Tiempo en movimiento  2 horas 40 minutos

Tiempo  3 horas 58 minutos

Coordenadas 1559

Fecha de subida 4 de junio de 2019

Fecha de realización junio 2019

-
-
599 m
170 m
0
2,2
4,4
8,73 km

Vista 38 veces, descargada 1 veces

cerca de Las Villas, Valencia (España)

ITINERARIO: PISTA DE LA MATADORA, SENDA DE LAS CONTIENDAS, PORTILLO, SENDA DE LOS JABALÍS Y CASA DE LA MUELA

Comenzamos la ruta en el extremo occidental de la urbanización de Las Palmas y ascendemos por la recia pista que allí mismo comienza. La pigmentación roja del camino denota su inequívoca ubicación en zona donde predomina el rodeno y su fuerte pendiente hace honor al apelativo de la Matadora que ostenta con orgullo.
A la altura de la Fuente de la Parreta dejamos sucesivamente a derecha y a izquierda las sendas que conducen al Castillo de Montornés y al Cormo. Enseguida llegamos a la impresionante presa construida sobre el barranco del Agua y, después de 1.400 metros desde el punto de salida, se accede a la confluencia con la CV -147 que se dirige hacia el Desierto de Las Palmas.
Atravesamos la carretera para acceder a la pista que conduce hacia el mas de Chiva pero apenas 100 metros después la abandonamos para dirigirnos decididamente por la senda de las Contiendas hacia nuestro lugar de destino.
La ruta ofrece un rostro agreste, vigoroso, de pendiente acusada y hay que permanecer atento para no tomar alguno de los desvíos que conducen al Mas de Chiva o al Collado de la Muela.
El firme es irregular y cambiante, alternando zonas de roca de rodeno descompuesta y otras en las que la traza de antiguo camino de herradura todavía señala su pretérito uso.
Después de 3.300 metros desde el inicio, llegamos al portillo que separa las dos vertientes de la sierra montañosa y allí mismo surgen dos sendas que respectivamente conducen a las cimas de la Roca Blanca (dirección meridional) y de la Muela del Morico (dirección septentrional).
Desde el portillo iniciamos un rápido descenso por la senda de los Jabalís que nos permite perder altura en poco tiempo. El camino es precioso, de flora feraz, muy bien señalizado mediante hitos y posee numerosos restos de arquitectura rural.
Un auténtico paraíso con las luces de la mañana.

Pero las ruinas arqueológicas no aparecieron por ninguna parte.
Una gran hacienda cuya inmensa valla protegía una superficie de varias hectáreas no me permitió hacer el recorrido de búsqueda por aquella zona.
Llegué hasta la casa de la Muela y, no habiendo cristiano a quien preguntar, regresé por el mismo camino sin la gratificación de visitar los restos arqueológicos.
Pero con la satisfacción de haber realizado una magnífica excursión.
¿Cómo no enamorarse de una cima tan elegante?
¿Cómo no enamorarse de una cima tan sobria?
Después de 3.300 metros desde el inicio, llegamos al portillo que separa las dos vertientes de la sierra montañosa y allí mismo surgen dos sendas que respectivamente conducen a las cimas de la Roca Blanca (dirección meridional) y de la Muela del Morico (dirección septentrional).
Los hitos hacen que la pérdida sea imposible en la Senda de los Jabalís
La senda de los Jabalís que nos permite perder altura en poco tiempo. El camino es precioso, de flora feraz, muy bien señalizado mediante hitos y posee numerosos restos de arquitectura rural. Un auténtico paraíso con las luces de la mañana.
Pero las ruinas arqueológicas no aparecieron por ninguna parte. Una gran hacienda cuya inmensa valla protegía una superficie de varias hectáreas no me permitió hacer el recorrido de búsqueda por aquella zona. Llegué hasta la casa de la Muela y, no habiendo cristiano a quien preguntar, regresé por el mismo camino sin la gratificación de visitar los restos arqueológicos.
Siempre atractivo
Atracción fatal
Las raíces al aire denotan su vida difícil

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta