Tiempo  10 horas 32 minutos

Coordenadas 2609

Fecha de subida 13 de julio de 2017

Fecha de realización julio 2017

-
-
3.178 m
1.695 m
0
3,9
7,8
15,52 km

Vista 1336 veces, descargada 99 veces

cerca de San Juan de Plan, Aragón (España)

Ascensión al Gran Bachimala o Pico Schrader desde refugio de Biadós, uno de los tres miles del Pirineo Oscense.
Esta ascensión al Gran Bachimala por la ruta clásica, es bastante exigente por su ascenso prolongado sin que dé ninguna tregua y su posterior descenso. Además de una cresta final estrecha y expuesta que, si bien realmente pasándola con cuidado no hay mayor complicación, no la hace apta para personas con vértigo y desaconsejable con fuerte viento. Por estos dos motivos la califico como difícil, aunque con cierta forma física y con experiencia en crestear, sería moderada.
Recomendamos llevar el agua necesaria para todo el trayecto.
La estadística del GPS nos da un recorrido de 15,5 Km, con un desnivel acumulado de 1583 metros. Se parte de la cota 1695 y se llega a la máxima de 3177. El tiempo que empleamos para esta ruta fue de 10 horas y 31 minutos en total, de los cuales en movimiento fueron 6 horas y 16 minutos. Hay que decir que paramos muchas veces y disfrutamos del paisaje con mucha tranquilidad, ya que no teníamos prisa alguna.
Para iniciar la ruta, llegamos al pueblo de San Juan de Plan por la A2609 y continuamos por la carretera hasta que en una curva muy cerrada a la izquierda vemos una pista a la derecha y la indicación de refugio de Biadós o Viadós (lo veremos escrito de las dos maneras en diferentes carteles). Seguimos esa pista durante 11 km, a veces de tierra, otras de cemento, pero sin dificultad para casi ningún vehículo, hasta llegar al pàrquing del refugio o al anterior más cercano, después de pasar la Ermita de la Virgen Blanca.
Iniciamos la ruta a pié por la pista (también posible por un camino más directo), pasando por al lado del refugio de Biadós y siguiendo sentido N.O, adentrándonos por un bosque. Justo antes de salir de este bosque y a 750 metros después del refugio, tenemos que coger un desvío hacia el N. Si nos lo pasamos (como fue nuestro caso) llegaremos a un indicador que a la izquierda nos señala el refugio de Tabernés. Pués tendremnos que hacer unos 60 metros de campo a través hacia la derecha hasta reencontrar el camino, sin más complicación. (En el track que he colgado, el desvío correcto está señalado como 03-Desvio a derecha)
Continuamos en sendero, cruzamos una pista de tierra y llegamos a la cabaña del Sarrau, desde donde si la niebla lo permite, ya veremos el Pico de Posets (nosotros el ascenso lo hicimos con mucha niebla). Seguimos el sendero señalizado con hitos de piedra (difíciles de ver con niebla). A 3,3 km después del refugio, llegamos a una bifurcación donde tendremos que coger la cresta desde la derecha para cruzarla a la izquierda y quedarnos por encima del barranco de Bachimala. Seguimos el sendero y llegamos al Collado de Biadós. Después de este collado, se despejó la niebla y pudimos deleitarnos con las maravillosas vistas durante la ascensión. Aunque entonces empezó a soplar viento, mucho viento.
A partir de ahí la ruta gira hacia la izquierda. Hay varios caminos posibles, pero recomiendo el más marcado y que durante unos 150 metros tiene poca o nula ascensión. Seguiremos subiendo y llegaremos a otra bifurcación, donde aconsejo coger el camino de la izquierda (por donde nosotros volvimos). El de la derecha nos lleva a los pies de un circo y por encima de los neveros que quedan, pero luego la ascensión se hace más complicada.
Ya nos quedan poco más de tres quilómetros hasta la cumbre, descartando ver más vegetación y con un paisaje de esquisto suelto. Llegamos a la última pala antes de la cresta final, que subiremos en zigzag sin más complicaciones.
Justo antes de la cresta, encontraremos otro de los muchos vivacs de piedra para protegerse del viento. Nosotros dejamos ahí las mochilas y los palos para mayor seguridad. La cresta no es especialmente difícil, pero tiene mucho esquisto suelto. Puedes trabarte fácilmente las zapatillas entre las piedras o resbalar, por lo que es aconsejable hacer ese tramo con sumo cuidado.
Justo al iniciar el ascenso final por la cresta, el viento paró y nos respetó durante los cerca de quince minutos que estuvimos ahí.
Ya en la cima, se te olvidan las cinco horas de subida. Una magnífica vista desde la cima de uno de los señores del Pirineo Oscense: Contemplando hacia el Este y el Sur, veremos la Punta de Sabre, Espadas, Posets, mazizo de la Madaleta y Perdiguero. Al Norte, el Pico de la Pez, punta de Ledormeu, del Libón, el Petit Bachimala, … Al Oeste Ordesa, el Monte Perdido, Vignemale …
El descenso de la cima se hace por el mismo camino. Buscando los hitos de piedra, con mucha precaución y con cuidado de la piedra suelta.
El resto es deshacer el camino y siguiendo los hitos de piedra por un descenso largo.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta