Tiempo  5 horas 13 minutos

Coordenadas 2418

Fecha de subida 12 de febrero de 2013

Fecha de realización febrero 2013

  • Valoración

     
  • Información

     
  • Fácil de seguir

     
  • Entorno

     
-
-
474 m
338 m
0
6,3
13
25,02 km

Vista 2751 veces, descargada 67 veces

cerca de Hospital Provincial Nuestra Señora de la Montaña, Extremadura (España)

Realizada en la mañana del 12 de febrero de 2013. Día soleado, pero frío. A primera hora con un viento no muy fuerte, pero que hacía que la sensación térmica fuera mucho menor que la temperatura real.

Esta ruta la realicé varias veces entre enero y abril de 2004, cuando estaba preparando mis pies para los 800 kilómetros del Camino de Santiago. Tenía curiosidad por volver a ver el entorno tantas veces pisado y las novedades que pudieran haber en el mismo.

He optado por bajar hasta Aguas Vivas por el camino existente entre el Parque del Príncipe y la Ronda Norte, subiendo a la carretera desde la Fuente de Aguas Vivas para ir a la “rotonda del Casar”. He cruzado al otro lado por la parte izquierda, por la que iba a caminar. Allí me he encontrado uno de los cubos que la Junta de Extremadura (hoy “Gobierno de Extremadura”) ha colocado a lo largo de la Vía de la Plata. En una de las caras lleva pintado un cuadrado amarillo (evocador del Camino de Santiago) y en la cara superior un esquema del Arco de Cáparra (que pretende serlo de la Vía de la Plata). La verdad es que creo que lo del cuadrado son ganas de dárselas de originales. Todos los caminantes a Santiago identifican el camino con la flecha amarilla. Bien podían haberse sumado al símbolo universal. Han preferido ser cabezas de ratón que cola de león. Yo, personalmente, prefiero la flecha.

Ya en carretera (siempre por el margen izquierdo y procurando hacerse bien visible) me pareció ver, lejos y por la misma zona donde hay una charca, un perro en el camino particular de una finca. La cámara de foto me permitió identificar el animal: una cigüeña. Ya está pasado San Blas, con lo que el refrán (“Por San Blas las cigüeñas verás”) se ha hecho realidad.

Tras caminar poco más de 2,5 kilómetros por carretera he llegado al desvío al camino que, a nuestra izquierda, corre medianamente paralelo a la carretera, unas veces más cerca y otras más alejado de la misma, pero casi siempre con ella a la vista. Otro cubo con el cuadrado amarillo y el Arco nos invita a caminar por él.

A partir de este punto he visto que algunas cosas han permanecido idénticas en estos ocho años transcurridos, pero otras han cambiado a mejor. Así, el punto donde comienza el camino sigue siendo un vertedero de escombros donde algún empresario de la construcción desaprensivo no dude en tirar los deshechos de las obras que realiza.

Sin embargo, me he llevado la grata sorpresa de ver que algunos de los pequeños arroyos que atraviesan el camino, y que antes era un problema pasarlos cuando habían habido lluvias recientes, ahora son fácilmente franqueables gracias a unos cubos de piedra granítica que la Junta (o “Gobierno”) de Extremadura ha puesto a dicho efecto. En realidad son tres los regatos o arroyos que nos encontramos en este camino, y solo dos los que cuentan con esta ayuda. Un pequeño esfuerzo y hubieran dado solución también al tercero. No obstante, mi aplauso para esta iniciativa, pues son muchos los peregrinos que hacen esta ruta.

Al llegar al cruce con la autovía A-66 encuentro todo mucho más “civilizado” que hace ocho años. Entonces las obras se estaban iniciando y el lugar era mucho más bucólico. Ahora pasamos por debajo de cuatro carriles (dos de circulación y los otros dos para incorporarse o salir de la autovía hacia una rotonda próxima). El lugar está más limpio o, mejor más… asfaltado.

La grata sorpresa ha sido que, tras cruzar los puentes he encontrado que la planta de áridos que había allí ha desaparecido. Desgraciadamente la empresa responsable no ha rematado bien el trabajo de dejar todo como lo encontró, pues ha dejado en el lugar los grandes bloques de hormigón que sustentaban sólidamente las grandes graveras y maquinaria allí existente entonces.

En el mismo lugar hay un cartel informativo sobre la Cañada Real que discurre por allí. Por una cara informa del tramo de Cáceres, y por la otra del del Casar. Adjunto foto.

Acercándome al Casar, y a la altura de una gasolinera existente al otro lado de la carretera, varios grandes pájaros (¿avutardas?) posados en el campo. He tenido la suerte de fotografiar algunos y de hacerlo con otro en el mismo momento en que iniciaba el vuelo.

Al aproximarnos al Casar, una nueva señal nos indica que para seguir la Vía de la Plata (y el Camino) hay que tomar una desviación a la derecha. Quienes tomen esa ruta, atravesarán el pueblo por una de sus calles principales. A mitad de la misma, al lado del Ayuntamiento, encontrarán el estupendo albergue existente en el Casar para los peregrinos.

Yo tomo el de la izquierda para dirigirme a la charca, a la que llego por una zona de recreo para niños y adultos. No está tan llena como la he visto en otras ocasiones, lo que no importa a una buena bandada de patos que disfrutan en la orilla.

Dejando atrás la charca, hemos de tomar la carretera CCV-100 que, saliendo del pueblo nos lleva hasta la N-630, por la que pienso regresar a Cáceres. Aquí, la primera sorpresa que me llevo es ver que la carretera ha duplicado su ancho y que toda la calzada del lado izquierdo, pintada de color verde, es de uso exclusivo para peatones y ciclistas. La carretera lleva desde el mismo pueblo hasta el cruce con la N-630, lo que es una ventaja dado que hace unos años era una carretera comarcal estrecha y sin arcenes.

Nada más empezar a caminar por la senda verde me topo con dos antiguos pozos (creo que ahora están en desuso) a mi izquierda y una preciosa puerta de paso a la derecha que conserva lo que fueron sus antiguas puertas e, incluso, un remate en su parte superior que es la primera vez que veo en una construcción de estas características.

Pocos metros más allá, y también a mi izquierda, lo que fue la puerta de acceso a una finca construida con tres enormes bloques de granito. El superior tiene una hendidura redonda a cada lado.

Todavía otros pocos metros más y una especie de habitáculo cerrado por una cancela y también construido en torno a tres grandes bloques de granito.

Cien metros más adelante vuelvo a encontrar, al otro lado de la carretera, otra puerta de paso que también conserva lo que, quizá, debió ser su puerta de madera original. Mi sorpresa es que en el lado derecho de la puerta se conservan los restos de la pintura de una Cruz de Malta a la que solo le falta la parte de abajo. ¿Se tratará de una finca que, en tiempos, perteneciera a algún caballero de dicha Orden de Caballería?

Todo el trayecto por esta carretera verde, hasta llegar al cruce con la N-630 son 2,3 kms. Una vez en el cruce, son 11 kilómetros para volver a Cáceres.

En el mismo cruce, a nuestra izquierda, existe una explotación de acuicultura con una buena charca.

La vuelta a Cáceres es bastante monótona. Casi todo el camino hay que hacerlo por asfalto, con el consiguiente castigo a los pies.

Tres kilómetros después de comenzar a caminar por la 630 vemos a nuestra izquierda una instalación de AENA para el control del tráfico aéreo. Creo que se trata de un “faro” que emite una señal de radio para que los aviones puedan ubicarse con exactitud.

Al otro lado de la carretera, un puente que ayuda a los vehículos que viene de las fincas de aquel lado a superar la vía del tren.

Exactamente un kilómetro después me ha sorprendido ver una finca donde se están colocando multitud de palmeras. Está justo al lado del “Centro de Conservación de Carreteras del Estado” y ambos junto a la rotonda que permite el acceso a la autovía A-66.

Ahora es preciso caminar por el arcén de la carretera, pues la zona de pasto a mi izquierda cuenta con un pésimo firme que me incomoda el paso. Así continúo hasta llegar frente a la instalaciones de la gasolinera Monte-Bola, ahora identificada como Petronor. Pasada la misma, y en medio de una rotonda, un monumento conmemorativo (de hace justamente diez años, pues está fechado el 8 de febrero de 2003) del inicio de las obras de desdoblamiento de la carretera de acceso a Cáceres desde la autovía. El monolito es, básicamente, el mojón kilométrico, de los de antes, correspondiente al kilómetro 549 de la N-630.

A mi izquierda quedan las instalaciones del Club el Encinar y de lo que antiguamente fue el “Complejo Álvarez”, hoy perteneciente al grupo Aralia y, justo antes de llegar al estadio “Príncipe Felipe” del F.C. Cacereño, las instalaciones del Camping Cáceres.

Pasada la siguiente rotonda podemos caminar junto a una urbanización de chalets hasta llegar a la altura de Club de Tenis Cabezarrubia, en que tendremos que hacerlo en el escaso espacio que hay entre la alambrada y las protecciones de la carretera. Hay que tener mucho cuidado, pues al llegar a la esquina de las instalaciones de dicho club con la carretera que, en empinado ascenso, lleva en dirección a la Sierrilla, hemos de saltar las protecciones de la carretera para caminar por el escasísimo arcén. Son escasamente cincuenta metros, pero no exentos de peligro. Enseguida podremos cruzar al otro lado de la calzada para cruzar por el puente sobre la Ronda Norte a Residencial El Arco, o R-66-A, desde donde nos dirigimos a casa dando la ruta por terminada.

Charca
Palmeras
Autovía
Arroyo
Charca
Hinche
Arroyo
Desvío a camino lateral
Charca
El Casar de Cáceres
Autovía
Charca del Casar
Camino Santiago a la derecha
Ronda Norte
Carretera N-630
Instalaciones de Aena
Pozo y puerta de paso
Otro paso cuatro piedras
Puerta de paso

9 comentarios

  • Foto de Parian

    Parian 12-may-2014

    He realizado esta ruta  ver detalle

    Para mi, es un recorrido interesante, incluso con el retorno por la N-630, ahora que ya tiene mucho menos tráfico que antes.

  • Foto de Mirafrin

    Mirafrin 16-may-2014

    Buen recorrido, muy completo a pesar de todos los kilómetros que se hacen bordeando la carretera. Tu track, como todos, abundante en información y waypoints.Ya veo que lo que dices en tu perfil es cierto: procuras que tus rutas sirvan a los demás Gracias por ello, Dalits.

  • Foto de Cocinilla

    Cocinilla 18-may-2014

    He realizado esta ruta  ver detalle

    Recorrido muy completoLa salida desde el polígono ganadero es estupenda si la haces en periodo de frío o, al menos, poco calor.

  • Foto de Dicaru

    Dicaru 02-jun-2014

    He realizado esta ruta  ver detalle

    Larga, con el único inconveniente del regreso por la carretera aunque nada problemática ahora al ser escasa la circulación.

  • Foto de Depuntillas

    Depuntillas 30-mar-2015

    He realizado esta ruta  ver detalle

    Bonita y tranquila ruta, sin desniveles excesivos, lo que permite un buen paso.

  • Foto de Pelopua

    Pelopua 19-abr-2015

    He realizado esta ruta  ver detalle

    Largo y precioso paseo recomendable solo entre finales de otoño y primavera. Casi todo él discurre por zona sin ningún tipo de sombra. En las fechas indicadas resulta precioso por el verdor del campo. El track completísimo con abundancia de waypoints.

  • Foto de Crispal

    Crispal 20-abr-2015

    He realizado esta ruta  ver detalle

    Similar a la que tienes recogida por el Polígono Ganadero, esta la hice en bici, con alguna incomodidad, pero sin mayorees dificultades. Creo que pasará a ser de mis habituales para cuando no tenga demasiado tiempo de pedalear. Abundantes waypoints, siempre interesantes.

  • chepejq69 16-may-2019

    Hola,queria hacerla en bici pero por el camino de tierra que hay man comentado,usted la ruta la hizo toda por carretera o tambien se metio por camino,gracias

  • Foto de Dalits

    Dalits 16-may-2019

    Hola, buenas tardes.
    Hola, chepejq69

    Respecto a la pregunta que me hace, la ida la hice toda por camino y el regreso por carretera.

    Espero que le sirva.

    Un cordial saludo.

    Dalits.

Si quieres, puedes o esta ruta