Tiempo  4 horas 34 minutos

Coordenadas 1582

Fecha de subida 1 de abril de 2019

Fecha de realización marzo 2019

-
-
1.213 m
908 m
0
3,3
6,5
13,06 km

Vista 104 veces, descargada 5 veces

cerca de Rubiales, Aragón (España)

Esta ruta se puede hacer de bajada como la hicimos, con lo que tenemos para el final toda una serie de puntos interesantes a partir del barranco del Tranco, y además caminamos por una rambla que nos conduce a dicho estrecho como punto final de la rambla. También se podría hacer de subida y se termina en la Balsa del Pinar.
Iniciamos esta bonita y entretenida ruta cerca de Rubiales (Teruel), en concreto en la Balsa del Pinar, laguna que su nivel hídrico depende del deshielo y de las lluvias, siendo junto a la laguna de Bezas, uno de los humedales más importantes de la Sierra de Albarracín. Aunque hace tiempo que no ha llovido ni nevado es sorprendente el nivel en la que nos la encontramos. La Balsa está rodeada de un frondoso pinar de rodeno, junto a sabinas, rebollos, enebros, etc.y de hecho nada más verla, nos dirigimos hacia el sendero botánico de la Balsa que nos llevará hasta Rubiales.
En Rubiales enlazamos con el GR 10 (sendero de gran recorrido que une el Atlántico con el Mediterráneo). Enseguida cogemos el camino Replano, que nos lleva entre pinares hasta la Rambla Chartera. Es una rambla que realmente se realiza casi toda ella utilizando una bonita pista entre pinares.
La rambla termina en el Barranco de El Tranco, espectacular estrecho de roca calcárea, de poco más de un kilómetro donde nos divertimos a través de sus pasos acondicionados. Por desgracia, durante toda la ruta ha estado lloviendo y hay que tener un poco de cuidado con ellos dado que hacemos el barranco de bajada. Asimismo, algunos escalones están desajustados y aplastados por lo que debemos extremar el cuidado.
El estrecho termina en la Fuente Chartera, manantial de aguas cristalinas. Desde aquí nos separamos del GR 10 para visitar, tras pasar por el pequeño Embalse de Villel, y una zona de contraste de colores minerales (cuidado también en época lluviosa pues la encontramos con bastante barro), el Santuario de la Fuensanta.
La idea hubiera sido subir a la ermita de la Aparecida y un cerro que se encuentra antes de llegar al Santuario, desde donde las vistas al Santuario y a las montañas cercanas son admirables (pongo waypoints y fotos de una anterior ruta) pero el tiempo no acompañó y no lo hicimos.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta