Dificultad técnica   Fácil

Tiempo  5 horas 39 minutos

Coordenadas 1831

Fecha de subida 2 de abril de 2017

Fecha de realización abril 2017

-
-
42 m
-1 m
0
5,6
11
22,35 km

Vista 322 veces, descargada 38 veces

cerca de Catoira, Galicia (España)

Realizada con y gracias al club Rutas a Pie
https://rutasapie.wordpress.com/

Ruta del Padre Sarmiento a su paso por el Salnés.

Una senda de 190 kilómetros que recrea el viaje que realizó Fray Martín Sarmiento en 1745 desde Pontevedra hacia Santiago de Compostela con motivo del Año Santo.
La ruta comienza en Pontevedra y pasa por los municipios de Poio, Sanxenxo, O Grove, Meaño, Cambados, Vilanova de Arousa, A Illa de Arousa, Vilagarcía, Catoira, Valga y Pontecesures, donde enlazará con el Camino portugués para llegar a Compostela.

Un gran amante de la botánica y defensor de Galicia que decició hacer su camino disfrutando de la tranquilidad de la costa y de las excelentes vistas al mar.

A lo largo del recorrido se presentan verdaderas joyas de la arquitectura civil, como los pazos moncler herr de Cambados, Rubianes, Ulloa, Torrado y Vista Real o los barrios marineros de Santo Tomé en Cambados y Villaxoán en Villagarcía de Arosa. Vestigios históricos, como los yacimientos arqueológicos de A Lanzada, y arquitectura religiosa como la capilla de A Lanzada, ruinas de la iglesia de Santa María de CambadosMoncler Dam garderob o iglesias como la de San Caralampio de A Toxa

Después de un buen desayuno en Casa Emilio junto a la estación de Catoira, nos disponemos a comenzar la jornada que si bien la ruta no visita las torres nosotros si lo hicimos. A través de las pasarelas y caminos de piedra nos disponemos a vivir un poco de la historia de este impresionante conjunto. Saliendo de él volvemos a retomar la senda que por suaves caminos sale del margen del rio para por momentos adentrarse por carreteras secundarias. Al cabo de un rato ya llegamos primeramente a Pontecesures y poco después a Padrón. Lugar de visita obligada por infinidad de motivos como son la plaza de abastos, alameda e Iglesia de Santiago. Después de un breve refrigerio continuamos ya sin mas paradas hasta la estación de A Escravitude, donde acaba la jornada de hoy.
  • Foto de Colegiata de Iria Flavia ( O Santa María de Adina)
  • Foto de Colegiata de Iria Flavia ( O Santa María de Adina)
  • Foto de Colegiata de Iria Flavia ( O Santa María de Adina)
  • Foto de Colegiata de Iria Flavia ( O Santa María de Adina)
  • Foto de Colegiata de Iria Flavia ( O Santa María de Adina)
Entre Cruces y Padrón la parada casi obligada es Iria Flavia, conocida igualmente como Santa Maria de Adina y en donde, cuando los romanos imponían su ley, confluían un total de siete vías. Ahí sí que son palabras mayores, porque se trata de una de las iglesias más antiguas de Galicia. Antigua Sede Episcopal y primer templo mariano del mundo. Vespasiano (Tito Flavio), emperador romano elevó a Iria a la consideración de municipio y a partir de entonces se le llamó Flavia. San Agatadoro, fue el primero en ocupar la silla episcopal, en el año 40 de nuestra Era. Teodomiro, Obispo de Iria, con todo su séquito de canónigos, fue el que descubrió el sepulcro de Santiago el Mayor un 25 de Julio del año 813., de ahí la gran importancia en la tradición jacobea. Despues del descubrimiento de las reliquias del Apóstol Santiago la importancia de Iria-Flavia pasó a Santiago que crecía con la misma rapidez que este cabildo iriense declinaba pero actualmente sigue siendo un lugar de culto en la tradición jacobea. El Pedrón, las Peñas y la Iglesia de Iria, son los tres pilares de la cuna jacobea, siendo de esta manera que el mito de Santiago nació en Padrón. Iria Flavia no impresiona tanto por su edificio -aunque sí llaman la atención las torres escalonadas- como por su historia: en dicha Iglesia se encuentran enterrados 28 Obispos Santos ya que los alrededores fueron desde siempre cementerio (y donde, actualmente, los arqueólogos se encargaron de sacar a la luz una buena relación de sarcófagos antropomorfos y otra serie de objetos). En el cementerio de Santa Maria de Adina pidió y fue enterrada la gran poetisa Rosalía de Castro hoy en el Panteón de Gallegos Ilustres, en Santiago de Compostela. El primer templo fue levantado paralelamente a la introducción del cristianismo, y a finales del siglo X Almanzor lo redujo a cenizas. El arzobispo Gelmírez, en el siglo XII, ordenó la reconstrucción del edificio, que hace más de dos siglos y medio sufrió una muy completa remodelación. Hoy, en el interior, vidrieras, la capilla del Obispo de Quito y los sepulcros de obispos irienses detienen la mirada, como sucede con el timpano -representando la Adoración de los Reyes- en el exterior.
  • Foto de A Escravitude
  • Foto de A Escravitude
  • Foto de A Escravitude
  • Foto de Alameda de Padrón
  • Foto de Cruce via tren, ojo
  • Foto de Iglesia de Santiago
  • Foto de Iglesia de Santiago
La iglesia de Santiago de Padrón, de austero neoclasicismo, guarda testimonios de los templos precedentes, una inscripción de tiempos de Gelmírez, patrocinador de la iglesia románica, y un púlpito gótico, con la imagen de Santiago Peregrino, perteneciente a la iglesia del siglo XV que mandó construir el arzobispo Lope de Mendoza. Estos templos medievales, vencidos por el paso del tiempo, ya guardaban en su presbiterio la pieza más jacobea de la villa: el Pedrón, interpretada como ara romana dedicada a Neptuno y en la cual, según la Tradición, se amarró la Barca de Pedra que había transportado el cuerpo del Apóstol y a sus dos discípulos Teodoro y Atanasio. En la Alta Edad Media se usó el Pedrón como base del ara de altar de la primitiva iglesia dedicada a Santiago, levantada por el obispo Teodomiro en el siglo IX.
  • Foto de O Vilar
  • Foto de O Vilar
  • Foto de Pasarela de madera
  • Foto de Pasarela de madera
  • Foto de Pasarela de madera
  • Foto de Pontecesures
  • Foto de Pontecesures
  • Foto de Pontecesures
  • Foto de Pontecesures
  • Foto de Pontecesures
  • Foto de Pontecesures
  • Foto de Torres de Catoira (Torres de Oeste)
  • Foto de Torres de Catoira (Torres de Oeste)
  • Foto de Torres de Catoira (Torres de Oeste)
  • Foto de Torres de Catoira (Torres de Oeste)
  • Foto de Torres de Catoira (Torres de Oeste)
  • Foto de Torres de Catoira (Torres de Oeste)
En la desembocadura del Río Ulla se encuentra este magnífico complejo fortificado en el que varias civilizaciones dejaron su huella. Al ser un emplazamiento estratégico natural fue habitado durante largas épocas de la historia. Como mínimo este complejo estuvo habitado en la época castreña, durante los siglos II y I a.c.. Los romanos consiguieron que incluso fuera un importante puerto de transporte de mercancías. Pero no fue hasta el siglo IX cuando Alfonso V (El Noble) mandó reconstruir el Castellum Honesti para poder frenar las incursiones de los normandos y de los sarracenos hacia la ciudad de Santiago en la isla de Oneste. Fue este topónimo el que más tarde derivaría en “Oeste”, por lo que es más correcto decir Torres de Oeste y no “del Oeste” aunque su situación occidental así parezca indicar. Aquí comienza la historia de las heróicas resistencias y grandes victorias y derrotas sobre los vikingos. Aquí mismo fue encontrado el Crismón de la Victoria que se conserva en el museo de Pontevedra. A partir del siglo XVI fue perdiendo su valor estratégico y por lo tanto paulatinamente abandonado. El recinto constaba de siete grandes torres situadas a ambos lados del río que vigiliban y cerraban con una gruesa cadena el paso de los vikingos y piratas Estas formaban parte de un conjunto amurallado de forma elíptica. Una de las torres, la más alta, era llamada Torre de Lugo debido a que fue esta ciudad la que costeó esta construcción. Dentro de las murallas esta la capilla de Santiago. Hoy en día, además de esta capilla, se conservan restos de dos grandes torres, diversas estancias y los restos reconstruidos de las murallas defensivas.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta