Tiempo en movimiento  una hora 14 minutos

Tiempo  una hora 34 minutos

Coordenadas 797

Fecha de subida 1 de junio de 2018

Fecha de realización junio 2018

-
-
60 m
20 m
0
1,1
2,2
4,45 km

Vista 109 veces, descargada 8 veces

cerca de Sabinosa, Canarias (España)

Casi por casualidad nos enteramos de que no hacía mucho tiempo que se había abierto esta ruta en el extremo oeste de El Golfo, en El Hierro, y fuimos a conocerla.

El sendero tiene el código SL-EH 3 y discurre casi en su totalidad sobre piedra volcánica, por lo que conviene que llevar calzado con suela adecuada. Por lo demás, está bien señalizado, no tiene gran dificultad técnica, ni grandes desniveles, ni desviaciones en las que perderse.

Iniciamos la ruta en las proximidades de la Playa de Arenas Blancas, siguiendo un camino que sigue en general el recorrido de la línea de costa. Nos salimos del camino balizado en numerosas ocasiones para asomarnos a ver las oquedades de tubos volcánicos por los que se colaba el mar entre la piedra volcánica, los arcos en los acantilados u otros accidentes de la costa.

Impresiona la fuerza del mar en esta costa y cómo ha ido labrando, ola a ola, la roca de un acantilado ya suficientemente accidentado por su origen volcánico.

Cuando por fin llegamos a contemplar el magnífico arco de La Tosca decidimos emprender el regreso, pero no por el mismo camino, sino acercándonos a la carretera HI-500 por un sendero muy cómodo para andar. La carretera era casi una prolongación del sendero por la tranquilidad con la que se transitaba por ella. La prueba es que en el trayecto que recorrimos por asfalto no vimos más que un par de coches.

A destacar también el viento, que nos acompañó en toda la ruta. Y los pescadores de caña encaramados en los riscos del acantilado y de los roques, en lugares imposibles de acceder y más de mantenerse en equilibrio con una mínima comodidad, sin manifestar ninguna emoción en cuanto al riesgo que asumen.
En la zona de la Punta Arenas Blancas
No se aprecia bien, pero al fondo del hueco se ve el mar batiendo
Efectivamente había costras de sal en las pequeñas oquedades de la parte superior.
Abrumados por el tráfico

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta