Tiempo  6 horas 28 minutos

Coordenadas 762

Fecha de subida 8 de octubre de 2018

Fecha de realización octubre 2018

  • Valoración

     
  • Información

     
  • Fácil de seguir

     
  • Entorno

     
-
-
971 m
849 m
0
4,0
7,9
15,81 km

Vista 1054 veces, descargada 55 veces

cerca de Burgomillodo, Castilla y León (España)

La ruta es fácil, la pongo moderada por la bajada al Monasterio que puede tener dificultad si el agua del embalse tiene demasiada altura y puede "tapar" el sendero

Las Hoces del Duratón es una de esas oportunidades únicas que pone el mapa a disposición del viajero a poca distancia de Madrid. Apenas son 139 kilómetros desde la capital de España (62 desde Segovia y 104 desde Valladolid) lo que pone a tiro de piedra de cualquiera uno de los mejores ejemplos de paciente escultura kárstica de España.



Comenzamos esta ruta en Burgomillodo, una localidad perteneciente al municipio de Carrascal del Río, en la provincia de Segovia.
También tiene este nombre el embalse que atrapa las aguas del río Duratón que esta justo al lado de esta pequeña aldea.


Embalse de Burgomillodo

Se encuentra en el río Duratón, y comienza en la presa construida en 1929 y recrecida en 1953, con una capacidad de 14 hm3. Burgomillodo pertenece a Carrascal del Río, en la provincia de Segovia, y es uno de los mayores centros de actividades náuticas, kayac y remo en general de Castilla y León, además de destacar su entorno faunístico y monumental, con su máximo exponente en la ermita de San Frutos, que forma parte del Parque Natural de las Hoces del Río Duratón, en cuyos límites se instala este embalse.



Para subir a la presa hay un camino justo después de pasar el río al lado de una pequeña central hidroeléctrica.
Pasaremos por el lado derecho de la presa y por medio de unas escaleras en zig-zag subiremos (si el vértigo no te lo impide) hasta la cima de la presa donde tendremos unas espectaculares vistas del pueblo.


y del embalse.



Volvemos a bajar las escaleras y tomamos una pista de tierra que sale justo delante de la entrada a la mina de cuarzo.
Este es el tramo de subida inicial, luego la ruta ya no tiene mas subidas (excepto si bajamos al Convento).



Una vez arriba veremos un cartel que nos avisa que hay una época del año en el que transitar por esta zona está prohibido por el anidamiento de las aves (buitres) y que va desde el 1 de Enero hasta el 31 de Julio.


Nos acercamos al primero de los muchos miradores que nos encontraremos en la ruta de hoy.
En este podremos ver en toda su extensión la presa y el final de las hoces del Duratón.


El Río Duratón es uno de los afluentes del Duero; un río paciente que sigue excavando este cañón milímetro a milímetro con el ahínco que dan las eras geológicas y la fuerza del agua. Un paisaje brutal que pone de manifiesto el poder de los elementos y la paciencia con la que modelan la piedra.



En esta zona, el río se ha encajado en un profundo cañón que, en algunos lugares, alcanza más de 100 metros de desnivel, tener precaución y no os asoméis demasiado al borde.



Continuamos andando con precaución al lado del precipicio, haciendo numerosas paradas para deleitarnos con sus espectaculares vistas, contemplando el vuelo de los imponentes buitres leonados.


Llegamos a las inmediaciones de una de las joyas del patrimonio de la zona:

La Ermita de San Frutos:
Una sencilla construcción románica del siglo XII que se encuentra al borde del abismo.



El priorato de San Frutos, hoy conocido como ermita de San Frutos, son los restos de un antiguo conjunto monástico. Eclesiásticamente, pertenece a la parroquia de Sepúlveda. De las antiguas construcciones monacales se mantiene en pie y en actividad el templo.



La ermita es una construcción románica de siglo XII que se realizó sobre otra visigótica del siglo VII. La fundación se atribuye a San Frutos (642 - 715) y sus dos hermanos, San Valentín y Santa Engracia, que eligieron el lugar para dedicarse a la vida contemplativa. Posteriormente se completó el complejo con un monasterio y un cementerio.

A la entrada del complejo hay una cruz de hierro sobre un pedestal de piedra en el que figuran las siete llaves de Sepúlveda. Esta cruz fue levantada en el año 1900 para conmemorar la gran peregrinación que se realizó ese año auspiciada por el obispo de Segovia Quesada. En estos lares el número siete tiene especial relevancia siendo una constante en la zona: los siete milagros de San frutos, las siete puertas de Sepúlveda, la cueva de los Siete Altares, etc.

(Fotografía tomada en otra visita anterior)

Continuamos caminando (ahora nos alejamos un poco del precipicio), hasta llegar a un aparcamiento donde numerosas empresas de la zona tienen un embarcadero para disfrutar de travesías en canoa o piragua.

Seguimos un sendero que ahora sí va mas pegado a los cortados, hasta llegar al mirador del Convento de Nuestra Señora de los Ángeles de la Hoz.


Aquí tendréis que decidir si queréis bajar o no al Convento, la bajada no es difícil, pero hay que estar habituado andar por pendientes acusadas y ayudarnos en alguna ocasión de las manos.



Aparte habrá que controlar el nivel del agua del fondo, ya que puede hacer desaparecer el camino hasta el convento, nosotros en esta ocasión y debido a que es Otoño y todavía no ha habido lluvias, el nivel se encontraba muy bajo y no tuvimos problema al transitar por el fondo, siempre teniendo cuidado con los desprendimientos de piedras que puedan darse.
Las vistas son espectaculares, encontramos higueras que crecen en los margenes y sus frutos están en su punto justo de maduración.



Llegamos a las inmediaciones del convento (cuidado está en muy mal estado y puede haber derrumbes, pasar bajo vuestra responsabilidad) .

Fundado en el s. XIII, su nombre original era el de Convento de Nuestra Señora de los Ángeles de la Hoz y en él vivían frailes que veneraban y salvaguardaban la imagen de esta virgen.



A finales del s. XV se produce un derrumbe sobre el convento, quedando únicamente en pie su iglesia.



En la reconstrucción interviene la reina Isabel la Católica, quien se reserva en él una estancia propia. El rey Felipe II también estará vinculado con el convento, quien a mediados del s.XVI decidirá ampliarlo. Su ámbito de influencia llegaba tanto a localidades cercanas, como Navalilla, Urueñas o Sepúlveda, pero también a poblaciones más lejanas, como eran Los Castros, Turégano y Cantalejo, pueblos hasta donde llegaban los servicios de sus frailes. Será a finales del s. XVII cuando el convento de la Hoz se convierta en el primer colegio de misioneros de España.



En septiembre de 2012 fue nombrado Bien de Interés Cultural. En Sebúlcor la asociación Amigos del Convento de la Hoz realiza actividades e iniciativas con el objetivo de recuperarlo, como la ya conocida carrera popular Senda de los Frailes.

Encontramos también una cueva en las inmediaciones, y los restos de unas pinturas que desgraciadamente se encuentran en muy mal estado.



Subimos por donde bajamos y desandamos el camino hasta que decidimos llegar a Burgomillodo por un camino mas recto (alejado de los cortados) que nos devolverá al lugar de donde partimos.



Espero que os guste la ruta.




Distancia total: 15.87 Km
Desn. de subida acumulado: 452.99 m
Desn. de bajada acumulado: 452.2 m
Altura máxima : 965.67 m
Altura mínima : 850.22 m
Altura en inicio: 851.3 m
Altura en final: 852.8 m
Ratio de subida: 6.81 %
Ratio de bajada : 6.26 %
Desnivel positivo por Km: 28.54 m
Desnivel negativo por Km: 28.49 m
Tiempo total : 6:28:00 h
Tiempo en movimiento: 4:15:08 h
Tiempo parado : 2:12:52 h
Velocidad media total: 2.45 Km/h
Velocidad media en movimiento: 3.73 Km/h
Velocidad máxima sostenida: 7.8 Km/h



Fuente:
https://www.eldiario.es/viajarahora/destino_espana/Que-ver-hoces-del-duraton-Segovia-Sepulveda-buitres-leonados-como-llegar-Ermita-San-frutos-piraguismo-sendero-cordero-donde-comer-mejores-restaurantye-lechazo-Castilla-y-Leon_0_754874543.html
Comprobar antes el nivel del agua
Fundado en el s. XIII, su nombre original era el de Convento de Nuestra Señora de los Ángeles de la Hoz y en él vivían frailes que veneraban y salvaguardaban la imagen de esta virgen. A finales del s. XV se produce un derrumbe sobre el convento, quedando únicamente en pie su iglesia. En la reconstrucción interviene la reina Isabel la Católica, quien se reserva en él una estancia propia. El rey Felipe II también estará vinculado con el convento, quien a mediados del s.XVI decidirá ampliarlo. Su ámbito de influencia llegaba tanto a localidades cercanas, como Navalilla, Urueñas o Sepúlveda, pero también a poblaciones más lejanas, como eran Los Castros, Turégano y Cantalejo, pueblos hasta donde llegaban los servicios de sus frailes. Será a finales del s. XVII cuando el convento de la Hoz se convierta en el primer colegio de misioneros de España. En septiembre de 2012 fue nombrado Bien de Interés Cultural. En Sebúlcor la asociación Amigos del Convento de la Hoz realiza actividades e iniciativas con el objetivo de recuperarlo, como la ya conocida carrera popular Senda de los Frailes.
aparcamiento donde numerosas empresas de la zona tienen un embarcadero para disfrutar de travesías en canoa o piragua.

8 comentarios

  • andresino 12-oct-2018

    Qué bonita ruta, estoy deseando hacerla. Gracias por compartirla.

  • Foto de Guadarramista

    Guadarramista 12-oct-2018

    Gracias andresino por tu valoración y comentario.
    Espero que te guste.
    Nos vemos!!

  • josejo70 12-oct-2018

    Quiero ir en cuanto pueda allí.
    ¡Gracias!

  • Foto de Guadarramista

    Guadarramista 12-oct-2018

    Josejo70 Te gustará.
    Gracias por tu valoración.
    Nos vemos!

  • Rompebotas 12-oct-2018

    ¿Es difícil la ruta?, por el vídeo no lo parece.

  • Foto de Guadarramista

    Guadarramista 12-oct-2018

    No es difícil, lo único tener precaución de bajar con el nivel del embalse bajo y entrar al convento bajo vuestra propia responsabilidad.
    Un saludo.

  • Foto de planeta vallejo

    planeta vallejo 11-mar-2019

    He realizado esta ruta  verificado  ver detalle

    excelente, extraordinario

  • Foto de Guadarramista

    Guadarramista 12-mar-2019

    Gracias Planeta Vallejo por tu valoración y comentario.
    Me alegra que te haya gustado la ruta.
    Nos vemos!

Si quieres, puedes o esta ruta