Tiempo en movimiento  5 horas 29 minutos

Tiempo  7 horas 59 minutos

Coordenadas 4041

Fecha de subida 14 de octubre de 2018

Fecha de realización agosto 2018

-
-
2.145 m
670 m
0
5,9
12
23,41 km

Vista 541 veces, descargada 25 veces

cerca de Pradollano, Andalucía (España)

CAMINO DE LOS NEVEROS

El legendario camino que recorrían los neveros se ha convertido en un atractivo itinerario que recorre todos los pisos bioclimáticos y atraviesa los diferentes paisajes geológicos del macizo nevadense.

Desde el puente verde en Granada, los neveros forjaron esta senda a golpe de sudor, alpargatas y herraduras hasta las altas cumbres para bajar su frescor en forma de bloques de hielo con que combatir los tórridos veranos. Recorrer el Camino de los Neveros no sólo es transitar por una senda cargada de historias y leyendas de los hombres que transportaban la nieve. Es también rememorar la ruta que realizaron ilustres viajeros románticos, como el escritor Richard Ford o científicos y naturalistas, como los afamados botánicos Wilkomm y Boissier.

Si hay un sendero tradicional que una la ciudad de Granada con Sierra Nevada, éste es, sin duda, el famoso 'Camino de los Neveros. Los 'neveros' procedían sobre todo de pueblos como Monachil, Güéjar-Sierra o La Zubia subían con caballerías, durante el verano y por la noche, y regresaban con los serones llenos de nieve nada más ponerse el sol, de forma que la preciada carga llegara lo más entera posible.

Ya desde la época musulmana se tienen citas de estos viajes 'relámpago', de ida y vuelta, en busca de este preciado producto, pero fue en la Granada cristiana cuando tuvo un mayor auge. La nieve tenía un uso principal en la conservación de alimentos y como refrescante de las bebidas pero también un uso medicinal, para reducir las inflamaciones o para calmar el dolor por ejemplo.

El primer piso bioclimático lo veríamos si nuestro punto de partida fuesen los borreguiles y pastizales de alta montaña, los lugares de mayor diversidad y endemismos botánicos y las huellas del paisaje glaciar y periglaciar. Pero nosotros decidimos empezar en Pradollano, ya que la caminata es bastante larga. El tramo que recorremos se extiende desde Pradollano, a unos 2145 m de altitud, hasta El Paseo de la Bomba a 670 m. La empresa encargada de gestionar las líneas Granada-Sierra Nevada es Tocina. Tarda 45 mins en llegar de la Estación de Autobuses de Granada a Sierra Nevada (Pradollano) y el precio es de 5€ solo ida.

Los Horarios en temporada de Esquí:
De Lunes a Viernes: 8:00, 10:00 y 17:00 h.
Sábado Domingo y Festivos: 8:00, 10:00, 15:00 y 17:00 h.

Los Horarios fuera de la temporada de Esquí:
Salida desde la estación de autobuses de Granada, el andén nº3.
De Lunes a Domingo: 9:00 h. Llegada a Pradollano las 9:45 h aprox. y a la Hoya de la Mora a las 09:50 h.

En la actualidad, con el cambio climático ni siquiera el Corral del Veleta podría abastecer a los esforzados muleros muchos años. En el primer tramo de nuestro recorrido y dada la altitud a la que nos encontramos, la vista se pierde en sucesivos niveles del horizonte. La vegetación de esta zona está muy adaptada a las duras condiciones de alta montaña: mancaperros, piornos, enebros, sabinas, etc.

Desde la Plaza de la Estación de Esquí de Pradollano, descendemos por la carretera de Sierra Nevada un kilómetro; y al llegar a una rotonda adornada con antiguas reliquias de telecabinas, quitanieves… nos desviamos a la derecha. A pocos metros entraremos en el circuito de BTT Fuentealta por el sendero de salida. En el sendero cambia el sustrato y con éste también el tipo de vegetación; nos adentramos en un pinar de repoblación de pino silvestre que se distingue por el color rojizo de su tronco al descamarse y de cuyas pequeñas piñas se alimentan pájaros como los piquituertos.

Siguiendo el precioso sendero y entre el denso pinar llegamos al CENTRO ETNOGRÁFICO MUSEO SUERTE DE FUENTEALTA. Ubicado en un antiguo cortijo y recuperado no hace mucho; este tipo de museo cada vez más frecuente a lo largo de nuestra geografía tiene como objeto el dar a conocer el estilo de vida y sus condiciones, en las que se desarrollaba la vida de algún tipo de comunidad, o como es en este caso, de la vida de los pobladores de los cortijos ubicados en Sierra Nevada. Para ello se recrean las condiciones de vida más similares a las desarrolladas en el tiempo que se recrea, reconstruyendo los edificios con técnicas y materiales similares a los originales y mostrando en su interior utensilios tanto personales como laborales también de la época a documentar.

Éste concretamente situado en la ladera sur de una larga loma (Loma de la Paja) se asienta en un terreno aterrazado a unos 2.100 metros de altitud, tenía que soportar un invierno largo y muy frío, generalmente cubierto por la nieve durante largos meses a lo largo del año, obligaba, generalmente, a abandonarlos durante los meses duros para reintegrarse de nuevo a ellos en la primavera tardía cuando la nieve empezaba a fundir y permitía resurgir los pastos alimento de los ganados, principal fuente de ingresos de los cortijeros.

Generalmente habitados por pastores que ejercían la trashumancia, ya que los ritmos los marcaban los rebaños, obligando a los propietarios durante el invierno a buscar sitios más bajos donde alimentar a su ganado.

La actividad económica fundamental era el pastoreo. Pero eso no eliminaba que aprovecharan el escaso espacio hábil junto a los cortijos si el terreno se lo permitía para sembrar patatas, hortalizas y algo de cereal, para lo que era indispensable una fuente de agua cercana. Generalmente todos los cortijos están ubicados en las cercanías de manantiales o en su defecto se hacían traer el agua de barrancos próximos donde el caudal de agua fuera permanente durante la mayor parte del estío y otoño, mediante acequias, algunas de ellas con kilómetros de longitud.

Fuente Alta tiene un nacimiento de agua propia y está ubicado en una zona de repoblación de pinos de los años cincuenta. El perímetro actual es bastante amplio, lo que ha permitido destinar una parcela donde se sigue cultivando cereal, una zona húmeda y posibilidad para dedicar alguna otra zona para el cultivo de las hortalizas. Posee varias construcciones, unas dedicadas a vivienda donde está ubicado el museo y otras habilitadas como cuadras. Los animales de carga y trabajo eran imprescindibles en el mundo rural.

Generalmente contaban también con una era donde trillar, ubicada generalmente al borde de una ladera para aprovechar los vientos reinantes al objeto de facilitar el proceso de “aventar” la mies una vez finalizada la trilla. Todos estos procesos se hacían de forma artesanal dado que la escasa maquinaria existente en aquellos años no era útil en espacios pequeños y en pendiente como los que estamos hablando.

En este caso han recuperado un “alambique” industrial que se usaba para la destilación de esencias de plantas aromáticas, frecuentes en la zona: tomillo, alhucema, etc., para lo que eran imprescindibles dos elementos: el agua por un lado y materia combustible para alimentar la caldera por otro. En el proceso se extraían los aceites aromáticos que las plantas usan para minimizar las pérdidas de agua debidas a la fuerte insolación que sufren durante los veranos, bastante severas debido a las altas cotas en que se encuentran.

Según descendemos nos encontramos salpicando el paisaje al pino resinero, que a diferencia del anterior tiene piñas y acículas de mayor tamaño. En esta zona de pinar es muy común observar y escuchar a los arrendajos (es un ave del tamaño de una paloma), si levantamos la vista de vez en cuando los veremos volando de un pino a otro, así como otras pequeñas aves: carboneros, piquituertos, etc.

Siguiendo la andanza, a veces por sendero y otras por pista, llegamos a los PRADOS DEL AIRE, donde encontramos una ANTIGUA CANTERA DE SERPENTINA y cruzamos el pintoresco BARRANCO DE LOS PRADOS DEL AIRE. En este tramo hay un OTERO NATURAL que nos brinda la visión del Trevenque, el Cerro de Huenes, el Cerro Manolón y el Cerrajón y más al fondo se intuye el Río Monachil en dirección a los Cahorros.

El siguiente tramo, en ligero ascenso y con un paisaje pétreo, nos recuerda al torcal y con algo de imaginación se ven algunas siluetas de personajes o animales. Llegaremos a la CARRETERA GR-420 por la que andaremos unos metros; la abandonaremos por un sendero a la derecha. Posteriormente la volveremos a cruzar y tras un pronunciado descenso por la CUESTA DEL DESMAYO llegaremos a la Carretera A-395, la de Sierra Nevada, que también cruzaremos hasta llegar al COLLADO DE LAS VÍBORAS y algo más adelante veremos A LA IZQUIERDA EL CERRO DE CUESTA BERMEJA 1693 M. Y A LA DERECHA EL CERRO DEL ESPARTO 1735 M.

Después descenderemos por un estrecho y pedregoso sendero que nos conducirá hasta el paraje conocido como 'Collado del Muerto,' denominado así al parecer por un espeluznante episodio en la guerra civil. En este punto hay un área de descanso y algunos paneles informativos. Seguimos ahora por la carretera asfaltada que nos lleva hasta el Purche, donde podemos ver a la orilla del camino los pozos donde los hombres neveros conservaban la nieve y a la izquierda el Pico Cerrajon 1654 m.

Y llegamos a EL PURCHE; el origen del nombre El Purche está en la palabra árabe "Al Burj" que significa la torre, probablemente debido a las formaciones rocosas con esta forma que se encuentran en las inmediaciones en el monte llamado El Cerrajón. Está situado a 1.495 m de altitud, en las faldas de Sierra Nevada, desde el que se puede ver toda la Vega de Granada. En él encontramos un camping y el restaurante Ruta del Purche donde paramos a comer ya que hacen unas comidas caseras buenísimas.

Tras el almuerzo seguimos por la carretera y algo más de un kilómetro después nos desviaremos a la derecha por una pista que nos llevará bordeando el PICO DE LOS MAJOJOS DE 1359 M hasta el BARRANCO Y FUENTE DE LOS CASTAÑOS; frecuentemente se puede encontrar sin agua, pero el pilar está restaurado. Siendo por tanto su ubicación estratégica para abastecer a quienes usaban tan transitada vía en antaño. El agua que brotaba era recogida en una alberca que se encuentra al otro lado del camino, y se empleaba para riego esencialmente; desde aquí obtenemos unas bellas panorámicas de Granada y Cenes de la Vega.

Cada vez hace mucho más calor; hemos pasado progresivamente del aire fresquito de Pradollano al calor sofocante de los secanales cercanos al CERRO LOMA REDONDA 1122 M., a la segunda CUESTA DEL DESMAYO, al COLLADO DEL CONTADERO y al MIRADOR DEL CORTIJO DE CONTADERO. Las panorámicas son preciosas pero el intenso calor no nos deja disfrutarlas; si te paras te achicharras.

Llegamos a HUÉTOR VEGA por el PASEO DE LAS HUERTAS y callejeando nos dirigimos al siguiente mirador de Granada, LOS REBITES, junto al restaurante homónimo. Descendemos por los Barrios del Serrallo, Bola de Oro y Avenida Cervantes donde si tenemos fuerzas podemos visitar los Jardines del Palacete de la Quinta Alégra. Más información de estos jardines en:

https://rinconesdegranada.com/jardines-quinta-alegre

Seguiremos hasta llegar al Río Genil que cruzaremos por el Puente Verde para llegar al Paseo de la Bomba; ubicado en uno de los lugares más bonitos de Granada -casi todos lo son- y junto al Paseo del Salón, el Paseo de la Bomba tiene uno de esos nombres que pese a llamar la atención de quienes lo mencionan, suele pasar desapercibido para la mayoría. ¿Por qué se llama así? ¿Cuál es el origen de tan curiosa denominación?
Probablemente nunca te hayas percatado de que uno de los espacios más pequeños de este lugar es el que da nombre a toda la zona. Paseando por el bulevar de jardines que tenemos junto al río Genil en este lugar, hay una fuente que tiene una curiosa forma. En efecto tiene unos caños que emanan de una suerte de esfera.

Una esfera que sí, que tiene forma de bomba. De hecho tiene forma de mina marítima explosiva. No se sabe exactamente el porqué de esta construcción y porqué de ese modo, pero lo cierto es que esta fuente da nombre a todo el paseo.

Aquí hay una parada del Bus de línea nº 33 que nos llevará hasta la Estación de autobuses de Granada donde en sus inmediaciones habíamos aparcado el coche. Ruta muy recomendable para realizar en días de no demasiado calor.

El camino de los neveros iniciado por las cabras montesas que bajaban de la sierra, en tiempos de grandes nevadas, hasta los viñedos hueteños para alimentarse. Utilizado posteriormente como vía pecuaria y luego pateado por los hombres neveros, ha sido admirado por innumerables visitantes ilustres:
• Richard Ford, escritor inglés, en 1830, decía que: "...por los Rebites era su itinerario preferido para subir a la Sierra (..) - y añade - (...) la mayor parte del camino se puede hacer en caballerías,porque los neveros,que van todas las noches por nieve,han trazado con sus mulas un camino..."
• Moriitz willkomm, nacido en Austria, en 1844 recorrió esta tierra, como botánico, conocía muy bien este camino y a sus neveros.
• Edmond Bossier, suizo de origen, también botánico, se hace amigo de los neveros en la Cueva de Panderón en el Picacho Veleta.
• Washington Irving. Cuentos de la Alhambra (1832). “¿Qué luces son aquellas que veo brillar por Sierra Nevada, debajo de las nieves, y que podrían tomarse por estrellas si no fueran rojas y no brillaran sobre la oscura ladera de la montaña?
Aquellas, señor, son hogueras que encienden los hombres que recogen nieve y hielo para abastecer a Granada. Todas las tardes suben a la Sierra con mulos y pollinos y se turnan para descansar y calentarse (…). Bajan después para llegar a las puertas de Granada antes de la salida del sol”.

En los años 30 existían unos hombres que recogían nieve en las cumbres de Sierra Nevada para venderla en la ciudad de Granada. Estos hombres con sus mulas de carga, capachos, seroncillos de pleita forrada de anea, serones de esparto con una tabla, el "barbero" para tapar la nieve y poner la manta. El Capacho para la comida llevaba cacerolas para los guisos (habas fritas, tortilla de collejas, tomates fritos con morcilla de lustre, asadura y pipirrana, grandes panes, chorizo, un tomate con sal y vino del terreno. Navaja en mano, tabaco de liar, papel de fumar y mecheros de yesca.

Se les dedicó a estos hombres llamados los "neveros" una coplilla que dice así :
Copla a Los Neveros
En una noche oscura bajando "pa" Granada,
con rumor de acarreto y herradura y carga algo mermada,
soñé con gran ternura esta coplilla cantada
No le alteréis los caminos por si "güerven" (vuelven) los Neveros...
Peor que mulos mohínos son algunos caballeros.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta