Tiempo  6 horas 15 minutos

Coordenadas 861

Fecha de subida 18 de abril de 2019

Fecha de realización abril 2019

-
-
804 m
308 m
0
3,2
6,4
12,79 km

Vista 29 veces, descargada 0 veces

cerca de San Miguel de Linares, País Vasco (España)

Recorrido en bucle, en sentido de las agujas del reloj, que tiene como objetivo ascender a esta montaña de Las Encartaciones, cuya cima ofrece unas vistas espléndidas sobre los valles de Sopuerta, Artzentales y Turtzioz, así como de las sierras circundantes (montes de Triano, Ordunte, Armañón, Jorrios...).

A la ida, desde la carretera que comunica San Miguel con Santa Cruz (BI-4613), tomamos la ancha pista que sube al collado de Betaio. La abandonamos en el collado entre El Somo y Alen, para desde aquí enfilar directos hacia esta última cima. Más arriba del collado, tras superar (sin senda) un terreno mixto de hierba y roca, remontamos por fuerte pendiente de hierba el tramo final hasta la cumbre. A la vuelta, desde el cercano colladito norte, descendemos por pistas entre pinos al antiguo barrio minero de Alen (Sopuerta). Una buena pista nos baja a la parte inferior de la mina, bordeando luego por senda la vertiente oriental del monte Jerelagua, hasta acceder al barrio de Rebollar (Artzentales), desde donde un vial asfaltado nos devuelve al punto de partida.

Iniciamos la marcha en el frontón de San Miguel de Linares, al lado de la iglesia de San Miguel Arcángel, siguiendo la carretera que sube (N) al barrio de Santa Cruz (atajo inmediato de frente en la primera curva). A los 8 ó 9 minutos, edificio aislado a la izquierda y dos desvíos consecutivos a la derecha. Sin tener en cuenta el primero de ellos, que se dirige al barrio de La Toba (señal de parada de bus y de agroturismo), tomamos el segundo unos metros más adelante, con el suelo hormigonado. La pista va ganando altura suavemente, con una alambrada a la derecha y campas al otro lado (NO, girando a NE y luego N).

En las bifurcaciones que más adelante se presentan, elegiremos siempre el ramal cementado. Cuando llevamos andando por la pista unos 25 minutos, llegamos a una bifurcación al pie de la despejada loma de El Somo. En ella giramos a la derecha (E), cruzando dos minutos después un paso canadiense. En este punto, el firme de cemento da paso a otro de tierra, justo a la entrada en un bosque de eucaliptos (ya nos acompañan desde hace rato por la derecha). No haremos caso de un desvío que sale a la izquierda 5 minutos después.

La ancha pista gana altura gradualmente mientras va girando a la izquierda por la vertiente oriental de El Somo hasta tomar rumbo norte y acceder al despejado collado que enlaza este monte con Alen, donde llega a su fin el pequeño pinar que llevamos a la derecha y ha sustituido a los eucaliptos. Un minuto antes, hemos pasado por un cruce de pistas, en el que hemos desechado los ramales de la izquierda que van hacia las laderas de El Somo.

En el collado, abandonamos la pista principal, que sigue de frente a Betaio y continuamos por una traza menor, a la derecha de la anterior, que asciende de forma directa hacia Alen (ENE, luego NE). Unos 9 ó 10 minutos después, llegamos a unas ruinas de antiguas construcciones mineras.

Por la derecha de las ruinas, entramos ahora en zona rocosa sin traza de senda. Se trata de un terreno mixto de hierba y roca, por el que se progresa fácilmente con buen tiempo, a través de los pasillos herbosos (E, luego NE y E), aunque conviene tener precaución en caso de niebla o lluvia. Tras superar un pequeño resalte que nos obliga a perder unos pocos metros de altura, el resto de la subida puede hacerse por hierba. Mantenemos un trecho la dirección (E) para luego, junto a uno de los pocos árboles de la ladera, girar a la izquierda y ascender (N) con fuerte pendiente al lomo herboso que vemos a este lado. Un corto ascenso por el lomo (E) nos sitúa en el cordal sur, donde volvemos a girar a la izquierda para remontar (N) el tramo final, entre restos de antiguas trincheras, hasta alcanzar la panorámica cumbre de Alen (804 metros de altitud).

Descendemos por senda (N) al cercano collado entre Alen y Artatxo, tomando aquí la pista que aparece a la derecha (SE). Al llegar a una bifurcación (unos 6 minutos desde el colladito), seguimos el ramal que gira bruscamente a la izquierda y desciende entre pinos. Pronto vemos una senda de buena traza que por la derecha baja directa, dudando entre seguirla o no. Al final, no la tomamos, aunque creemos que puede ser una buena opción para acceder al barrio de Alen, acortando sensiblemente la ruta. Continuamos, por tanto, por la pista, que baja (N) con ligera pendiente, aunque más adelante decidimos atajar por un ramal secundario (derecha)(SE), bastante sucio en su parte final, que nos lleva al encuentro con una ancha pista. Por ella hacia la derecha (S, luego SE), llegamos sin problemas al barrio de Alen, en cuya entrada vemos las ruinas de la iglesia.

Junto al frontón del barrio y área de descanso contigua, se localiza una pista cementada, que sigue el trazado del viejo ferrocarril minero que bajaba a la zona de Castro Urdiales. Continuamos por ella a la derecha, sin apenas desnivel (O, gira luego al sur). Enseguida el firme pasa a ser de tierra y piedrilla. A los 10 minutos de haber dejado el frontón, importante bifurcación. Dejando el ramal de la derecha (parece ir hacia la parte alta de las minas), seguimos de frente (S), describiendo en bajada una gran curva a la izquierda, seguida de otra a la derecha (S). El camino sigue su descenso en lazadas (SSE) a la parte inferior de la antigua mina, donde desemboca en una pista hormigonada, junto a la puerta de entrada a una finca, en la que vemos una casa nueva al fondo del prado. Bajamos por esta pista unos 5 minutos, hasta acceder a un pequeño rellano donde se levanta una antena y un edificio.

En este lugar, abandonamos el camino cementado, que gira a la izquierda hacia el barrio de El Sel, en la carretera que sube a Alen (BI-4615), y seguimos de frente, en ligera subida (S, luego SE). El camino, al principio de buena traza y luego convertido en senda por la densa vegetación existente, realiza un flanqueo del monte Jerelagua por su costado oriental. Al final, afronta con clara traza un corto y fuerte repecho por bosque de eucaliptos, llegando a un pequeño alto. Unos metros más abajo, bifurcación de pistas. Por el ramal izquierdo, descendemos (S) por el bosque hasta la salida del mismo, desembocando en un vial cementado. Por la izquierda (S), este camino nos conduce en unos 7 minutos a la ermita de Nuestra Señora de las Nieves, en el barrio de Rebollar.

Continuamos por el vial, ahora asfaltado, desviándonos a la izquierda en la próxima bifurcación, unos 3 minutos después de dejar la ermita. La estrecha carretera nos conduce sin pérdida al núcleo urbano de San Miguel de Linares. Poco antes de llegar a San Miguel, al cruzar el puente sobre el arroyo Pedreo, tenemos la opción de acercarnos al pie de un hermoso roble, calificado como "Arbol Singular Protegido", que nos ha llamado la atención desde la carretera, antes de acceder al puente.

Tiempos netos de marcha a ritmo tranquilo: de San Miguel de Linares (iglesia) al collado entre El Somo y Alen: 55 minutos. De dicho collado a la cima de Alen: 1 hora. De la cima de Alen al barrio de Alen (frontón): 40 minutos. Del barrio de Alen a la ermita de Nuestra Señora de las Nieves (barrio Rebollar): 1 hora 5 minutos. De dicha ermita a la iglesia de San Miguel de Linares: 25 minutos. En total, 4 horas 5 minutos.

Desnivel total aproximado: unos 560 metros.
13-ABR-19 10:44:58
13-ABR-19 10:58:10
13-ABR-19 11:14:32
13-ABR-19 11:23:43
13-ABR-19 11:45:13
13-ABR-19 12:08:56
13-ABR-19 12:58:01
13-ABR-19 14:33:07
13-ABR-19 14:38:44
13-ABR-19 14:50:33
13-ABR-19 14:54:54
13-ABR-19 15:12:12
13-ABR-19 15:30:26
13-ABR-19 15:51:24
13-ABR-19 15:57:50
13-ABR-19 16:15:44
13-ABR-19 16:24:32
13-ABR-19 16:32:30
13-ABR-19 16:36:56
13-ABR-19 16:48:27

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta