Tiempo  3 horas 31 minutos

Coordenadas 1969

Fecha de subida 3 de febrero de 2018

Fecha de realización febrero 2018

-
-
1.185 m
760 m
0
3,5
7,1
14,14 km

Vista 287 veces, descargada 4 veces

cerca de Castillo de Locubín, Andalucía (España)

Castillo de Locubin, es una localidad enclavada en la Sierra Sur de Jaén. Situada en un valle y rodeada de pétreas montañas, ofrece lugares dignos de visita, que nos sorprenderán, aun cuando hayamos leído previamente sobre el lugar. Vamos a realizar una ruta, que ya se ha hecho un clásico en la zona, obra de Pepe Camel, y plasmada en su blog “La Sierra del Ronquio”. Durante casi todo el recorrido no perderemos de vista Castillo de Locubin, recorriendo muchos de los lugares significativos de sus inmediaciones.
Comenzamos la ruta, en ascenso, pasando por una antigua Ermita del Calvario, hoy derruida y utilizada como corral. Continúa nuestra subida hasta la Cueva del Jabonero. Accedemos por una formación pétrea de dos columnas, que la aíslan y que conforman un lugar lleno de historia y leyenda. Podemos visitar el interior de la misma, antes de ascender al mirador de Mesa Redonda, desde ya aparece el pueblo a nuestros pies.
Al poco aparece otro de los hitos de la ruta, la Colonia de El Puerto o de El Cerro de la Nava. En esta superficie situada sobre Castillo de Locubin, vemos en primer lugar un Land Rover coloridamente pintado. Pertenece a los ocupantes de la única construcción que quedas en pie en la zona (también pintada en los mismos tonos). Y es que aquí se inauguró en 1911, una colonia agrícola, donde se entregaba a cada familia una casa y una parcela para cultivar. La poca calidad de la tierra originó su progresivo abandono, quedando en la actualidad piedras dispersas, y los restos de lo que fue la casa principal. Aquí merece la pena que veamos también una larga grieta que parte en dos la zona. La subida continúa hasta el Torreón de La Nava, desde donde divisamos un amplio entorno.
Más adelante a partir del Puerto del Castillo andamos por un camino con vegetación de encinar, que recorreremos hasta el Cerro del Agua y sus antenas. A partir de aquí hemos cogido campo a través por una fuerte pendiente en descenso. A provechamos para ver la Cruz Blanca, desde donde Alcalá la Real nos enseña claramente su fortaleza de La Mota.
Al poco vamos a llegar a otro de los hitos de la jornada: Los Tajos de La Camuña. El único punto de acceso a los mismos, es el señalado, a partir del cual iniciamos una senda en descenso, muy estrecha, y que puede revestir un cierto peligro en caso de la existencia de escarcha, pues se encuentra en la umbría del cerro. Va acercándose el pueblo, por estas estrechas sendas que sólo presentan un camino. Finalmente sólo nos queda acceder a la carretera y finalmente al casco urbano donde acaba nuestra ruta.
La diversidad de paisajes y los diversos hitos señalados hacen muy interesante a esta no muy frecuentada ruta.
IBP: 72
Tiempo total : 3:31:12 h
Tiempo en movimiento: 3:19:23 h
Tiempo parado: 0:11:49 h
Velocidad media total: 3.93 Km/h
Actualmente en ruinas
Hay una leyenda en torno a la cueva que se remonta a la "Guerra contra los Franceses". Un maestro jabonero vino con su hija, prodecentes de Alcalá la Real, para evitar que los soldados de Napoleón abusaran de ella debido a su gran belleza. Allí se refugiaron hasta que termino el conflicto, los franceses se marcharon (no sin destruir varias cosas en Castillo) y padre e hija, volvieron a Alcalá la Real. Esta es una de las cuevas que ocupaba el legendario maqui Tomás Villén “Cencerro” . Se “echó” al monte tras evadirse de la prisión de Alcalá la Real el 17 de marzo de 1940, y hasta la fecha en que fue abatido en 1947.
Estos restos de piedras derruidas sueltas pertenecen a la antigua Colonia de la Nava o del Puerto. Fue inaugurada en 1911. Se construyeron unas casas en terrenos cedidos por el estado. A cada colono y su familia de daban una parcela para cultivar y una casa habilitada para tener animales, con lo que producían vivían las familias y el excedente se controlan en la central para ser vendido fuera. La colonia fue progresivamente abandonadas, pues estaba enclavada en terrenos duros y con poca tierra fértil. En la foto una imagen de los habitantes de la Colonia, en su época de mayor esplendor, el día de la inauguración de la colonia.
Una serie de construcciones la mayoría en ruinas. Pertenece a sus ocupantes el colorido Land Rover de la fotografía. Este coche que ya forma parte de la historia y paisaje de Jaen, deja sus sobrios tonos para convertirse en una explosión de color.
Entrada a una cueva
Se trata de una torre cilíndrica de 4,33 metros de diámetro, maciza en su parte baja hasta 3,40 metros, dos plantas y azotea. En la primera sala, con un diámetro de 2,53 metros, se encuentra la entrada orientada al este. La segunda sala tiene un diámetro de 3,33 metros, está conformada casi en su totalidad por la cúpula, y está iluminada por tres pequeñas saeteras equidistantes.
En este punto se inicia el sendero que desciende de los tajos al valle. Con escarcha habrá que extremar las precauciones.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta