Descarga

Distancia

25,38 km

Desnivel positivo

1.209 m

Dificultad técnica

Moderado

Desnivel negativo

1.209 m

Altitud máxima

317 m

Trailrank

34

Altitud mínima

-20 m

Tipo de ruta

Circular
  • Foto de 2019-05-26. Parque Natural Fragas do Eume.
  • Foto de 2019-05-26. Parque Natural Fragas do Eume.
  • Foto de 2019-05-26. Parque Natural Fragas do Eume.
  • Foto de 2019-05-26. Parque Natural Fragas do Eume.
  • Foto de 2019-05-26. Parque Natural Fragas do Eume.
  • Foto de 2019-05-26. Parque Natural Fragas do Eume.

Tiempo

6 horas 53 minutos

Coordenadas

1839

Fecha de subida

27 de mayo de 2019

Fecha de realización

mayo 2019
Sé el primero en aplaudir
Comparte
-
-
317 m
-20 m
25,38 km

Vista 115 veces, descargada 5 veces

cerca de Soaserra, Galicia (España)

Las fragas do Eume son el mejor bosque atlántico costero de Europa, encajado en un profundo cañón formado por el rio Eume cerca de su desembocadura en la ria de Ares, entre Pontedeume y Cabanas.
Las "fragas" son espesos bosques caducifolios de robles y castaños principalmente, pero también con abedul, aliso, fresno...entre muchos otros.
Acceso por la carretera de Ombre a Caaveiro, CP-6902, tras pasar el Centro de Interpretación, llegar hasta el refugio de pescadores de Cal Grande, km.7.

CAMINO DE OS ENCOMENDEIROS

La ruta comprende 7,5 km. Siempre caminando próximos al rio Eume por su margen hidrográfica derecha. El primer tramo de 3 km. transcurre entre los puentes colgantes de Cal Grande y Fornelos. El segundo tramo de 2,5 km. nos lleva hasta el puente de Santa Cristina.
Hay un corto circuito de 2 km. que complementa el anterior, pues antes de llegar al puente de Santa Cristina, hay un desvio a la izquierda que conduce al Mosteiro de Caaveiro, pasando por el puente y molino del río Sesín.
El cenobio benedictino de San Xoan de Caaveiro es del año 934 y daba cobijo a los monjes anacoretas que acudian a este apartado rincón, estando activo el monasterio hasta el siglo XVIII que se abandonó. D. Pio García Espinosa consigue en el XIX que el arzobispado de Santiago se lo ceda a cambio de su restauración, conservación y de 60 reales; actualmente se visita la Casa do Forno (recepción), caballerizas, iglesia de Santa Isabel, Pabellón de D. Pio y las casas de los canónigos.

CAMINO DE A VENTUREIRA.

Este segundo tramo de camino implican 6 kilómetros de recorrido, tres por cada margen del rio y el itinerario discurre emboscado por lo más profundo del canón.
Desde el monasterio de Caaverio parte una pista forestal con buenas vistas panorámicas del monasterio que conduce a la Central vella da Ventureira, complejo en ruinas y semicubierto por la abundante vegetación.
En este punto, aunque yo prosigo la ruta recto por el camino de A Pasada Vella, describo el tramo que se corresponde con el regreso del camino de A Ventureira.
Tan sólo bastaría con cruzar el puente y girar 180 grados, tras atravesar las instalaciones que Unión Fenosa tiene en esta central hidroeléctrica do Eume, llegamos a la minicentral de O Parrote, y continuamos por una deliciosa senda estrecha al lado del rio hasta desembocar en el puente de Santa Cristina.

CAMINO DE A PASADA VELLA.

Desde la antigua central hidroeléctica de Ventureira, junto al Rego do Teixido cruzamos por unas escaleras llenas de musgo hasta rodear las instalaciones, nos encontraremos con tres ruinosas tuberias de gran diametro y sustentadas por pilares de hormigón que traían las aguas a la central y un empinado camino próximo nos permite subir en zig-zag hasta dar con las compuertas, balsa de agua y maquinaria al comienzo de la canal.
En este punto comenzamos a caminar sobre el muro del canal sorteando los obstaculos que nos encontramos en forma de troncos de árboles caidos y desprendimientos de piedra, vamos dejando atrás varios túneles de las antiguas conducciones de agua y en las partes del recorrido donde el farallón rocoso impide caminar sobre el canal, existe un camino lateral que sortea la roca, incluyendo el paso por una repisa estrecha con algo de caida al vacío. Más adelante hay un tramo de cable de seguridad anclado a la pared pues el muro del canal ha desaparecido fruto de algún desprendimiento.
Finalmente llegamos a la imponente pared de hormigón de la presa del Eume, para subir hasta el embalse hay que ascender más de 500 peldaños habilitados para dar servicio a los trabajos de mantenimiento de la presa. Desde lo alto se visualiza perfectamente el Cañon del Eume que acabamos de atravesar.
El regreso por el mismo camino.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta