-
-
4.180 m
3.161 m
0
1,9
3,8
7,61 km

Vista 326 veces, descargada 19 veces

cerca de Ifergane, Marrakech-Tensift-Al Haouz (Morocco)

Subida al Jebel Toubkal desde el refugio homónimo por la ruta clásica.
Saliendo del refugio a mano izquierda, se suben las escalerillas y la vereda se bifurca a los pocos metros. Obviamos el ramal principal, que sube recto hacia el sur, y giramos a la izquierda por el que se dirige al río. Cruzamos el río y emprendemos una subida bien marcada en todo momento. La cima del Toubkal está enfrente de nosotros según ascendemos por el valle, pero para acceder a la misma hay que optar por un empinado canchal a nuestra izquierda o por un camino más accesible a la derecha. Tomamos el camino de la derecha y, sin más dificultad que la derivada de la altitud (en verano, claro está) alcanzamos el Tizi n'Toubkal. Aunque la cima, con un gran tajo a la derecha, parece cercana, todavía tendremos que superar una buena subida por la parte izquierda de la arista hasta alcanzar la cumbre (ojo a las piedras heladas, incluso en pleno verano, en las zonas sombrías).
Tras admirar las espectaculares vistas y el horrendo engendro metálico de la cumbre, volvemos sobre nuestros pasos hasta el collado. En lugar de descender, hacemos más interesante la excursión ascendiendo a la cumbre secundaria de esta cuerda, el llamado Toubkal oeste. La primera parte de la vereda no presenta problemas, pero al acercarnos a las cimas gemelas de la montaña, tendremos que dar pequeños pasos de escalada y el vértigo puede jugar malas pasadas. Las vistas desde el Toubkal oeste son aún mejores que desde su hermano mayor.
Originalmente, nos planteamos bajar por un tremendo canchal entre el Toubkal oeste y la Tête d'Ouanoums (con una inclinación que pone los pelos de punta) para interceptar el camino que va del lago de Ifni al refugio del Toubkal. Sin embargo, el mal estado de nuestro calzado nos hizo ser prudentes y volver sobre nuestros pasos. Transitamos, pues, bajo la cima más oriental del pico y bajamos directamente (sin llegar al collado) por una veredilla (o canchal, según se vea) hasta interceptar el camino de subida y regresar al punto de origen. Desgraciadamente, una de las tan frecuentes tormentas vespertinas nos impidió completar la ruta de la mañana con un paseo.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta