Tiempo  6 horas 28 minutos

Coordenadas 1903

Fecha de subida 17 de diciembre de 2017

Fecha de realización diciembre 2017

-
-
606 m
345 m
0
2,6
5,1
10,26 km

Vista 351 veces, descargada 29 veces

cerca de Gobantes, Andalucía (España)


 Trazado que nos permite acercarnos a las cuevas del Gaitanejo, espectacular mirador natural sobre el Embalse del Gaitanejo y la entrada norte al Desfiladero de Gaitanes, y como no, sobre las pasarelas del Caminito del Rey bajo los Tajos del Almorchón.

 El trazado práctico para la visita sería lineal, ida y vuelta por la Fuente del Carrizo, pero optamos por cerrar una circular por el Arroyo Todosaires, no muy acertada, ya que por momentos nos encontramos inmersos entre la maleza de la ladera del barranco, maleza densa entre pinos, lentisco y romero.

 Por ello, AVISO que la segunda parte de la remontada del arroyo, desde que se pierde la senda, hasta el punto indicado como "redil y senda", es una batalla campal, desconociendo que exista senda a tal fin. Si alguien opta por el mismo camino, que se arme de paciencia, pantalón y manga larga.



(Vista del Embalse del Guadalhorce)



 Partimos de un pequeño aparcamiento junto a la carretera que parte de los embalses en dirección a Antequera. Desde aquí, en el margen del embalse, nos adentramos en la sierra por la carretera que nos deja junto a una Casa forestal.
 Justo al sobrepasar la casa, nos desviamos a la izquierda por la vereda que desciende hasta la Fuente del Carrizo.



(Fuente del Carrizo)



 Continuamos por la senda que nos sigue acercando al barranco del arroyo Todosaires, tocando el lecho del barranco a la altura del desplome de éste sobre el río Guadalhorce.
 Durante nuestra marcha, sobre el Embalse de Gaitanejo, nos movemos por el límite del Paraje Natural del Desfiladero de Gaitanes. Podremos disfrutar de los primeros rayos de Sol colándose por los tajos del desfiladero, así como de las vistas de los Tajos del Almorchón, el Pico Convento y el resto de Sierra Parda.



(Entrada al Desfiladero de Gaitanes)



 Sobre el arroyo Todosaires la senda se difumina hasta perderse, seguimos por veredas de animales intenta acercarnos a los tajos de nuestra izquierda. Así evitaremos el acercamiento al vertical corte que produce el barranco y nos permitirá ascender paralelos a la pared en lo que sigue de marcha.



(Repisa de las Cuevas de Todosaires)



 Teniendo en cuenta la umbría en la que nos movemos, y la humedad que guarda el terreno, prestaremos cuidad en lo resbaladizo del terreno.
 Tras recorrer los bajos de la pared alcanzamos la primera cueva, ésta sin salida a la vertiente opuesta. Unos metros más y podemos acceder al túnel que atraviesa la arista, tramo oscuro y con pendiente en descenso hasta la ventana que se abre al valle del desfiladero.



(Una de las Cuevas de Todosaires)



 Continuamos hasta el extremo del espolón del tajo para adentrarnos en la cueva que nos ofrece las mejores sensaciones del recorrido. A la entrada, controlando el Embalse de Gaitanejo y la entrada norte del Caminito del Rey. Desde su abertura al desfiladero, la visual de los tajos del norte sobre la pasarela del caminito, continuando las vistas hacia el valle intermedio del Desfiladero de Gaitanes.



(Vista del Desfiladero de Gaitanes)



 Desde el acceso a la cueva, una pequeña repisa nos permite rodear el extremo del espolón para ganar de nuevo las panorámicas del desfiladero, además de otra pequeña cueva que se abre en la pared del tajo. Aquí tendremos precaución, ya que poco nos separa de la vertical caída al barranco.



(Vista del Desfiladero de Gaitanes y del Caminito del Rey)



 Damos por concluida la primera parte del recorrido. Si bien, una lineal hasta este paraje bien merece dedicarle la corta ruta de ida y vuelta, descubriendo uno de esos rincones singulares que nos ofrece esta sierra.
 Nosotros desandamos el camino hasta el lecho del arroyo Todosaires, pero con la idea de buscar un trazado circular nos planteamos remontar el arroyo.
Desde aquí, como indico al inicio, el trazado se irá convirtiendo en una batalla campal entre romeros y lentiscos sobre las laderas del arroyo.
 Yo invito a no emprender la marcha tal cual la realizamos nosotros, si bien, en próximas visitas intentaremos vislumbrar una senda practicable al efecto. Para los osados, seguimos la marcha.



(Remontando el Arroyo de Todosaires)



 Una vez cruzamos el arroyo, iremos enlazando veredas de animales en remontada del barranco por su flanco izquierdo según la marcha, por ahora bastante cómodo.
Pero cuando volvemos a cruzar el arroyo, dejamos de lado el atisbo de veredas que siguen su curso y decidimos remontar la ladera para ganar altura y visuales del barranco.
No muy buena elección que nos llevará a sumergirnos en un mar de arbustos y pinos.



(Bosque en el Arroyo de Todosaires)



 Evitar adentrarse en este ascenso sin GPS y buena orientación.
Tras ganar altura y alcanzar un pequeño claro sobre el barranco, podremos definir nuestros siguientes pasos en dirección a los Llanos de Cornicabra que nos ayudarán a salir de la sierra.
 Tras volver a descender al arroyo y disfrutar de un pequeño mirador natural sobre el frondoso barranco, volvemos a pisar caliza. Sobre la roca alcanzamos un vallado, que sobrepasamos para nuestra andadura por los llanos.



(Hacia los Llanos de la Cornicabra, vistas de los embalses y la Sierra de Peñarrubia)



&nbsoUn cómodo caminar nos acerca hasta la pista forestal de los Llanos de Cornicabra, dando la espalda a Sierra Llana, los tajos del Hornillo y el Salto de la Zorra.
 Este carril, que forma parte de la Gran Senda de Málaga, nos lleva de vuelta a los embalses, previo paso por el panorámico mirador de la Gran Senda. Vistas 360º sobre los embalses, Sierra de Peñarrubia, Almorchón, Salto de la Zorra, Sierra Llana y la huidiza cumbre de la Huma que sobresale sobre los tajos del Cortijo del Manco.



(Sierra Llana y Salto de la Zorra, desde los Llanos de la Cornicabra)



 Disfrutadas las últimas vistas de la jornada, proseguimos con el cierre de ruta descendiendo por la pista hacia la cantera, cruzamos la carretera y nos acercamos al punto de partida por unas antiguas instalaciones del embalse.



(Antiguo embarcadero junto al Embalse del Guadalhorce)



 Pocos metros nos separan del aparcamiento, punto de partida.
Y como no, siempre que lo permite la visita a este magnífico paraje, nos acercaremos por las presas hasta el bar el Kiosko para dar concluida la jornada.

Nos vemos en las montañas.

Ver más external

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta