Tiempo  3 horas 20 minutos

Coordenadas 1341

Fecha de subida 25 de marzo de 2017

Fecha de realización marzo 2017

-
-
1.519 m
914 m
0
2,0
4,0
7,91 km

Vista 398 veces, descargada 14 veces

cerca de Sierra, Andalucía (España)

Una ruta interesante no sólo por el paisaje natural (perspectiva de los Alayos) sino por el contexto histórico, ya que podemos observar una infraestructura de obra civil, que quizás sea un poco desconocida, que fue muy importante para desarrollo industrial y socioeconómico de esta comarca en el siglo XX, como es la central eléctrica de Dilar.

Este es un pequeño extracto del contexto histórico del canal de la espartera:
“A principios del siglo XX, surge un ambicioso proyecto industrial para instalar una planta de transformación de esparto en pasta para papel en Benalúa (comarca de Guadix). La iniciativa se materializó en 1921 con la construcción en Benalúa de la fábrica Ntra. Sra. de las Angustias, que pretendía recoger la producción del abundante esparto del norte de la provincia de Granada y de sus zonas limítrofes, para su transformación en pasta de papel.
La instalación tendría un presupuesto de 4.000.000 de pesetas y, también se prevé la utilización de un salto de agua para la producción de energía eléctrica. La fábrica de pasta de esparto para papel Nuestra Señora de las Angustias S.A. se inaugura en 1921. Cuatro años antes habían comenzado las obras del canal y del salto de agua derivado del río Dílar, en el término de esta localidad homónima, a 10 km. de Granada. El conocido como “canal de la espartera” constituyó en su momento una magnífica obra de ingeniería. La estación para la producción de energía eléctrica contaba asimismo con una central eléctrica y una línea de alta tensión que atravesaba Sierra Nevada desde Dílar hasta Benalúa. El proyecto, dirección y ejecución de la central hidroeléctrica fue encargado al ingeniero industrial José Morell Cuéllar, que inició los trabajos en 1917. La construcción del salto de agua tenía 407 metros de altura, para un caudal medio de 1.000 litros de agua. En los edificios de la central hidroeléctrica había una línea telefónica que comunicaba directamente con la fábrica de Benalúa y albergaban una sala de máquinas con un grupo turbina-alternador de 2.000 caballos de potencia para engendrar corriente alterna trifásica a 50 períodos y tensión de 3.000 voltios, elevada a 40.000 por un transformador de igual potencia. Tanto el material hidráulico como el eléctrico procedían de las casas suizas Escher Wyss y Oerlikon respectivamente. El trazado de la línea de alta tensión tenía 50 kilómetros de longitud y atravesaba un terreno muy accidentado, a través de los términos municipales de Dílar, Monachil, Güejar Sierra, La Peza, Graena, Purullena y Benalúa. El hilo empleado era de cobre electrolítico de cinco milímetros de diámetro sobre aisladores de fabricación norteamericana. Toda la línea estaba montada sobre postes de cemento armado, tipo “universal aligerado”, en forma de celosía a base de redondos de hierro de 14 mm. de diámetro en las bandas y otros de menor sección en los zig-zags, con cruceta también de cemento armado. La altura de los postes variaba entre 9 y 12 metros, siendo el de 11 metros el más generalizado. El número total de postes era de 636, con vanos de hasta 120 metros, excepto dos de considerables dimensiones: uno de 160 metros para superar el río Genil y otro de 245 metros en la zona de La Peza.
Tras cinco años de actividad, algunos problemas técnicos que se habían manifestado en el proceso de producción ya desde el principio, produjeron que la industria no funcionara adecuadamente. Además no estaba resuelto el problema de los vertidos contaminantes resultado de la elaboración de la pasta. La mezcla de éstos con las aguas de riego de la vega provocaron la denuncia de los labradores de Benalúa y Fonelas. Así, en 1925, pocos años después de su puesta en funcionamiento tuvo que cerrar una industria de envergadura que dio trabajo directo a unos 200 obreros, entre hombres y mujeres, y formó parte importante durante un lustro del tejido industrial de Benalúa y de la comarca de Guadix.

Un último episodio relacionado con la espartera fue el de la incautación durante la Guerra Civil de las naves, material y maquinaria que albergaba. A finales de abril de 1937 el Ministerio de la Guerra realiza desde Valencia una petición al alcalde de Benalúa para que le sean facilitados determinados elementos de la fábrica, como ánodos de grafito, ventiladores, material de gres y otros componentes con destino a la Fábrica de Polvoras de Cocentaina, en la provincia de Alicante. Tres meses más tarde llega a Benalúa un convoy militar con un batallón mecanizado del Ejército republicano, con la orden de requisar las instalaciones y el material de la inactiva fábrica. Al frente del batallón está un teniente coronel, acompañado de un teniente y un ingeniero, que levantan acta de la requisa y hacen un inventario pormenorizado. Acabada la guerra y durante poco más de un año, las naves de la fábrica fueron empleadas como campo de concentración.”

Discripción de la ruta:
La ruta la iniciamos en el parking que encontramos justo al final del carril, desde el que accedemos desde Dilar, y que limita el paso de vehículos por una barrera. Seguimos a pie por el carril y, a 950m, nos encontramos el inicio de la vereda a la izquierda que está marcado por una señalización de madera (dirección boca de la Pescá). Esta vereda es también conocida como “la borracha”, seguramente por su trazado en zig-zag. El sendero está bastante bien marcado, pendiente pronunciada y constante. Nos permite ir observando la formación de los Alayos, y la tubería del salto de agua de la central hidroeléctrica. A los 2.9km llegamos a la caseta del guarda, que es una construcción a la que llega el canal de la espartera y que su función es controlar el caudal del salto de agua. Las vistas son espectaculares, también se ve el Trevenque, y las cumbres de Sierra Nevada. Tomamos la vereda que ataca directamente la primera cumbre de la boca de la Pescá, y tras 400m de fuerte pendiente alcanzamos la primera cima. En ella hay ubicado un puesto de observación forestal; justo en frente tenemos la segunda cima a la que se llega en 5min por un sendero que sale un poco más adelante. Desde ahí se observa la envergadura del salto de agua, lo abrupto del terren y la pendiente que hemos subido. La vistas del cercano Cerro de Huenes, Trevenque y los tresmiles de Sierra nevada impresinonantes, así como las vistas de la ciudad de Granada, los pueblos de su cintural y la vega. Las vuelta la hacemos bajando el cortafuegos que sale justo enfrente del observatorio hasta llegar a un pequeño collado, continuando la vereda a la izquierada que va paralela al canal hasta la casa del guardia. Tomamos la misma senda por la que subimos. Una vez abajo nos llegamos a ver la central hidroeléctrica y de vuelta al parking.

Distancia: 7.91Km
Desnivel +: 622m
Desnivel -: 622m
Altura mínima: 914m
Altura máxima: 1519m
parquing

Inicio/Parking

Intersección

Vereda

Ruinas

Caseta del Guarda

cima

Boca de la Pescá cima 1

cima

Boca de la Pescá cima 2

Collado de montaña

Collado

Waypoint

Central electrica de Dilar

parquing

Fin / Parking

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta