Tiempo  4 horas 56 minutos

Coordenadas 1078

Fecha de subida 2 de junio de 2018

Fecha de realización junio 2018

-
-
574 m
441 m
0
4,6
9,1
18,24 km

Vista 48 veces, descargada 3 veces

cerca de Los Arcos, Navarra (España)

Esta etapa es la de más kilometraje que hemos realizado hasta el momento, para ello hemos avisado de la dificultad que hay en la segunda mitad del recorrido, donde los toboganes son muy frecuentes con algunas cuestas de consideración. Salimos de Los Arcos y el camino se vuelve pista, los campos los encontramos con un precioso verde, de plantaciones de trigo y guisantes. En el km 7 entramos en el primer municipio Sansol, la misma carretera nos saca de él. Una fuerte bajada nos deja a la entrada del segundo y último municipio del día, Torres del Rio. Ascendemos hacia su núcleo contemplando sus casa antiguas y un poco antes de llegar al alto, realizamos una parada en el alberge y hospedería La pata de Oca. Nos ha llamado la atención su precioso patio, el cual esta engalanado con macetas florares que llenan una pared, y sus simbología sobre la afición a los templarios, esto hacen del lugar un sitio ideal para tomar un tentempié. Salimos de Torres, y entre olivos, almendros y cerezos continuamos nuestro camino. Al poco comienza el peor trazado de la etapa, bajadas y subidas pronunciadas hacen que nuestro caminar se ralentice, hasta llegar al cruce de la carretera NA-7206, donde contemplamos el final de la etapa. Aquí también contemplamos Logroño al fondo, y con él los tambores del cielo comienzan a resonar a lo lejos. En Logroño se está formando una gran tormenta y las cortinas de lluvia se aprecian con claridad, nos quedad apenas 4 km para el final y dudamos de que podamos llegar sin mojarnos. Paso a paso vamos salvando el agua, ya que estamos a las puestas de Viana. Al pasar el cartel de Viana unas gotas nos bautizan muy suavemente, y al poco requerimos sacas nuestros paraguas y ponchos para refugiarnos del agua intensa que comienza a caer. Terminamos a las 15:30 en el café Dunas donde su dueña (Maria Angeles Eguzkiza) nos esta esperando. Esta Alsasuarra se traslado hace 6 años por temas laborales a Viana y ha conseguido forjar una nueva vida en compañía de su marido e hijos. Hoy nos ha abierto el local (ya que lo tiene cerrado unas horas a la tarde) para agasajarnos un una estupenda comida que nos ha preparado con mucho cariño y con la añoranza de tener en su local a estos 8 entrañables peregrinos paisanos suyos. Después de comer que el tiempo a descampado realizamos nuestra última instantánea en el corazón de Viana.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta