Coordenadas 811

Fecha de subida 3 de febrero de 2019

Fecha de realización febrero 2019

-
-
1.112 m
1.018 m
0
6,3
13
25,0 km

Vista 50 veces, descargada 4 veces

cerca de Abánades, Castilla-La Mancha (España)

Lugares visitados:
Abanades.
Cortes de Tajuña.
Luzaga.
Anguita.
Cuevas del Cid.

Comentario.
Comenzamos en Abanades donde visitamos el frontón (en cuya pared conserva bombas de la guerra civil), también recorrimos su magnífico Parque del agua donde la gente puede disfrutar en verano. Comenzamos a andar dejando atrás La Muela y el Castillo, dos pequeños promontorios entre los que discurre el Tajuña, y nos dirigimos por el camino hacia el Cerro de Las Covachuelas. Enseguida vemos un cruce que señala las Rutas I y II hacia la izquierda y la IV hacia la derecha. Tomamos la izquierda y comenzamos a avanzar con un viento frontal muy fuerte y sobre todo muy frio.
Dejamos a la derecha el Altillo del Tranco y el Cerro de Las Covachuelas y cruzamos el Barranco de la Canaleta. Ahora nos acercamos hacia el rio. El valle se estrecha, especialmente en el Puntal de Cerro Bolloso y se convierte en un valle de gran belleza.
La Cuerda del Cerro Bolloso por la derecha del camino y la Cuesta de Los Riscos por la izquierda nos encierran en un bonito Cañón comparable al rio Dulce o al Henares. Hacemos varios meandros a izquierda y derecha llegando a la zona del Pontón, donde cruzamos el Tajuña. Antes del cruce habíamos subido por el margen izquierdo del rio, ahora subimos por el derecho hasta Cortes, donde volveremos a pasar al izquierdo.
Seguimos hacia arriba dejando a la izquierda las laderas empinadas de Pozo Redondo y la Presa. A nuestra derecha queda Peñarrubia. Por fin entramos en Cortes de Tajuña donde bebemos y tomamos un tentempié. Volvemos a cruzar el rio por el puente del pueblo. Por tanto, nos encontramos otra vez subiendo por el margen izquierdo. Nos apartamos un poco del curso pasando entre Cabeza Mediana y peña del Búho por la izquierda y la Peña de la Fuente por la derecha. Enseguida llegamos a La Ermita de San Enrique y el Torreón de Albalate de Tajuña, ya en terrenos de Luzaga.
Seguimos adelante desplazándonos a la derecha hacia el Cerrajón Grande para tomar el camino que nos llevará hasta el mencionado pueblo Luzaga. A nuestra derecha queda el Cerro de la Necrópolis Celtibera donde parece que habitaban los celtiberos Lusones, posteriormente habitado por los romanos. Por fin entramos en la población y enseguida encontramos la casa en cuya fachada hay un Caballo Celtibero. Mientras lo admirábamos, las campanas de la iglesia repicaban sin parar, porque unos metros más arriba, por la siguiente calle pasaba la procesión de San Blas, a la que tuvimos el gusto de asistir. El pueblo está muy bien cuidado, con casas de piedra de arena blanca y roja, esta ultima en jambas y dinteles de puertas y ventanas.
Pasado Luzaga seguimos unos cientos de metros por la carretera hasta el cruce. El Tajuña a nuestra izquierda con un magnifico lugar de descanso para el verano, y rocas muy caprichosas a nuestra derecha. Hasta ahora en el camino hemos tenido hielo, nieve y chorlitos colgando de las rocas. Ahora la temperatura está mejorando. El cuanto cruzamos la carretera de Alcolea comienza el pinar. Ahora el paisaje es muy distinto, agua limpia en el rio, pinos resineros, muchos de ellos centenarios que se salvaron del gran incendio ocurrido entre el 16 y 20 de julio de 2.005. Muchos de los arbustos presentan una coloración rosácea porque ya tienen yemas en sus extremos.
Dejamos a la derecha el camino al campamento el Doncel y seguimos por la Pradera del Tiemblo en cuyo centro volvemos a cruzar el Tajuña. A nuestra izquierda quedan ahora unas roquedas rojas verdaderamente curiosas y bonitas. Continuamos pasando junto al campamento juvenil de Anguita, más adelante a nuestra derecha dejamos un antiguo molino con el tejado recién restaurado. Por fin en la zona de Cañamares volvemos a cruzar el rio pasando otra vez al margen izquierdo por un camino que ya nos llevará hasta Anguita.
Entramos al pueblo por la plaza mayor donde está el Ayuntamiento. Paramos, comemos y damos por finalizada la ruta. Aunque más tarde recorremos el encantador pueblo y nos acercamos a las Cuevas del Cid campeador, que nos impresionaron por su magnitud.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta