Tiempo  8 horas 39 minutos

Coordenadas 3529

Fecha de subida 10 de junio de 2019

Fecha de realización junio 2019

-
-
3.146 m
2.497 m
0
5,1
10
20,35 km

Vista 28 veces, descargada 3 veces

cerca de Sierra Nevada, Andalucía (España)

Excursión que de moderada, puesto que aunque seguiremos vereda claramente marcada casi todo el camino, por nivel técnico no tiene complicación alguna salvo un pequeño paso de una roca en el ascenso al Tozal del Cartujo y el descenso del Tozal del Cartujo a la Laguna del Carnero. No hay camino y debemos de tener cuidado de no complicarnos la vida, puesto que aquí no hay camino y hemos de hacerlo según nuestro criterio.

Partimos desde el Albergue Universitario e iremos subiendo hasta la Laguna de las Yeguas y los Lagunillos de la Virgen. Una vez allí tomaremos la vereda que nos conduce hacia el refugio de Elorrieta. La vereda está claramente marcada y en el track puede haber pequeñas desviaciones debido a las acumulaciones de nieve que había cuando hicimos la ruta.

Desde la verdad, una vez lleguemos a los Tajos de la Virgen veremos la Laguna de la Ermita.

Al coronar el collado, abandonaremos la vereda que se dirige al refugio para ir siguiendo los hitos hasta la cima del Cartujo. El ascenso es fácil. La única complicación es pasar un picacho de piedra que hay en mitad del camino.

En este tramo iremos viendo a nuestra izquierda la Laguna de Lanjarón.

Una vez coronemos el Tozal del Cartujo iniciaremos camino, siguiendo los Hitos hacia Tajos Altos y antes de comenzar a ascender de nuevo, nos desviaremos a la derecha descendiendo en busca de la Laguna del Carnero.

Desde la Laguna del Carnero seguiremos los hitos hasta encontrar la chorrera que sale del Lagunillo Misterioso, ascenderemos por esta y llegaremos al Lagunillo.

Nuevamente, desde el Lagunillo misterioso solo tendremos que seguir los hitos y fijarnos un poco en el track para ir cruzando bajo la Laguna de las Yeguas hasta una pista de esquí que veremos claramente marcada y que nos dejará en el collado bajo el observatorio astronómico.

Una vez en el collado, desandaremos el camino hasta el albergue universitario y habremos completado la excursión.

Con respecto al agua, dependiendo de la época del año tendremos o no. Si es época de deshielo encontraremos sin problema, sobre todo en la zona de la Laguna del Carnero y del Lagunillo Misterioso.

Disfrutad la salida.



Ahora os dejo información sobre los municipios de Monachil y Dilar, sacada de las páginas web de sus ayuntamientos, que son por los que transcurre la excursión; además de ser dos paraísos del senderismo.

Monachil (Fuente: https://monachil.es/index.php/deporte-y-naturaleza)

Gracias al afortunado enclave en el que se encuentra, Monachil ofrece un amplio, variado e interesante abanico de posibilidades para las actividades deportivas en el medio natural.

Rutas y senderos capaces de sorprender al transeúnte atravesando espacios tan singulares como Los Cahorros, el Cerro del Huenes, el Trevenque, el Collado Matas Verdes, el Cerrajón, Diéchar, etc., muchas de ellas actas para realizarlas a pie, bicicleta o caballo.

Zonas con mapas elaborados para la práctica de Orientación Deportiva, como es el caso del Área Recreativa de Los Llanos de Satajarda, incluida en el Parque Natural de Sierra Nevada.

Enclaves idóneos para el alpinismo y la escalada, destacando por su importancia el desfiladero de Los Cahorros, popular escuela de impresionantes tajos, que encajonan al río Monachil ya cerca del pueblo.

Cumbres para el despegue y aterrizaje del parapente.

Y por supuesto, en un municipio como éste, en cuyo término se halla la estación de esquí más septentrional de Europa, espacios para la práctica del esquí de travesía.

Dilar (Fuente: http://www.dilar.es/inicio)

Dílar, a 9 Km. De su capital Granada, se convierte en una realidad diferente donde podemos encontrar el típico pueblo serrano enclavado entre las montañas del Manar, los Alayos y la Ribera del Dílar.


En su término municipal de 85 Km2, que va desde el Puerto del Suspiro del Moro hasta el pico del Veleta a 3.394 m. de altura, podemos encontrar variedad de espacios; de vega a secano, de llano a montaña, nieves y aguas cristalinas, todo ello junto al pueblo blanquecino.

Entre el valle del río y el barranco de la Salud, a la altura de 880 m., encontramos la arquitectura tradicional de los pueblos serranos. Por el entramado de sus calles podremos descubrir rincones y fuentes que nos llamaran la atención, así como despertar la sabiduría popular de las gentes que lo habitan.

Pueblo tradicionalmente agrícola y ganadero, enclavado en la zona baja, al pie de la sierra y con unas condiciones climatológicas muy favorables, hace de él, la posibilidad de desarrollar cualquier actividad y en cualquier época del año.

Rodeando al pueblo encontramos la vega, un lugar de recreo para los nativos y visitantes por su atractivo uso en paratas y su frondosa vegetación. Actualmente su uso exclusivo es para la siembra de hortaliza, destacando los tomates antiguos, los pimientos cornicabra, la cebolla matancera, la patata, ajo, melón y sandía, todo ello regado con agua de la sierra y para consumo propio.

Alrededor de la vega encontramos los cultivos de secano destacando el olivar, el viñedo, el almendro y los cereales, estos si, de exportación.

El resto del territorio, más del 70%, es sierra. Una sierra encrespada, con pinares y fuentes naturales, que recogen en su interior veredas que nos llevaran a diversos parajes y nos acercaran a conocer a la flora y la fauna.

Esperamos con los brazos abiertos a todos lo que queráis visitarnos.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta