Tiempo  3 horas 24 minutos

Coordenadas 1809

Fecha de subida 14 de junio de 2018

Fecha de realización junio 2018

-
-
1.475 m
894 m
0
3,2
6,4
12,83 km

Vista 161 veces, descargada 4 veces

cerca de Turruncún, La Rioja (España)

Descripción
Este bastión calizo domina por completo toda la comarca de la Rioja Baja siendo visible desde prácticamente cualquier punto, lo que la convierte en una de las montañas más visitadas de la provincia. Forma parte de la sierra de Peñalmonte, situada en pleno sistema Ibérico entre los valles de los ríos Cidacos y Linares siendo una atalaya natural para vigilar el paso entre el valle del Ebro y la meseta de Soria. Quizá no sea la montaña más bella (que fea tampoco es, ni mucho menos), ni las más espectacular, ni la más alta (en este caso no hay dudas que existen cimas mucho más elevadas en la Rioja). De lo que no hay dudas es de que es una cima importantísima y bien merece una visita.

Itinerario
Llego al pueblo abandonado de Turruncún, donde hay un merendero habilitado para dejar el vehículo, señalizado en la carretera. A principios del siglo XX el pueblo contaba con 312 habitantes y 1965 se construyó su último "edificio", las escuelas del pueblo que nunca llegaron a estrenarse como tal. En la actualidad se encuentra derruido con algunas construcciones en pie como la iglesia y el anterior colegio mencionado. Como dato curioso, dentro de la iglesia, que aún se mantiene en pie, podemos ver restos óseos que hay quien determina que son humanos.
Subo por la pista de la izquierda durante un par de kilómetros hasta los llamados "Corrales de Palomares", hoy en ruinas también. La senda pasa al lado y sube en fuerte pendiente por un tupido pinar hasta enlazar con otra pista que tomo a la derecha. Más adelante, en el siguiente cruce, se toma el ramal izquierdo para plantarme en el collado.

Me desvío unos pocos metros a la cima menor de Cabezuela, donde hay buenas vistas tanto del cordal como de la cima de hoy. Retomo el camino y llego a Peña Isasa. Una sencilla senda me lleva al buzón, vértice y una Chiruca de metal. La cima es pequeña y con el viento racheado que ha empezado a soplar tampoco se pueden hacer malabarismos. Existe una cruz al Este de la cumbre sobre unas rocas a la que solo se puede acceder mediante escalada, hay una placa a un montañero fallecido. Me resguardo a tomar algo y emprendo la bajada con calma por el mismo camino.

En la última lazada antes de collado bajo recto en lugar de seguir por la pista, tuerzo en un hito y alcanzo la pista contraria. A partir de aquí se puede atajar por la ladera en varios puntos, pero yo creo que es mejor seguir la pista íntegramente para disfrutar de las vistas. Este camino enlaza con el desvío en los corrales y de ahí al merendero el itinerario se limita a desandar el camino.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta