Descarga

Distancia

8,34 km

Desnivel positivo

364 m

Dificultad técnica

Difícil

Desnivel negativo

364 m

Altitud máxima

1.674 m

Trailrank

54

Altitud mínima

1.203 m

Tipo de ruta

Circular

Tiempo

4 horas 41 minutos

Coordenadas

634

Fecha de subida

21 de junio de 2020

Fecha de realización

junio 2020
Sé el primero en aplaudir
Comparte
-
-
1.674 m
1.203 m
8,34 km

Vista 232 veces, descargada 4 veces

cerca de Mata Bejid, Andalucía (España)

Antes de que este calor inminente pre-veraniego se desplome sobre nosotros he quedado con Manolo, antiguo pastor de la dehesa de Mata Begid donde pasó su adolescencia.
La excusa para este paseo es la búsqueda de 2 fuentes que solo alguien que ha vivido en la zona puede conocer, ya que su ubicación, fuera de las veredas que recorremos los senderistas, las hace pasar inadvertidas.
Mientras caminamos me cuenta historias de otros tiempos, cuando estas construcciones -Boca del Cañaón, el Cañaón y el cortijo de las Hoyas -como dice en los mapas- o los Hoyos -como se le conoce por los lugareños- eran los hogares de los empleados -y sus familias- de la Dehesa perteneciente a D. Roman Torres Regordosa, hijo del famoso torero El Bombita, para la cría y explotación de cabras y ovejas; de cómo era la estructura de estas viviendas en los que el pudriero -concavidad a extramuros del cortijo- era lo que ahora entendemos como letrinas; de los estamentos de estos empleados, rabadán, mayoral, compañero y zagal, de cómo se realizó la venta al estado de toda la zona de sierra mientras que el olivar se entregó a los empleados en virtud de sus años de antigüedad en la finca…..todo ello con un deje de nostalgia y pena, al ver en que estado se encuentran las edificaciones.
De las dos fuentes mencionadas, la primera-la de la Cañá- fue la que utilizaban todas estas familias que vivían y trabajaban en esta ladera del Almadén, tanto para beber como para cualquier otra tarea doméstica o laboral. Me cuenta Manolo que en su momento este manantial presentaba un pequeño abrevadero o dornajo de piedra, del que no queda ni rastro.
La segunda, la del Anajuelo, por su complicado acceso, desde siempre solo la ha utilizado la fauna silvestre, aunque de forma ocasional, los moradores del lugar, al pasar cerca, también se aprovechaban de su existencia.
La calificación de difícil se debe al complicado tramo que hay que realizar hasta alcanzar esta segunda fuente. Si eliminamos este tramo se quedaría en moderado bajo.
Además delo ya mencionado me gustaría resaltar el bonito sendero que recorre de este a oeste las faldas del Almadén flanqueado por encinas y quejigos centenarios que a cada tramo observan nuestro paso.

El acceso al inicio de ruta lo hemos realizado por caminos rurales con bastante buen firme aunque curiosamente lo peor lo encontramos al principio, en el acceso a la casa rural de Bornos.

Algunos datos sobre la Dehesa de Mata Begid:

Mata Begid es una finca rústica situada en el Noreste del término de Cambil, con un núcleo edificado principal, cerca del abundante nacimiento de agua del río Oviedo, y varios cortijos dispersos. En la actualidad la mayor parte del monte es público y el cultivo es de olivar perteneciente a diversos propietarios privados. Está incluida en el Parque Natural de Sierra Mágina y, por su vegetación, constituye el principal núcleo forestal de esta sierra. La topografía de la finca presenta gran variedad altitudinal, que va desde los 900 metros a los 2.167 de altitud del pico Mágina, predominando el bosque de encinas y quejigos. La belleza de su entorno y la fácil comunicación por la carretera comarcal entre Cambil y Huelma ha decidido a la Consejería de Medio Ambiente ubicar en esta finca, en el paraje del Peralejo, el segundo Centro de Interpretación del Parque Natural de Sierra Mágina. –el primero se ubica en el castillo de Jodar-, adaptado a la normativa de accesibilidad y con recorridos naturales por senderos limítrofes que complementan la función interpretativa de la Naturaleza del Parque.

A principios del siglo XIX, la defensa ecológica de Mata Begid por parte del cabildo municipal frente a los abusos deforestadores continúa en la línea del pasado, lo que le permitió mantener una gran masa arbórea pese a acciones furtivas de vecinos de los pueblos limítrofes que periódicamente se proveían de leña y carbón, o las roturaciones incontroladas que en algunos períodos se realizaron ilegalmente. Por parte del cabildo se intentó una explotación racional de los recursos arbóreos aunque es lógico pensar en ciertos abusos en los permisos de corta. Así, en 1814 se vendieron más de 10.544 encinas y quejigos para fábrica de carbón en dicho monte, en el cuarto nombrado Humbría de Cano y "Bueco" del Peralejo, a cargo de Serafín Delgado, vecino de Jaén, que debía realizar haciendo entresaco y corta de pies en las matocadas de chaparros nuevos, en lo que también se excedió; dando lugar a una investigación a través del perito José de Martos Vega, encargado por el Ayuntamiento de Jaén para evaluar el importe del daño que se había causado. En 1829, de nuevo fueron vendidos mediante subasta 20.000 pies de encina y quejigo en Mata Begid mediante corta por entresaca, permiso otorgado por el Juez Conservador de Montes y Plantíos del Interior del Reino. Otros 15.000 pies de encina fueron vendidos para carboneo en 1840 a favor de Francisco Berjes por 91.040 rs.. Y 7.000 pies más rematados en 1851 a favor de Francisco Lucas Orta, vecino de Cambil, también para carboneo, y con reconocimiento del daño causado en la demarcación de dicho arbolado.

Esta finca, por su importancia, desde un primer momento fue objeto de interés por su posesión….. presentaba unas riquezas naturales que corrían el peligro de ser destruidas por el interés privado en aras de un naciente liberalismo, que en su pasión neófita tenía una fe ilimitada en la propiedad privada y, por el contrario, consideraba los bienes de propios como un anacronismo histórico. En 1847 se inició un primer intento de desamortización, a raíz de los rumores sobre la pronta discusión en las Cortes de una ley para la enajenación de los bienes de Propios, Beneficencia e Instrucción Pública, que serían canjeables por papel de la Deuda Pública.
Mata Begid no llegó a enajenarse de los propios de Jaén en este primer intento. Cinco años después, en 1852, hubo otro intento de desamortización a cargo de José María Palacios, marqués de Almaguer, individuo que ostentaba el cargo de Comisionado Regio de Agricultura del Reino de Jaén, partidario de la enajenación de los Propios de la provincia y su aplicación a la construcción de ferrocarriles y caminos; años más tarde, sería presidente de la Sociedad Económica de Jaén (1863‑1866), contribuiría a la realización de un proyecto de ferrocarril de la ciudad de Jaén a la línea general de Andalucía (1862), regidor del Ayuntamiento de Jaén (1867‑68), diputado provincial por Segura de la Sierra (1868), etc.

En esta ocasión, el Gobierno solicitó al Ayuntamiento un informe sobre la enajenación de dicha finca, lo que dio lugar a un debate entre los miembros de la corporación municipal sobre la conveniencia de su enajenación. Una minoría de sus miembros eran partidarios de ello, como el Sr. Velasco, basándose en la escasa cantidad de sus ingresos ordinarios, que según él no bastaban para los gastos obligatorios. Por otra parte, las necesidades del Ayuntamiento eran muchas, y la única forma de cubrirlas era la enajenación de dicha finca.

Por contradictorio que pareciese, cinco años después, la enajenación a censo de Mata Begid fue aprobada por la mayoría de la corporación. Algunos de los concejales, como Fernández Cortina y Bernardo Chartre se opusieron, basándose en un escrito de Manuel Sagrista, publicado en agosto de 1851, en defensa del dominio que compete a los pueblos de sus propios. Finalmente, la autorización superior para su enajenación no fue reconocida.
Un nuevo intento de desamortización fue realizado en 1861, haciéndose eco de la supuestamente escasa relación que existía entre los productos de dicha finca con relación al capital que representaba, a lo que se añadía la larga distancia de la capital ‑cinco leguas‑ y la difícil custodia, debido a su extensión. Esta solicitud fue denegada por la Comisión Principal de Ventas de la Provincia, por considerar que Mata Begid estaba entre los montes exceptuados de la desamortización, pues la especie dominante en ella era el quejigo y los subordinados el pino y la encina.

Pero, finalmente, Mata Begid fue enajenada poco después, en el remate que tuvo lugar el 15 de noviembre de 1862, que fue aprobado por la Junta Superior de Ventas de la Provincia el 15 de diciembre de ese año. Esta desamortización estaba directamente relacionada con la gran deuda que había adquirido el Ayuntamiento de Jaén ese mismo año, por los gastos que ocasionó a la ciudad la visita de la reina Isabel II.
La finca fue adjudicada a Tomás Torres por 6.355.000 rs. Éste no fue más que un testaferro, pues en julio de 1863 aparecen como compradores Miguel Cambó y Costa, Domingo Domené y Pedro Bos. Después de su enajenación, la jurisdicción de la finca dejó de pertenecer al Ayuntamiento de Jaén, que tenía derecho a nombrar a un alcalde pedáneo, pasando al Ayuntamiento de Cambil las contribuciones de dicha dehesa.

Como otros muchos montes, Mata Begid también sucumbió al movimiento liberal privatizador. No obstante, el hecho de mantener su integridad superficial y, por supuesto, la mentalidad conservadora de sus compradores fueron decisivos en la conservación de gran parte de su arbolado; suerte que no tuvo el limítrofe monte de Bercho, ubicado en el término de Pegalajar, que al repartirse en suertes entre los vecinos estaba siendo destruido por una roturación salvaje en estas décadas centrales del siglo XIX.

Tras pasar por diversos propietarios privados, como el torero “Bombita” y ser referente en el mundo audiovisual provincial, pues en ella fue grabada la película “Roberto, el Diablo” de Pedro Lazaga, del año 1956, primera película realizada en la provincia de Jaén, hace varias décadas la finca fue dividida en parcelas y vendida, mientras que el monte pasó a ser del Estado.

https://www.pegalajar.org/articulos/mata_begid_pulmon.htm
Waypoint

Barranco de l@s Hoy@s

Waypoint

Camino

Waypoint

Cerrillo Perenal-.

Waypoint

Collado o Portillo de los Tejos

Waypoint

Cortafuegos

Waypoint

Cortijo Boca del Cañaón

Waypoint

Cortijo de l@s Hoy@s

Waypoint

Cortijo del Cañaón

Waypoint

Cruce con la vereda de ascenso al llano los Paleros Grandes Quejigo.

Waypoint

El Corazoncillo

Waypoint

El Morrón del Aceral

Waypoint

El sendero continúa

Waypoint

Fuente Cañá las Varas

Waypoint

Grandes Quejigos

Waypoint

Manantial de los Anajuelos

Waypoint

Desde el mirador del Cantillo de los Hoyos

Waypoint

Desde el mirador de los Hoyos

Waypoint

Mirador del cortijo de l@s Hoy@s

Waypoint

Olivar

Waypoint

Salida de vereda

Waypoint

Senda tras puerta de ganado de las Roturas al Cañaón

Waypoint

Terreno complicado: inclinado y pedregoso sin vereda.

Waypoint

Vereda

Waypoint

Vereda al Oeste

Waypoint

Vereda de animales.,-

Waypoint

Vereda de la fuente

Waypoint

El Vereón, senda inclinada.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta