-
-
2.888 m
1.682 m
0
4,0
8,0
15,9 km

Vista 544 veces, descargada 17 veces

cerca de Baños de Panticosa, Aragón (España)

No queda mucho para que el invierno se nos eche encima con la nieve que con tanto ansia se espera. Sin embargo, también habrá muchos fines de semana de quedarse en casa mientras la única nieve que se pueda ver sea la del telediario. Así que, aprovechando la calma antes de la tormenta que se espera para el domingo, el sábado decidimos gastar los últimos cartuchos del buen tiempo subiendo al pico Tebarray.
Durante la semana nevó algo en altura y no tenemos claro si hará falta o no material de invierno (piolet, crampones, etc), pero ante la duda decidimos echárnoslos en la mochila y luego ya se verá. El material de invierno lleva demasiado tiempo cogiendo telarañas en el armario y hay ganas de sacarle lustre de nuevo.
Quedamos pronto pues la ruta es larga, Cristina, Natalia y yo somos los únicos que hemos respondido a la llamada de la montaña, ja! Y gracias a esto estamos ya a las 09:00 andando. La ruta parte desde detrás del refugio de Casa de Piedra adentrándose en el bosque en zig-zags ascendentes, siguiendo las marcas del GR 11. El camino es claro y evidente y, aunque hay veces en que la senda se bifurca y divide en varios caminos, no dejan de ser variantes de la misma senda que se acaban encontrando de nuevo.
Cruzamos varias cascadas que siguen rugiendo potentes pues los ibones que las alimentan todavía permanecen ajenos al hielo que más tarde los cubrirá.
Más tarde el camino sale del bosque y prosigue por un terreno más abierto, en el que el barranco se ensancha y acaba en un muro de piedra que se yergue desafiante ante nosotros, es la Cuesta del Fraile. La senda salva el muro de roca mediante curvas ascendentes por la margen derecha, son tan solo 200m, pero hace que entremos rápidamente en calor. De hecho y como premio, un sol radiante nos recibe en lo alto de la cuesta, animándonos a continuar con paso decidido a nuestra cumbre, pues las vistas en este día tan despejado serán una delicia. Al poco llegamos a la presa que separa el ibón alto y bajo de Bachimaña con el cercano refugio que toma el mismo nombre que el ibón. La tentación de tomarnos un café y reposar un rato en el refu es grande pero sabemos que aún nos queda mucho camino por delante de manera que progresamos.
Seguimos y aparece ante nosotros el majestuoso ibón alto de Bachimaña, con su gran isla en medio que se erige solitaria y desafiante en medio de las aguas. En este punto es ya necesario calzarse los crampones, no hay nieve pero una gruesa capa de hielo dificulta mucho el paso.
La senda bordea el ibón siguiendo las marcas del GR 11 y en un punto del camino y marcado en una gran piedra, aparece una indicación azul que marca la ruta hacia los ibones Azules. Continuamos en dicha dirección siguiendo a partir de este momento los hitos del camino.
En suave pero constante ascenso, la senda cruza el ibón Azul bajo primero y poco más adelante el ibón Azul alto. Ambos están prácticamente helados, aunque aún queda algún reducto de agua que sigue sin helarse, seguramente la semana próxima quedarán completamente cubiertos de nieve y hielo.
Ganando altura llegamos al Cuello del Infierno. El también visible glaciar de los Infiernos, se encuentra cubierto ya por la nieve caída días atrás y el paso hasta el collado de Tebarray, presenta una nieve endurecida por el frío viento que baja desde el collado.
Con cautela pero decididos ganamos este paso que no presenta grandes dificultades, seguramente y con nieve más inestable será un punto delicado en otras ascensiones invernales.
Desde el collado se tiene una visión espléndida del pico e ibón de Tebarray. En pocas ocasiones un ibón descansa tan cercano a una cumbre, un detalle singular de esta ascensión que seguramente no olvidaremos nunca.
Desde el collado, el camino hasta la cumbre es claro y evidente, ascendiendo por la margen izquierda se ganan los últimos metros que nos separan de esta emblemática cumbre.
Una última sorpresa de esta ruta serán las impresionantes vistas que se tienen desde la cima. Además de los cercanos picos Marmoleras y Piedrafita al este, al sur se encuentran el Garmo Negro y los Infiernos. Al oeste y más lejanos surgen entre las nubes el Collarada, el Acher, el Anayet, Midi y un largo etcétera en todas las direcciones, todo un gustazo para los ojos.

2 comentarios

  • Foto de NaT86

    NaT86 20-nov-2016

    11 horas de actividad? Acaso tenias dudas de como colocarte los crampones? XD

  • Foto de Victicor

    Victicor 21-nov-2016

    Jajaja, tienes toda la razón compi.
    No hagáis caso al tiempo que marca la ruta, es una ascensión que se hace en 8 horas tranquilamente.

Si quieres, puedes o esta ruta