Tiempo en movimiento  2 horas 33 minutos

Tiempo  5 horas 3 minutos

Coordenadas 1158

Fecha de subida 25 de julio de 2018

Fecha de realización julio 2018

-
-
1.350 m
700 m
0
1,7
3,4
6,74 km

Vista 206 veces, descargada 17 veces

cerca de Antequera, Andalucía (España)

Subida al Camorro Alto el 25 de Julio de 2018. Ruta circular: acceso desde Antequera por la A-343 (devío en 37°00'01.1"N 4°34'11.3"W), ascenso por la cara norte, un pequeño paseo por el pedregal de la cumbre y descenso por la cara sur y el sendero de la Escaleruela (7 km.).

En primer lugar una recomendación: subir en primavera, otoño o incluso invierno. Desde luego yo no vuelvo a subir con 30ª C por la mañana. Aunque empecé el ascenso a las 8,00h. el sol me castigó bien prácticamente desde los 900 m. de altitud. Y es que la cara norte es más bien nordeste, así que el astro rey golpea de plano desde que pierdes la protección de las estribaciones de la Escaleruela. Y si a ello le sumamos la pronunciada pendiente que estamos subiendo, el esfuerzo se intensifica enormemente.

Yo dejé el coche exactamente a 2 km. de la carretera y a unos 600 metros del final del camino de acceso. Si tienes un coche todoterreno o un SUV o incluso uno normal pero de chasis alto, puedes llegar hasta el final del camino de tierra. En mi caso como el mío es de chasis muy bajo, traté de evitar los últimos 600 metros que son los peores en lo que al estado del camino se refiere.



La clásica ruta comienza en el punto donde vemos alzarse una señal de madera donde se indica "Sierra de las Chimeneas". También un poco más adelante observaremos 3 rótulos del Camino Mozárabe de Santiago. Nosotros habremos de tomar la dirección del que indica Villanueva de la Concepción. Y seguiremos siempre bordeando la valla que podemos ver a mano derecha, hasta un punto donde cruzaremos la valla (sin olvidar dejarla cerrada como estaba).



A partir del momento en que atravesamos la valla hay que armarse de paciencia porque la subida se hace más larga de lo que parece inicialmente, especialmente cuando el camino desaparece entre las hierbas altas. La zona de acceso al collado parece siempre corta, pero se lleva su esfuerzo. Además en verano la sequedad aporta otro inconveniente: hierbas y semillas espinosas se desprenden con facilidad al pisarlas y se cuelan en nuestro calzado y ropa. Esto supone una incomodidad añadida ya que obliga a pararse a menudo para limpiarlas, especialmente las que se cuelan en el calzado.

Una vez en el collado ya podemos contemplar las panorámicas de las dos vertientes. A partir de aquí giramos hacia la derecha para dirigirnos hacia la cumbre. No hay camino claro y la decisión de dónsde poner nuestros pies depende en cada caso. En el mío iba buscando las piedras, para evitar en lo posible los numerosos pinchos que se fijaban a mi calzado desde la vegetación seca. Posiblemente en épocas más frescas sea más cómodo atravesar la vegetación, pero ahora se vuelve un tormento.



Finalmente accedemos a una plataforma que sirve de antesala a la cumbre. Desde ella gozamos ya de magníficas panorámicas y de la vista de la cruz y la placa conmemorativa que hay bajo ella. Trepamos un poco y llegamos. Justo detrás se encuentra el vértice geodésico.



Aprovechamos para saltar de roca en roca y tomar fotos de las distintas y muy atractivas vistas que esta cumbre nos ofrece, incluyendo los cortados que caen a pico en la vertiente norte.

Tras un buen rato de saltar de piedra en piedra, emulando a las cabras típicas de la zona, iniciamos el descenso por la cara sur. Al principio seguimos la ruta de subida desde la antesala y luego saltamos de roca en roca hasta entrever (más o menos) el rastro del sendero de bajada. Lo seguimos siempre en dirección Este. Y finalmente podremos ver como nos aproximamos a una valla que corre paralela a la falda de la montaña. Llegamos hasta un portón metálico y o bien lo saltamos (mi caso) o si se nos dan bien los nuedos perdemos un buen rato en abrir las cuerdas y volver a cerrarlas.



Dejamos atrás la valla y nos dirigimos a la izquierda, siguiendo el camino que nos lleva a la Escaleruela. Este camino de bajada no presenta problemas, pero sí nos aporta una ruta bonita en la cual podemos recrearnos con los paisajes que la rodean. Tenemos ante nosotros bellas estampas de los llanos de Antequera y también magníficas panorámicas del Camorro Alto.



La parte inicial del camino de bajada, con su particular empedrado resulta de una estética muy atractiva y nos motiva a realizar vistosas fotos. Tras un par de kilómetros de bajada suave por esa ruta empedrada al inicio que se continúa en un sendero volvemos al punto de partida donde finalizamos la ruta.
La valla que hemos ido bordeando por su izquierda, ahora la cruzamos y dejamos como estaba
Vistas de la zona a 1.000 m. de altitud
A partir de los 1.000/1.100 metros el sendero deja de ser tan visible como al comienzo, en parte por las hierbas altas.
Aunque el sendero no esté bien marcado, es importante seguir la ruta y fijarse como entre las altas hierbas vamos reconociendo tramos del sendero e incluso algunas señales.
Entre las hierbas que ocultan el sendero, de vez en cuando vamos viendo algunas señales (pequeños túmulos de piedra).
Una vez en el collado ya podemos contemplar las panorámicas del lado sur
Accedemos a una especie de explanada que hace las veces de antesala de la cumbre del Camorro Alto.
Cumbre del Camorro Alto. 1.378 m. según el Instituto Geográfico Nacional
No es fácil divisar el camino de bajada. No está muy marcado al principio y además los colores de la sequedad veraniega lo ocultan aún más.
Pequeño túmulo de piedras que señaliza camino
Desde este punto se divisa la valla
Ya caminamos siguiendo la valla hacia el portón
El portón se puede saltar sin problemas si no se desea perder tiempo en deshacer los nudos de cierre y volver a rehacerlos.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta