuerte de San Enrique.

Desde la cima bajaremos en perpendicular hacia la carretera GI-3440 donde la misma traza una curva. En la curva se encuentra el paso para ir hacia la cima de Artola donde se encuentra el monumento que nadie sabe como se llama (se llama Unión de los pueblos) pero que todo el mundo llama 'el huevo frito'. Con lo fácil que hubiera sido ponerle este nombre. Es un monumento realizado por el escultor hondarribitarra Remigio Mendiburu (1931-1990) y simboliza la unión de los pueblos por eso se encuentra en la muga de Pasai Donibane y Hondarribia.

Bajaremos por la loma durante poco más de un kilómetro paralelos a la muga Donibane-Hondarribia delimitada por una alambrada que veremos por nuestra izquierda hasta llegar al paraje de Gaztarrotz por donde pasa una pista. Al llegar a la pista giraremos a la izquierda (este) e iremos hacia las ruinas del baserri Gaztarrotz. Seguiremos hacia el este, hacia el Sendero del Litoral, el de las dos rayas blancas, e iremos bajando por un sendero junto a una cresta rocosa que queda por nuestra derecha y donde veremos un par de refugios construidos que aprovechan el desplome de la roca como techo. Justo en el segundo refugio, a la derecha de su entrada, hay un pasillo entre dos rocas por donde continua el camino en subida. Saldremos a terreno despejado, con el monte cubierto por las otias y enseguida alcanzaremos el Sendero del Litoral, a la altura de la parte superior de la grieta Akerregi. A partir de aquí seguiremos la senda del litoral hacia Donibane.

Bajaremos hasta llegar a la regata Gaztarrotz donde hay una txabola de pescadores en su orilla muy próxima al mar. Al lado de la txabola, junto a la regata, hay una fuente. Desde esta txabola iremos hacia el oeste unos doscientos metros para ver la grieta de Akerregi y después volveremos a este punto. Continuaremos nuestro camino hacia Azabaratza por la inclinada playa de piedra de Tximistakurratua cruzando un par de regatas que forman los valles colgados de Zabordiko erreka y Akerregiko erreka donde veremos unas cuantas txabolas de pescadores. Llegaremos a la cala de Azabaratza, donde antaño hubo una pequeña 'empresa' de recogida de algas. Todavía pueden verse restos del cableado para subir las algas por las empinadas laderas. Actualmente solo queda una txabola a la que cariñosamente llamo 'Hotel Azabaratza'.

A partir de aquí afrontaremos la parte más dura del recorrido y también la del Sendero del Litoral. Las fuertes subidas y bajadas para afrontar los barrancos de Kostatxiki, La Galea y GranKanto son durísimas, más aun cuando llevamos en las piernas cierto desnivel. Comenzaremos la subida hacia Itzalarri afrontando el paso más complicado de la jornada, la Placa de Azabaratza, una gran laja de piedra arenisca inclinada que cae hacia la cala de Azabaratza. El paso no tiene mucha historia ya que la gran laja de piedra tiene un corte de lado a lado que sirve de camino. En seco no hay ningún problema porque la roca arenisca es muy adherente pero mojada hay que pasarla con cuidado. Una vez se pasa la placa, y tras una breve subida, alcanzaremos una formación rocosa llamada Txakillarri, conocida también como 'La roca fálica'. Esta roca es muy fotogénica y está repleta de las típicas geoformas tipo 'panal de abeja' que tanto abundan en este litoral. Tras una dura subida alcanzaremos la rocas de Itzalarri, dos rocas también muy fotogénicas. Descenderemos hacia la mitad del barranco y faldearemos cómodamente el paraje de Kostatxiki por donde fluye la regata Zunbillondo. Al llegar junto a uno de los túneles de la JOPP el sendero se vuelve a empinar hasta alcanzar la parte alta en el paraje de Kostaundi. De nuevo una dura bajada junto a la alambrada para llegar al barranco de la Galea por donde fluye la regata Saratsaga. Tras vadear la regata volveremos a afrontar otra dura subida hasta alcanzar el paraje de Maturreta. Y si todavía nos ha sabido a poco, volveremos a repetir la jugada, descenderemos de nuevo fuerte para llegar al barranco de Grankanto por donde fluye la regata Iñalurreta. Tras cruzar la regata subiremos con la 'cresta de los dioses' a nuestra derecha. Preciosa cresta rocosa donde también hay multitud de geoformas curiosas y que dan rienda suelta a la imaginación. La dura subida desde Grankanto nos deja en los Pastos de Mitxintxola, junto a las ruinas del baserri Buenos Aires. Atravesaremos los pastos dejando la cima de Mitxintxola a nuestra izquierda (sur) y llegaremos al comienzo de la Cresta del Gallo. A partir de aquí todo es bajada. Un precioso sendero recorre la cresta sin dificultad y nos ofrece unas vistas excepcionales. En la parte final de la Cresta del Gallo se encuentra el semáforo Talaia donde tenemos otra bonita panorámica de la entrada de la bocana del Puerto de Pasajes. Ya por pista bajaremos a la Cala de Alabortza, recientemente reformada. Continuaremos por el precioso paseo costero hasta llegar a Pasai Donibane donde haremos una parada parta tomar y picar algo. Luego por la acera, junto a la carretera, hasta Lezo para regresar a Errenteria por el mismo camino que en el inicio. Para volver tenemos las opciones del tren, el topo o el autobús.

Ver más external

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta