Tiempo  5 horas 10 minutos

Coordenadas 1593

Fecha de subida 11 de noviembre de 2018

Fecha de realización noviembre 2018

-
-
710 m
567 m
0
3,3
6,6
13,21 km

Vista 46 veces, descargada 1 veces

cerca de Navahermosa, Andalucía (España)

Iniciamos el día en el Área recreativa El Talenque. Tomamos la carretera hasta llegar a Navahermosa. Desde aquí tomamos el camino que une este pueblo con Cortelazor donde un poco más adelante nos encontramos con el arroyo que transcurre por el barranco Dundún. Dejamos este arroyo al llegar a unas ruinas que hay que pasar y cogemos el camino de Cortebrullo donde nos acompaña un pequeño arroyo a través de una hermosa senda. Llegamos luego al camino que une Navahermosa con Cortebrullo e Hinojales. Los primeros metros de este camino coinciden con una carretera de tierra, pero se desvía, pasados unos 100 metros, en una bajada a la derecha. Este camino atraviesa el arroyo que nos acompañaba y comenzamos una ligera subida. Aquí el camino está poco marcado, de todas formas no hay mucho problema de pérdida porque tan sólo hay que atravesar el pinar en el que nos encontramos hasta alcanzar otro ancho camino que nos enlazará con el camino de Cortelazor a Valdelarco. Ahora atravesamos un relajante alcornocal con inmejorables vistas, atravesamos una cancela e iniciamos una subida hasta que llegamos a una bifurcación del camino. Pues bien no es ninguno de los dos anchos caminos que se ven, justo pasado el camino de la derecha y bajando a través de un castañar continúa el camino a través de una senda algo perdida. Una vez terminado el castañar el panorama se clarifica y el camino es nítido. Atravesamos un magnífico pinar y alcanzamos otro amplio camino que transcurre a través del barranco del pueblo que nos lleva a Valdelarco. Una vez aquí y para acabar, tomamos el conocido y normalmente muy transitado camino (en el que no nos cruzamos con nadie) que une Valdelarco con el área recreativa el Talenque que recorre el barranco de Navahermosa con su correspondiente arroyo. En resumen un precioso camino en el que en muchos momentos vamos acompañados por tintineantes arroyos y en el que raro será que no veamos un árbol o arbusto que no esté cubierto de líquenes.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta