-
-
1.049 m
780 m
0
5,9
12
23,51 km

Vista 937 veces, descargada 39 veces

cerca de Báguena, Aragón (España)

Ruta circular de 24 Km con salida y llegada en Báguena, bonito recorrido ( unos 13 km de sendas) por los términos de San Martín, Anento y Báguena.
Comenzaremos a andar en la calle de San Valentín hacia el camino los Cerrados, dirección a San Martín, 4 km hasta llegar a la carretera N-234, la cual pasaremos por un paso subterráneo hasta llegar a la parada de autobús, aquí cogeremos un sendero entre pinos hacia el camino de Agua Lobos que enlazará con otro sendero hasta llegar al Castillo de Anento. Descenderemos al Aguallueve para ascender denuevo hacia el Torreón Celtíbero, 7 km de sendas por las Canteras hasta la bajada del paraje de Arguilay. A un kilómetro ascenderemos de nuevo por el Cortado, hasta llegar a la carretera de Ferreruela A-2511, aquí nos adentraremos al pinar de la derecha ( por un talud) que nos comunica con el Monte Alto y Cerro los Buitres, un último sendero nos llevará de vuelta a casa.

EL ARGUILAY DE BÁGUENA Y EL AGUALLUEVE DE ANENTO: DOS PUNTOS DE INTERÉS GEOLÓGICO

"La cordillera Ibérica, como unidad orográfica, ya estaba levantada durante el Mioceno, si bien algunas de las actuales depresiones –como la del Jiloca- y la red fluvial que hoy conocemos, no se habían desarrollado todavía. En un margen de aquella cordillera, más o menos entre las actuales localidades de Calamocha y Calatayud, se formó un amplio lago de carácter endorreico que quedarían cerrado por los relieves de las sierras de Oriche, Peco y de la Virgen. En el fondo se fueron depositando sedimentos procedentes de precipitación química (carbonatos) sobre un sustrato previo formado por arcillas.
Las aguas que se infiltran a través de de estas calizas se encuentran con unas arcillas rojas que impiden su penetración. En algunos de los márgenes del Campo de Romanos sobre el valle del Jiloca, las aguas afloran formando surgencias de gran belleza, como son el Arguilay de Báguena y el Aguallueve de Anento.
Son parajes naturales muy apreciados por sus vecinos y que suponen incluso un recurso turístico –que se suma a otros de índole histórica y cultural- al haberse acondicionado el entorno y tras haberse dotado de infraestructuras para el visitante.
Anento, es uno de los escasos pueblos en los que se ha mimado la recuperación del urbanismo tradicional, la conservación del patrimonio y la creación de espacios atractivos aunque, en mi opinión, en algunos nuevos elementos se le ha ido algo la mano en el deseo de complacer a los turistas. La tenacidad de unos pocos vecinos ha hecho de Anento un destino turístico, modesto pero destino. Un ejemplo para otros pueblos que no han creído en sus capacidades.

En el Aguallueve de Anento se forman cortinas de agua que cuelgan desde los escarpes.
El agua, de gran dureza han presentar una elevada concentración de bicarbonatos, precipita sobre la vegetación higrófila que se desarrolla en el entorno del manantial formando depósitos de toba calcárea. Es un precioso caso del principio del actualismo. Estos edificios tobáceos tienen pequeñas galerías y huecos que resultan accesibles. Una sensación muy placentera es escuchar en su interior la caída del agua y recibir en la piel alguna gota de las que salpican mientras se observan los tapices de musgos, helechos y plantas herbáceas que recubren la roca.
En el Arguilay el pueblo de Báguena capta el agua, además de almacenarla en una balsa para el riego. También es un espacio para el esparcimiento, dotado de zonas para merendar a la sobre de los chopos y las nogueras. Un paseo por la zona, sobre todo tras periodos lluvias abundantes, permite encontrar otras surgencias similares. En algunos casos, las aguas se descuelgan desde las propias raíces de los árboles del borde del cantil (pinos carrascos de repoblación). En otros, sobre las propias paredes de caliza".
Natura Xilocae: Chabier de Jaime
Waypoint

WPT001

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta