Tiempo  7 horas 59 minutos

Coordenadas 3471

Fecha de subida 13 de noviembre de 2018

Fecha de realización octubre 2018

-
-
1.546 m
648 m
0
4,7
9,5
18,93 km

Vista 219 veces, descargada 10 veces

cerca de Lanjarón, Andalucía (España)

IMPRESCINDIBLE!!!! Quizas sea este el adjetivo mas adecuado para la ruta que hoy presento. Podria ponerle muchísimos mas: preciosa, admirable, incomparable, unica, esencial, maravillosa, etc. pero creo que IMPRESCINDIBLE es el que mejor se adecua a las características de esta ruta. Una ruta de una belleza intrínseca en si misma, que con sus mil tonos de verde, entremezclados con la amplia paleta de ocres que nos da el otoño, conforman un espectáculo indescriptible en las alpujarras nevadenses, todo un placer para los sentidos de todos los senderistas que se adentren entre las veredas y acequias de esta maravillosa ruta.
Con este trayecto disfrutaremos del rumor de las aguas de las acequias, que serán nuestras compañeras y guias durante la mayoría del trayecto, deleitándonos con el espectáculo de los saltos, remolinos, cascadas, remansos y recovecos que estas nos ofrecen.
Las acequias por las que transitaremos, acequia del Aceituno, de Cecarta, Nueva, Mezquerina, etc, forman parte de una red de canalizaciones que, durante siglos, se han construido, permitiendo una agricultura exuberante en toda la zona. Estas son acequias denominadas de Careo, construcciones típicas de la Alpujarra que permitían la recdarga de los acuíferos , guiando el agua del deshielo desde las cumbres de Sierra Nevada, mediante aportaciones llamadas "remanentes", o bien desde una toma principal que se situa en los puntos de nacimientos de ríos o barrancos canalizadores del agua proveniente de mayores altitudes.
Este agua canalizada en las acequias de Careo tiene como objetivo la infiltración en lugares especialmente permeables, susceptibles de almacenamiento, como simas y caladeros aumentando de esta manera el nivel freático, y que mas tarde podrán brotar a través de fuentes o surgencias que darán lugar a las tradicionales acequias de riego, o servir par el abastecimiento de la población.
Por otro lado, además del culto al agua que supone esta ruta, nos vamos a encontrar con un precioso bosque de castaños centenarios, el cual, en esta época del año, que creo que es la ideal para hacer esta ruta, nos va a aportar los matices mas bellos de las tonalidades de verde de todo el recorrido, combinándolos con el ocre claro de las vainas espinosas de sus frutos, que tendremos la oportunidad de recoger a nuestro paso, pues los encontraremos por doquier, gracias a que estos han llegado a su maduración y caen de los arboles por el simple efecto de la gravedad.
En cuanto a la ruta en si misma, he de advertir, antes de nada, de que esta contiene tramos aéreos que quizás sean un hándicap para aquellos que sufran de vértigo o miedo a las alturas, y aunque algunos de estos tramos aéreos están bien protegidos por vallas, otros no lo están, y en caso de caída puede ser de consecuencias fatales. Pero con un poco de temple y habilidad en el caminar no debemos tener mayores problemas.
Principalmente hemos usado para esta ruta el sendero denominado Cerecillo-Mezquerina, haciéndolo en la ida por la margen derecha de rio Lanjaron si lo tomamos como referencia en bajada, es decir subimos por la loma del Cerecillo y el regreso por la acequia Mezquerina, es decir, margen izquierda del rio, rodeando de esta manera el valle del propio rio Lanjaron.
También hemos usado otros senderos de la modélica red de senderos de Lanjaron, como el PR-a 345, PR-A 34, el sendero "ACEQUIA ACEITUNO-CECARTA", el Sulayr en su tramo 4 desde las Casas de Tello hasta Puente Palo, el GR 7 E4 en su tramo Lanjaron-Cañar, y el tramo BTT entre la acequia Mezquerina y el GR7.
Para acabar la ruta, y debido a una fuete torcedura en el tobillo que sufrio mi compañera Cynthia, decidimos hacerlo por el PR-A 345, aprovechando la carretera y pista cementada, mas fácil de caminar, aunque un poco mas largo que el tramo pedregoso y empinado que nos ofrecia como principal opción el GR7. En condiciones normales no hubiésemos elegido esta opción, y hubiésemos bajado de forma mas directa en este ultimo tramo.
Por lo demás se trata de una ruta fantástica, con unos paisajes de ensueño, IMPRESCINDIBLE de hacer en el otoño granadino.
Nos vemos en los montes.
NOTA:
La dificultad de cada ruta depende de factores tan distintos como la longitud de la misma, el desnivel positivo, el desnivel negativo, el estado del terreno que pisamos, la meteorología reinante en ese dia y sobre todo la condición física y psicológica con la que afrontemos la ruta. Por lo tanto la calificación de cada ruta es subjetiva y habrá de amoldarse a todos estos factores en particular.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta