-
-
574 m
274 m
0
2,4
4,8
9,52 km

Vista 338 veces, descargada 19 veces

cerca de Buñol, Valencia (España)

La Hoya de Buñol  (Foia de Bunyol) es una de las comarcas favoritas del los amantes del senderismo y la naturaleza en la Comunidad Valenciana. Situada en el centro de la comunidad, esta provincia esta formada por 9 municipios agrupados en tres entornos naturales y geográficos.

Tomando como punto de inicio cualquiera de las poblaciones que conforman la comarca, una infinidad de senderos, pistas, caminos y trochas te permitirán disfrutar de esos espacios naturales.

Hoy te propongo que recorras uno de esos entornos y sigas nuestros pasos hasta adentrarte en el impresionante barranco de Carcalín, en el municipio de Buñol.

Esta ruta de senderismo aprovecha el trazado de senderos señalizados y marcados, aunque en algunos puntos las marcas sean un poco más difíciles de localizar.

El itinerario circular tiene su inicio y final en el parque de San Luís, donde podrás aparcar e incluso comerte una paella al acabar tu ruta en el restaurante Acacia (eso sí, resérvala antes, no vaya a ser que te pase como a nosotros y te quedes sin comer).

Este parque es lugar tradicional de reunión de los vecinos del pueblo, y además por su belleza es de indispensable visita. Allí se encuentra también la ermita de San Luis (patrón de la localidad), con su milagrosa fuente y el auditorio (del que tendrás una impresionante vista aérea cuando estés finalizando la ruta).

Unos 50 metros antes de llegar al parque, verás un cartel con las distintas rutas señalizadas de la Hoya de Buñol y una rampa de descenso al paraje del río. En este mismo punto comienza también la denominada "Ruta del Agua". Una ruta circular más que aconsejable que transcurre entre los términos de Buñol y Yátova que te permitirá visitar enclaves como la Cueva Turche o la Cueva de las Palomas. 

Haz caso omiso de los carteles de señalización de la ruta del agua y camina en dirección contraría (oeste) por la pista que va junto al río, siguiendo la señalización del PR-CV 190 (marcas amarillas y blancas).

Pasarás por la zona de los baños de La Jarra, un impresionante paraje que conoció tiempos mejores (como nos recuerda el abandonado balneario). En época estival es una piscina natural muy visitada en la que te podrás dar un baño y combatir el calor.

La salida de está zona la harás siguiendo el sendero balizado, que rápidamente va ganando altura y te permitirá disfrutar de unas increíbles vistas del cañón (si tienes algo de vértigo este paso podría suponer un problema para ti). Camina con sigilo y no armes mucho escándalo, así podrás ver alguna que otra de las famosas cabras del barranco de Carcalín (Capra pyrenaica) de las que tanto me hablaba mi difunto amigo Ignacio Tomás.

Tras descender de nuevo al río, tendrás que cruzar a la otra orilla. Aquí tendrás dos opciones, en ambas tendrás que trepar. Hacia la izquierda encontrarás las marcas de la antigua señalización, y hacia la derecha las de la nueva (separadas las dos unos 20 metros entre sí, estando la de la derecha algo más escondida). Pero hagas la trepada por un lado, o la hagas por el otro, las dos confluyen unos metros más arriba. En la parte más alta de este tramo volverás a disfrutar de unas panorámicas impresionantes y alguna sorpresa más que dejaré que descubras por tu cuenta.

Siguiendo la pista de descenso (que poco a poco se vuelve a convertir en senda), llegarás hasta el área de escalada de la Cueva Grande (Corral de Cabras), donde los escaladores compiten con las cabras por la hegemonía sobre las paredes verticales del cañón. 

Río arriba, una escalinata de obra al lado izquierdo te permitirá superar el obstáculo de la presa y seguir la senda, siempre acompañado por las marcas del PR hasta llegar a un poste vertical. Allí deberás abandonar el río y seguir el indicador blanco y azul.

Una pista de tierra con una suave pendiente de ascenso, que se convertirá en senda mucho más adelante (al adentrarte en el bosque), te llevará hasta el parque de San Luis, pasando primero por el Alto de Jorge (con muy buenas vistas panorámicas sobre Buñol), la fuente del Roquillo (cuidado aquí al cruzar la carretera) y el auditorio (al que bajarás por unas escaleras).

A lo largo del recorrido deberás vadear el río varias veces, y algunas zonas de la senda podrían resultar peligrosas con el suelo mojado, así que evita las épocas de lluvia y haz el recorrido en seco.

El casco antiguo de Buñol y su castillo merecen una visita. Recorrer el núcleo urbano será un colofón perfecto para el día que decidas ir (yo lo visité acompañado por Merche, Dani, Antonio y la incombustible Patricia el día que preparamos la ruta y me dejó muy gratamente sorprendido).

Seguro que tras tu primera visita senderista a esta población decides volver, y para esa segunda jornada te recomiendo visitar otro espacio natural que no te dejará indiferente: Fuente Umbría, el Fresnal y la Rambla del Queixal.

Datos de interés:

Tourist Info Buñol: Casa Señorial del Castillo de Buñol. Telf: 96 250 38 86
Restaurante Acacia: Paseo de San Luis s/n. Telf: 96 250 13 50
Seguro que tras tu primera visita senderista a esta población decides volver, y para esa segunda jornada te propongo recorrer el paraje de la Fuente Umbría, el Fresnal y la Rambla del Queixal.

¡Espero que te guste!

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta