Tiempo en movimiento  3 horas 37 minutos

Tiempo  4 horas 42 minutos

Coordenadas 2257

Fecha de subida 13 de octubre de 2018

Fecha de realización octubre 2018

-
-
1.221 m
709 m
0
3,1
6,3
12,59 km

Vista 565 veces, descargada 24 veces

cerca de Páramo, Asturias (España)

Viajamos a un lugar privilegiado. El privilegio le vino dado en el sentido más literal de la palabra. Nos encontramos en Asturias, concretamente en el parque natural de Las Ubiñas-La Mesa. Muy cerca del límite con la comarca leonesa de Babia que marca el complicado y rudo puerto de La Ventana. Estamos en la Asturias más salvaje. En la que nos podemos encontrar osos por la noche atravesando la carretera o huellas de lobo plasmadas sobre la nieve. La que ofrece una naturaleza casi virgen alejada de masificaciones. El paraíso natural en la más amplia extensión de la palabra. En este lugar se ubican en un palmo de terreno las localidades de Páramo, Villa de Sub y La Focella. Las tres formaron el Real Privilegio. Una república independiente donde no se pagaban impuestos, los pastores, vaqueros o arrieros se convertían en hidalgos y todos sus habitantes gozaban de la misma libertad que un noble por muy modestos que fueran. Tan solo tenían que entregar anualmente al rey un caballo y un rocín y encender una vela el día de San Miguel. Poco precio para tan alta recompensa. Este extraño episodio que nos regala la historia sucedió en el año 1033. El rey Bermudo III concedió este privilegio a las tres localidades que hoy pertenecen al concejo de Teverga. Y tomó esta decisión como recompensa por los favores que un vecino de Páramo, Manulfo Bellido, le hizo al rey Alfonso V, su padre y antecesor en el trono leonés. Hoy el Real Privilegio ya no existe, pero los visitantes gozamos de otros favores que nos vienen dados casi por arte de magia.

Descripción de la ruta
Primera parte Hayedo y Cascada. Se inicia muy cerca de la localidad de Páramo, en una pista que parte de la carretera AS-228, la que une Asturias con León a través del puerto de la Ventana.
Junto a la propia carretera hay un pequeño aparcamiento en el que podremos dejar el coche y varios paneles informativos. Se trata de un itinerario con dos partes bien diferenciadas. En la primera contemplaremos el hayedo de Montegrande, la tercera superficie forestal más extensa de toda Asturias. Casi nada, tratándose de una región dominada por el verde. Son en total más de 1.500 hectáreas de bosque enclavadas al sur del concejo de Teverga y que alcanzan el límite con León. Como su propio nombre indica, las majestuosas hayas son las dueñas y señoras del paisaje, pero también hay otras especies como robles, abedules y serbales. Un espectáculo natural que viste su mejor cara en los meses de otoño.
Una de las ventajas de esta primera parte del itinerario es que es totalmente accesible. En paralelo a la pista por la que caminamos se ha construido una pasarela de madera de unos 500 metros.
A los pocos metros de empezar la ruta veremos un panel informativo que nos indica el desvío a la fuente de las Vallinas. Su acceso es complicado, por lo que declinamos bajar para continuar rumbo a la cascada del Xiblu. Se dice que a esta fuente acudían a beber los leprosos con la esperanza de sanar sus llagas.
Continuaremos caminando por la pista durante unos 3,5 kilómetros sin ninguna dificultad ni apenas desnivel.
Poco más adelante veremos otro panel que nos muestra el desvío hasta la cascada del Xiblu. A partir de este momento dejamos la cómoda pista y nos adentramos durante un kilómetro en un sendero por el que habrá que transitar con precaución. En la época en la que nosotros fuimos apenas ofrecía dificultad, pero hay que estar muy atentos de no resbalar en las rocas mojadas o no hundir las botas en el barro. Descendemos hasta el arroyo de La Verde que lo cruzaremos por un pequeño puente de madera. Veremos unas indicaciones hacia la propia cascada, el hayedo y la braña Las Navariegas de La Focella, puesto que esta ruta también se puede hacer desde esta última localidad. A partir de este momento comienza la ascensión hasta la cascada del Xiblu. Son poco más de 500 metros que nos llevarán sin pérdida alguna hasta el punto culminante de la ruta.
Una vez vista la cascada volvemos sobre nuestros pies para continuar en la segunda parte de nuestra ruta.
Segunda parte Cascada del Xilblu/Focella
Seguimos nuestro camino en bajada primero de forma suave y después con descenso más pronunciado entre bosque de hayedos y carballos. Pasamos el cruce hacia la Braña de las Navariegas y varios arroyos secos, alguna cabaña de pastores y buenas vistas hacia el valle de Teverga. LLegamos a el pueblo de La Focella donde nos recibe un estupendo Texu, Tejo y su templo parroquial.

Tercera Parte La Focella/Cueva Huerta
El sendero comienza a la salida del pueblo hacia la izquierda en donde encontraremos un abrevadero de ganado. Ascenderemos unos metros para descender rápidamente por una pista que en sus inicios discurre por un maravilloso bosque con Hayas, castaños, etc... y en su tramo final, a partir de "El Pando", convertirse en paso ganadero.
Más adelante nos encontraremos con indicaciones de otra ruta Tevergana que discurre por poblaciones próximas y que en su tramo final utilizaremos para llegar a la Cueva Huerta.
La cueva Huerta Huerta es una impresionante cavidad por la que discurre el intermitente río Páramo, el cual se vierte en sus profundidades.... Muy recomendable su visita guiada.

1 comentario

  • J M CORTINA 28-may-2019

    El título de Babia es engañoso, la ruta está íntegramente en Asturias.

Si quieres, puedes o esta ruta