-
-
1.006 m
624 m
0
5,8
12
23,36 km

Vista 240 veces, descargada 12 veces

cerca de Ayna, Castilla-La Mancha (España)

Ayna es un privilegiado enclave arropado en lo más profundo de la garganta del río Mundo. La singular coreografía de peñas, collados y valles que salpican la zona le convierten en uno de los pueblos más pintorescos de la provincia, un verdadero disfrute para los sentidos. Todo el valle del río desde Ayna a Los Cárcavos es una sucesión de encantadores rincones y será tarea de hoy disfrutarlos. Debido a su especial ubicación y lo abrupto del terreno los ayniegos han esculpido terrazas destinadas a cultivos que entrelazan con angostas sendas, y por ellas caminaremos hoy.
Dejamos los coches en la "Michelín", antiguo taller hoy cerrado. Saldremos al despuntar el alba por la dura subida del Camino Viejo, dura rampa empedrada hasta llegar al Gargantón. Por aquí bajan los toros, los asustados animales en las fiestas de septiembre. Estamos en una zona de pistas y monte donde seguir templando el cuerpo y familiarizándonos con el terreno. Pasamos por un bonito valle de cultivos donde comienzan a despuntar las primeras siembras. Llegamos a La Dehesa, pero continuamos paralelos a la carretera de Bogarra y comienza una exigente subida por pista hasta llegar a El Griego, donde tenemos una senda idílica. Senda larga y limpia para disfrutar, con apenas un paso en roca y un par de troncos que quedaron cruzados en el camino, como obstáculos destacables. Discurrimos en ocasiones por una rambla con algo de arena y en ocasiones paralelos a ella. Imprescindible dejarse llevar y disfrutar del canto de los pájaros y del viento en la cara.
Ya estamos en la Fuente de la Parra, donde podemos pasar un rato de esparcimiento. El tramo desde El Griego aquí se nos pasa rápido.
Seguimos el camino, que poco a poco se difumina, y para nuestro deleite nos deja inmersos en una nueva senda. Un poco más pedregosa en algunas zonas y algo más exigente que la anterior, pero con unas preciosas vistas a su paso por la casa del Arroyo de Los Gatos, donde se abre el valle y la sierra de Ayna se muestra grandiosa.
Preciosas vistas en dirección a algunas terrazas escondidas en lo alto de Royo Odrea. Terminamos de bajar hasta el río por empinadas cuestas de cemento rayado.
Cruzamos el río y tenemos una bonita subida por senda hasta Las Hoyas donde nos encontramos por primera vez con el canal que abastece la central hidráulica de Híjar. Obligada visita al Mirador de los Infiernos, que tenemos en pleno trazado y nos ofrece una envidiable vista de todo el cañón del río Mundo, con Royo Odrea a un lado, el puente de la carretera a nuestros pies y Ayna a la derecha. Frente a nosotros se yerguen imponentes, junto al cañón de la Fuente La Parra, dos altivas peñas.
Seguimos el GR67, sendero de gran recorrido que une Alcaraz con Hellín, hasta llegar a una casa junto al río. Tenemos que abrir y volver a dejar cerradas dos puertas metálicas que impiden el paso de las cabras. Junto al río seguimos por una preciosa senda y contemplamos algunos enclaves donde se rodó la famosa película de José Luis Cuerda “Amanece que no es poco”. Subimos al pueblo por una de sus innumerables cuestas empinadas. En esta ocasión decidimos hacerlo por la que nos lleva al Goterón. Continuamos por la calle del castillo de La Yedra. Y desde aquí al lugar de donde partimos, ya sin aliento.
Terminamos así una dura, preciosa e inolvidable ruta en lo más recóndito de la sierra de nuestra provincia con el agradecimiento a Nieves y Yolanda por su compañía.
Salud y kilómetros!!!

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta