Coordenadas 500

Fecha de subida 24 de julio de 2018

Fecha de realización julio 2018

-
-
1.651 m
1.204 m
0
3,6
7,2
14,32 km

Vista 214 veces, descargada 17 veces

cerca de La Pradera de Navalhorno, Castilla y León (España)

Segunda versión por los restos bélicos en el Valle de Valsaín .

Partimos del aparcamiento junto al CENEAM en la población de la Pradera de Navalhorno. En seguida avistamos los primeros restos de la GCE en el cerro de la Peña de los pájaros en forma de búnker, trincheras, abrigos, puestos de mando y pozo de tirador recuperados para su disfrute.

Seguimos dirección Este por caminos y sendas entre pìnos de Valsaín salpicados por algún roble. Comienza la toma del cerro del puerco tras varios desvíos disfrutando de las aéreas vistas en cuanto la altitud hace desaparecer el bosque de coníferas.
Antes de alcanzar el cerro nos desviamos de la senda principal a nuestra izquierda para visitar restos militares en forma de refugios, viviendas y pozos de tiradores.
Al llegar a nuestro principal objetivo entendemos el lugar elegido por el mando sublevado y disfrutamos de la multitud de restos y nos sorprende lo bien conservados que se encuentran: casas-vivienda, líneas de trincheras, parapetos, refugios, y sobre todo el doble muro de cientos de metros con troneras defendiendo el flanco noroeste.

Abandonamos este trocito de historia hasta alcanzar la pista asfaltada principal que recorre estos montes para abandonarla brevemente para visitar, como siempre que pateo esta zona, la enigmática Cueva del Monje.

Volvemos a la pista asfaltada y la abandonamos pronto por una senda en subida junto al arroyo de la Chorranca, el cual cruzamos y remontamos hasta la siguiente parada de la mañana: La Chorranca. Magnífico lugar para tomar algo, recuperar fuerzas y subir campo a través hasta la pista principal por la cual andamos unos cientos de metros hasta encontrar por casualidad una senda que intuimos nos puede servir de atajo y así no tener que alargar la ruta por la pista que bordea el valle.

Ya todo es bajada rápida hasta el punto de partida tan solo parando en las frescas fuentes que nos encontramos.

La posición militar fortificada del Cerro del Puerco se encuentra en el cerro del mismo nombre, a 1.420 metros de altitud, al este del barrio La Pradera de Navalhorno, cerca de Valsaín, en el término municipal de San Ildefonso, provincia de Segovia.


Estas fortificaciones se construyeron en 1937 y 1938, durante la Guerra Civil Española, y pertenecen al bando sublevado.

El Cerro del Puerco aún no se había fortificado cuando el 30 de mayo de 1937 se desarrolló en él parte de la batalla de La Granja, en la que participaron por parte republicana la 14ª Brigada Internacional y por parte franquista una centuria de Falange y una compañía de fusiles, además de otras tropas en la zona de Valsaín y de La Granja. Esta cruenta batalla no modificó casi nada las posiciones de los dos bandos y el cerro continuó en manos de los nacionales. Después de estos combates el cerro se configuró como el punto principal del sistema de fortificaciones nacional en esta parte de la sierra.
Waypoint

Abrigo 1

El Abrigo. Así se denomina a la construcción destinada al descanso de los soldados. Las compañías de zapadores se encargaron de perfeccionar estas construcciones hasta llegar a los abrigos enterrados con cubierta protectora de hormigón armado, como los que aún se conservan en la posición de la Cruz de la Gallega. Al final de la guerra se construyó un tipo de abrigo denominado “de doble curvatura” o “de estructura de cáscara”, que se levantaba con ladrillos. Soluciones técnicas de última hora Se trata de estructuras con forma de media bóveda y construidas con ladrillo.
Waypoint

Abrigos 2

Waypoint

Arroyo De La Chorranca

Arroyo De La Chorranca
Waypoint

Arroyo De La Cueva Del Monje

Waypoint

Arroyo De Peñalara

Arroyo De Peñalara
Waypoint

Arroyo De Regajos Fríos

Waypoint

Bajada

Fondo
Waypoint

Campo a traves

1600 m altura
Waypoint

CENEAM

Waypoint

Cerro el Puerco 1.421m.

Las fortificaciones se construyeron en 1937 y 1938, durante la Guerra Civil Española, y pertenecen al bando sublevado. El Cerro del Puerco aún no se había fortificado cuando el 30 de mayo de 1937 se desarrolló en él parte de la batalla de La Granja, en la que participaron por parte republicana la 14ª Brigada Internacional y por parte franquista una centuria de Falange y una compañía de fusiles, además de otras tropas en la zona de Valsaín y de La Granja. Esta cruenta batalla no modificó casi nada las posiciones de los dos bandos y el cerro continuó en manos de los nacionales. Después de estos combates el cerro se configuró como el punto principal del sistema de fortificaciones nacional en esta parte de la sierra. Este conjunto de fortificaciones tiene una extensión notable y muestra muy buenos ejemplos de arquitectura bélica del siglo XX.
Waypoint

Chorranca

Waypoint

cruce camino 1

Desvío derecha
Waypoint

Cruce caminos 2

Desvío izquierda
Waypoint

Cueva del Monje

Waypoint

Depósito

23-JUL-18 9:15:06
Waypoint

Desvio sin senda

Fondo
Waypoint

Desvío

Camino
Waypoint

Desvío por pista forestal

Camino
Waypoint

Desvío por camino

Camino
Waypoint

Empieza subida

Waypoint

Fortin 2

Waypoint

Fortin 1

Aquí se ubicaba una de las ametralladoras que defendían el enclave. Las armas automáticas se colocaban donde pudieran resultar más efectivas, pudiendo barrer con tiro rasante una zona muy amplia. Para comprenderlo tienes que imaginar, de nuevo, el paisaje despejado, sin árboles a tus espaldas. Escudo de Falange y el castillo que identifica a los ingenieros en el ejército. Del blindaje quedan los hierros cortados del forjado.
Waypoint

Fortin 3

Waypoint

Fortin 4

Waypoint

Fortin 5

Waypoint

Fortines de La Peña de los Pájaros

Sendero balizado
Waypoint

Fuente de la cruz de alastas

Waypoint

Fuente de la peña de los pájaros

23-JUL-18 9:30:47
Waypoint

Fuente de los Endrinos

Waypoint

Fuente del Raton

Waypoint

Muro-parapeto doble

Este conjunto de fortificaciones tiene una extensión notable y muestra muy buenos ejemplos de arquitectura bélica del siglo XX. Consta de varias partes. La primera, poco antes de llegar a la cima del cerro, es un muro o parapeto con troneras, que se conserva muy bien y que es uno de los mejores de la sierra de Guadarrama. Tiene 30 metros de longitud, algo más de dos de altura y en algunos puntos su espesor es de un metro. Presenta numerosas troneras muy bien acabadas, algunas de ellas con las señales de las maderas del encofrado. Las piedras de la cubiertas del camuflaje aún se conservan en la parte superior. Adosado interiormente al parapeto hay un pequeño fortín de hormigón, sin techo y con muros de casi un metro de espesor. En lo alto del cerro hay numerosas trincheras. Unos 100 m. al oeste, bajando un poco por el cerro, los restos son muy buenos y numerosos. Destaca sobre todo un muro-parapeto doble, construido con mampostería de mortero de hormigón en su parte exterior, y con piedra en seco el muro interior. Aunque hay tramos derruidos, otros muchos se conservan muy bien y alguno se ha restaurado. Esta ladera oeste del cerro, que se asoma al valle de Valsaín y desde la que se divisan los Siete Picos, también presenta tres trincheras elevadas y casi paralelas, además de dos fortines cuadrados de hormigón.
Waypoint

Parapeto con troneras

Se conservan muy bien el parapeto de 30 metros que hay poco antes de llegar a lo alto del cerro y el parapeto con inscripciones en la parte sureste del mismo. Están restaurados y en buen estado los muros-parapetos de la ladera oeste y algunas trincheras. Es ruinoso el estado de los fortines cuadrados, de parte de los parapetos y de las trincheras de la cima del cerro.
Waypoint

Parapeto con troneras

Poco antes de llegar a la cima del cerro, es un muro o parapeto con troneras, que se conserva muy bien y que es uno de los mejores de la sierra de Guadarrama. Tiene 30 metros de longitud, algo más de dos de altura y en algunos puntos su espesor es de un metro. Presenta numerosas troneras muy bien acabadas, algunas de ellas con las señales de las maderas del encofrado. Las piedras de la cubiertas del camuflaje aún se conservan en la parte superior. Adosado interiormente al parapeto hay un pequeño fortín de hormigón, sin techo y con muros de casi un metro de espesor.
Waypoint

Parking

Fondo
Waypoint

Pista

23-JUL-18 11:16:41
Waypoint

Pista 2

23-JUL-18 12:08:50
Waypoint

Pista principal

Camino
Waypoint

Pozo de tirador

Puesto o también llamado pozo de tirador. donde, normalmente, se metían uno o dos soldados armados con fusiles. Se construye al final de un ramal que sale de la trinchera de comunicación. En este caso, al ser un ramal tan avanzado, seguramente se utilizaría también como un puesto de centinela. Desde este punto se podía contactar visualmente con la posición 34, junto a la carretera, aunque el arbolado ahora nos lo impide. La función de este puesto debía ser evitar infiltraciones del enemigo por el espacio existente entre las dos posiciones reseñadas.
Waypoint

Puente Romano

Puente Romano sobre arroyo Peñalara
Waypoint

Puerta

23-JUL-18 9:11:05
Waypoint

Puesto 1

Waypoint

Puesto 2

Waypoint

Puesto 3

Waypoint

Puesto de mando Peña de los pájaros

Nos encontramos en la retaguardia de esta posición y aquí, camuflada y al abrigo de estas rocas que en el pueblo llaman La Peña de los Pájaros, podemos ver los restos de una construcción que se usaba como puesto de mando de la sección que defendía este enclave. Desde este puesto se mandaba a los soldados que servían como enlaces, para transmitir órdenes, partes, o lo que fuera necesario, hacia los diferentes puntos de esta posición y a las posiciones cercanas. El puesto tenía dos entradas que comunicaban con dos ramales de trinchera. Una de las puertas se tabicó posteriormente.
Waypoint

Puestos tiradores 1

Waypoint

Refugio

23-JUL-18 10:16:54
Waypoint

Salida pista

Camino
Waypoint

Salto de agua

Arroyo
Waypoint

Subida

1420 m altura
Waypoint

Trincheras

Trincheras. Durante las ofensivas, los propios soldados eran los encargados de cavar trincheras y construir parapetos para protegerse. Cuando el frente se calmaba, estos trabajos eran desarrollados por compañías de fortificación, que estaban compuestas por hombres mayores, no aptos para el combate, por especialistas en oficios relacionados con la construcción (albañiles, canteros, carpinteros…), que resultaban más útiles con el pico que con el fusil y, en muchas ocasiones, por prisioneros de guerra y presos políticos. Observando el terreno, donde aflora continuamente la roca, podemos imaginar la dureza de estos trabajos.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta