-
-
1.022 m
388 m
0
7,5
15
29,9 km

Vista 52 veces, descargada 0 veces

cerca de Priego de Córdoba, Andalucía (España)

Partiendo de Priego, el primer tramo discurre hacia Zagrilla. Existen varios itinerarios válidos, la carretera CO-8211, que tiene un arcén muy practicable, el camino de Quiroga, que es una pista asfaltada, el camino de los Silos y el del Hoyo. Yo elegiría este último, que tiene la calificación de vía pecuaria, y cuyas márgenes están menos urbanizadas que los otros hasta llegar a la A-339 (Cabra-Alcalá). Desde la calle Moraleda en su confluencia con el carril del Cementerio, salimos hacia la referida carretera que está a 740 metros. Tras atravesarla se sube levemente para iniciar un fuerte descenso hacia el paraje del Hoyo y luego de forma más suave hacia las inmediaciones de Zagrilla Baja, donde el omnipresente olivar cambia a las parcelas de huerta con sus correspondientes membrilleras, habrán sido algo más de tres kilómetros y medio de recorrido cuando accedemos al antiguo trazado de la carretera en el puente sobre el río Zagrilla.
Corresponde ahora caminar por el arcén de la carretera durante dos kilómetros para cruzar Zagrilla Baja y llegar al Jardín Micológico La Trufa y el colegio de esta pedanía junto a los que aparece una glorieta y el cementerio. En dirección a Zagrilla Alta se percibe a la derecha de la vía la maquinaría de una limpiadora de aceituna y un camino adjunto que sale junto a la misma. Lo tomamos y se percibe que al principio tiene una suave pendiente que va acrecentándose a medida que subimos hasta llegar a ser muy dura. El tránsito es por un olivar de montaña que ya va entremezclándose con el monte (conocido en la comarca como “menchón” o “manchón”) en una singular simbiosis. Terminados los olivos, el ya estrecho carril se convierte en una sugerente vereda de herradura que serpentea durante 1.600 metros para salvar las últimas pendientes y traspasar el collado, momento en el que se entra en un monte mediterráneo pleno.
Este paraje se llama en los mapas Manchón de la Niña y nos va a dar acceso a la Nava del término de Luque. El terreno es más llano y adehesado, pasaremos muy cerca del dolmen de la Lastra, bastante oculto entre la vegetación y pronto divisamos los cortijos de la Dehesa de la Lastra. Como terrenos ganaderos que son, hay sucesivos portillos que deben ser cerrados al atravesarlos y así, después de caminar junto a estas viviendas, entramos en una pista de tierra, la CP-131, cuya titularidad ostenta la Diputación Provincial, que se inicia en el término de Carcabuey (A-339 km. 16,100) y llega a Luque.
El punto del camino al que salimos es el de mayor altitud, en el collado entre ambas vertientes en el que hay un espacio casi llano de unos doscientos metros tras el que empezamos a descender hacia la población de Luque, cuyos lugareños llaman a esta vía como “Camino de las Delicias” y los de Carcabuey como “Camino de Bernabé”.
El trayecto a recorrer hasta llegar a Luque es bastante largo pues supera los siete kilómetros, sin embargo, se compensa sobradamente por la facilidad con que se realiza el mismo ya que estamos bajando, a lo que se suma la belleza del entorno a uno y otro lado del itinerario. A la derecha se contempla la feraz naturaleza de la Sierra de la Lastra que alcanza los 1.131 metros en el Cerro del Mollejón; a la izquierda el paisaje no se queda a la zaga ya que las lomas de Abuchite, antecedente de las famosas Buitreras, nos muestran un monte mediterráneo espectacular, dados los altos niveles de pluviosidad – los mayores de la provincia de Córdoba – que se registran en esta zona. Más adelante queda, también a nuestra izquierda, la finca Hoya de la Osa, a la que siguen las acentuadas estribaciones de El Torcal. La otra margen de la CP-131 se nos abre para la contemplación al fondo de los terrenos llanos próximos a las riveras del Guadajoz, y, de este modo, con la sierra a un lado y el olivar al otro, entramos en el pueblo de Luque.
Descendemos a través de su callejero buscando la antigua travesía y el cuartel de la Guardia Civil, frente al que sale un paseo escalonado el cual, rodeado por antiguas tapias de piedra, llega a una glorieta enlazando a la carretera secundaria que nos va a conducir a una autonómica, la A-318, que atravesamos para llegar al polígono industrial San Bartolomé por el que nos sitúa junto a la N-432 (Granada-Badajoz), por lo que desde el casco urbano hemos recorrido 2,35 kilómetros.
Cruzar la nacional exige la máxima precaución y vamos a encontrar un amplio carril frente a nosotros nombrado Cañada del Rosal, el cual nos acerca, a través del paraje Los Llanos por los olivares del cortijo de las Mercedes y la casa del Montecillo, a un cruce amplio con el camino de Alcaudete y ya estamos en lo que es propiamente el Camino Mozárabe en su ramal que viene de la provincia de Jaén.
Resta ahora girar a la izquierda y tomar dirección Baena, población en la que, como se apuntaba al principio de este trabajo, confluyen los tres ramales del Mozárabe que provienen de Málaga, Granada y la citada Jaén. La distancia entre este cruce, situado en el paraje Vista Hermosa y Baena es de 3,84 kilómetros que se recorren sin apenas pendiente con gran facilidad, dado que están muy bien señalizados por la Asociación Cordobesa del Camino de Santiago, colectivo al que felicito desde las páginas de Adarve por su labor en pro del peregrino.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta