Tiempo  7 horas 48 minutos

Coordenadas 3754

Fecha de subida 10 de octubre de 2017

Fecha de realización octubre 2017

-
-
1.125 m
984 m
0
5,0
10
20,19 km

Vista 1045 veces, descargada 55 veces

cerca de Calatañazor, Castilla y León (España)

7 de Octubre 2017

IBP Index = 59HKG

Ruta con inicio en la ciudad Medieval de Calatañazor (Soria) y que recorre tanto enclaves naturales de gran valor como parajes de importancia histórica. Se clasifica como dificultad técnica Moderada, pero tiene algún tramo de cierta dificultad, campo a través, una pequeña trepada en la que hay que ayudarse de las manos, la subida y bajada de una loma a pelo, y una bajada muy pedregosa hacia la mitad de la ruta.

La ruta parte de los restos del Castillo de Calatañazor (S. XIV, aunque en la Torre del homenaje se observen rasgos que hacen pensar en un origen anterior). Fue objeto de una somera restauración relativamente reciente. Tiene detalles interesantes, como la ventana gótica en uno de los lados de la torre o las dos murallas que rodena el pueblo en su totalidad.

En la misma plaza podemos ver la Piedra del Abanico (Curiosa piedra que contiene el fósil marino más interesante descubierto en las cuevas del roquedal cercano a la localidad. La forma que tiene es la de una palmera abierta o abanico y de ahí su nombre).
y un rollo o picota (del S. XV) y que cuenta con una leyenda de brujería.

Bajamos por la calle Real (Dirección E- NE) y unos pocos metros más adelante encontramos a nuestra derecha la Iglesia de Nuestra Señora del Castillo (mezcla de estilos gótico y románico en la que podemos ver tanto una pila bautismal en piedra del siglo XI como un retablo de los Siglos XVI y XVII donde se encuentra una talla románica de Santa María del Castillo).

Seguimos por la calle Real para salir de Calatañazor, y justo en la entrada a nuestra izquierda podemos observar tanto parte de una de las murallas (arriba), como la ermita de Nuestra Señora de la Soledad (abajo), restaurada en gran medida, pero que muestra intacto el ábside y la puerta que se abre en el lado norte.

Cruzamos la carretera SO-P-5026 y tomamos una pista de tierra bien ancha y unos 50 metros más adelante tomamos un desvío que sale a la izquierda, con un cartel que indica la dirección de la ruta PR-SO3 en dirección al Sabinar de Calatañazor y la Fuentona.

En el próximo Kilómetro y medio puede ser que tengas la sensación de ir por sembrados o haber perdido el camino, no hay problema, hay que seguir siempre en dirección Noroeste hasta que nos encontremos con lo que parece una pista rural sin tráfico, a la que llegaremos tras recorrer unos 2 Kilómetros desde el inicio.

Tomamos esta pista y la seguimos, nos llevará a acercarnos a la carretera SO-P-5026, justo cuando estamos muy cerca de la carretera la pista continua recta, al principio paralela a la derecha de la carretera, la tomamos.

El camino nos lleva entre árboles al principio y luego entre campos sembrados hasta llegar a un pequeño puente en el que se abre una cancela, la atravesamos y accedemos a un pequeño prado en el que es difícil seguir el camino.

Seguimos en dirección Nor-Noreste, acercándonos a un vallado (por la derecha) en el que se abre una buena brecha, pasamos por ella y justo a continuación en la vallado que tendremos a la izquierda encontramos otra brecha por la que accederemos a la Reserva Natural del Sabinar de Calatañazor (Bosque de sabinas albares que acoge a algunos de los ejemplares más longevos y elevados de esta especie de la península Ibérica).

Caminamos por el Sabinar hasta salir por la puerta principal del mismo, situada al Oeste, en donde se encuentra la Sabina más vieja del lugar y que tiene más de 400 años.

Cruzamos de nuevo la SO-P-5026, y durante 1,6 Kilómetros caminaremos entre campos sembrados y gente trabajándolos con la quietud que da el lugar, hasta llegar a la casa del parque (que funciona como Centro de Interpretación tanto del Sabinar como de la Fuentona).

Unos metros pasada la casa del parque encontramos un pequeños paso que se abre a la izquierda, jalonado de pequeñas luces de pie y barandillas de madera que nos permite cruzar el curso del Rio Abión. De frente nos encontramos la aldea de Muriel de la Fuente y aprovechamos para visitarla.

Veremos en muy poco espacio una fragua antigua reconstruida, un Rollo de Jurisdicción, y una Casa Pinariega (típica casona local). Salimos de nuevo de Muriel por el mismo camino por el que entramos y tomamos un amplio camino a la izquierda (Dirección N).

Muy cerca (Unos 300 metros) encontramos la ermita de la Virgen del Valle (S. XII) construida en estilo románico rural Soriano. Hasta aquí llevaremos unos 7 Kilómetros desde el inicio.

Seguimos por este camino durante 700 metros hasta llegar a la Casa del Guarda del Monumento Natural de la Fuentona (acuífero que forma el nacimiento del río Abión y que forma una red de galerías sumergidas bajo el terreno, de las cuales solo se han explorado unos 100 metros).

Seguimos siempre en dirección Noroeste, sin pérdida por caminos muy bien mantenidos, cruzando un par de puentes de madera hasta llegar a la surgencia a cielo abierto de la Fuentona, de origen cárstico. Llevamos 8,5 Kilómetros recorridos.

Desandamos algo de camino (unos 200 metros) y tras pasar el puente giramos a la izquierda paralelos al Arroyo de la Hoz o Rio Cabrejas (a nuestra izquierda) hasta llegar a la base de la cascada de Despeñalagua, salto de agua que debido a las escasas lluvias de este invierno estaba completamente seca.

Cruzamos al otro lado del arroyo y cogemos camino por la orilla derecha en dirección Suroeste y unos 100 metros después, salimos del camino por la derecha (justo antes de un pequeño puente que se adivina a la izquierda), dirigiéndonos al primer tramo de cierta dificultad de la jornada, ya que subiremos a fuego por la loma que tenemos a nuestra derecha, para bajar por la otra vertiente de la misma loma.

Al otro lado, tomamos un ancho camino en clara subida, el cual subiremos durante 700 metros hasta llegar a la parte superior, mas llana, y giramos completamente en dirección Noreste; los primeros 500 metros a partir de aquí son entre monte bajo, muy cómodo para transitar, pero los siguientes 300 se realizan por un terreno pedregoso, con mucha inclinación y que es el segundo escollo de la jornada.

Cuando acabamos la bajada tendremos que hacer una pequeña trepada de unos 3 metros para obtener unas buenas vistas de los cañones que se abren a nuestros pies, hasta llegar a la parte superior de la cascada de Despeñalagua. Nuevamente una pena que estuviese seca, porque las vistas son impresionantes. Unos 11,5 Kilómetros.

Desde aquí tomamos una zona de arbolado que se agradece, donde podemos guiarnos gracias a algunos hitos esparcidos por aquí y por allí.

Salimos a campo abierto y durante 1,5 kilómetros transitaremos por zonas de pastos de altura y campos de labranza, en la que veremos varias Tainas (construcción característica que sirve como cobertizo para recoger y guardar el ganado en las zonas de alta montaña), unas en mejor estado que otras.

Finalmente tras la Taina del Alto del Mirón volvemos a salir campo a través por zona de monte bajo, en dirección Este. Durante 2 Kilómetros más caminaremos entre el monte bajo y campos en barbecho.

Atravesamos entonces el barranco del Tolillo y tomamos clara dirección Sur hasta llegar a las estribaciones de la vertiente Sur de la Sierra de las Cabrejas. Caminaremos hacia el Este con unas buenas vistas a la derecha hasta llegar a una nueva Taina. Hasta este punto llevaremos algo menos de 18 Kilómetros. 1 Kilómetro más adelante una nueva Taina, la última que veremos en esta ruta).

Ya siempre en dirección Sur nos vamos acercando por nuestro destino, podremos ver unas buenas vistas de Calatañazor y de las ruinas de la Ermita de San Juan Bautista (A la derecha de la de la Soledad), justo enfrente.

Seguimos camino en fuerte bajada durante unos 300 metros. Finalmente llegamos a la entrada de Calatañazor y nos acercarnos a la Casa del Cura a tomar un merecido refrigerio.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta