-
-
621 m
204 m
0
4,8
9,6
19,29 km

Vista 1847 veces, descargada 29 veces

cerca de Arroyo de la Miel, Andalucía (España)

Esta ruta improvisada te llevara desde Arroyomolinos (Benalmádena) hasta Alhaurín de la Torre.
Recorrido de casi 20 kilómetros en 3 horas y media, con paraditas para refrescar a mi compañera de fatigas, que el día no acompañaba.
La ventaja principal de esta ruta, es el equilibrio de esfuerzos, ya que como puedes ver en el perfil, queda muy compensada la ida y la vuelta. De esta manera el esfuerzo es más equitativo y no sucede como otras rutas de montaña, donde después de pegarte la paliza subiendo, te aburres en una bajada que se te hace eterna.
El camino empieza en el cementerio de Benalmadena, siguiendo la ruta 1. Como ya se ha comentado en otras ocasiones, los primeros dos kilómetros son muy duros, hasta coronar un repecho donde encontramos el primer cartel direccional de “LA CAÑADA DE LOBOS” el siguiente kilómetro, hasta el próximo cartel de la cañada es algo más suave.
Para los ciclistas el camino es bastante duro. La ventaja que encontraran, es que los tramos más duros se corresponden con un buen firme, muchas veces de asfalto, que les permitirán un buen agarre.
Al llegar al cruce (Kilómetro 3), giramos a la derecha, eligiendo de los dos caminos que salen, el de la izquierda que es una bajada prolongada.
El camino de la derecha lleva hasta el refugio y albergue de La cañada del Lobo. La pista forestal por la que circulábamos hasta este cruce te lleva hasta la parada final de teleférico.
La pista por la que circulamos es una continua bajada con un firme muy erosionado de arena y piedras sueltas, que unidos al fuerte desnivel de algunos tramos, se hace complicado mantener el equilibrio y algún susto te puede dar.
En algo mas de 1 kilómetro llegamos a una de las canteras más grandes de esta sierra. Hay que bordear la cantera siguiendo la carretera asfaltada.
Deberás extremar el cuidado, ya que por esta carretera acceden vehículos pesados a la cantera y algunas curvas son muy cerradas, impidiendo ser vistos hasta el último momento.
Dos kilómetros más y llegamos a las urbanizaciones de Alhaurín de la Torre, mitad del camino.
El regreso es por el mismo camino. Hay que desandar lo andado y lo que antes era una
bajada que nos ha supuesto muy poco esfuerzo, ahora se convierte en una penosa subida, en especial una vez superada la cantera. El suelo es tan poco compacto que al impulsarte con cada zancada, resbala el calzado, dureza añadida al desnivel de algunos tramos que superan el 20%.
Estamos de nuevo en el cruce de la cañada y ya solo queda girar a la izquierda, en busca del cementerio, donde iniciamos la marcha.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta