Tiempo en movimiento  3 horas 40 minutos

Tiempo  4 horas 12 minutos

Coordenadas 3219

Fecha de subida 24 de marzo de 2018

Fecha de realización marzo 2018

  • Valoración

     
  • Información

     
  • Fácil de seguir

     
  • Entorno

     
-
-
755 m
729 m
0
4,7
9,3
18,63 km

Vista 934 veces, descargada 27 veces

cerca de Medina de Ríoseco, Castilla y León (España)

El Canal de Castilla es una ambiciosa estructura hidráulica, de 207 km de longitud del canal, navegable y dividida en tres ramales: el Norte (desde Alar del Rey, donde el Canal recibe las aguas del Pisuerga, hasta Calahorra de Ribas), el de Campos (entre Calahorra de Ribas y Medina de Rioseco), y el Sur (que se extiende desde Grijota, paraje de El Serrón, hasta Valladolid). Ya en tiempos de Felipe II se pensó en hacer navegables los ríos de Castilla, para romper el aislamiento de buena parte del territorio. En el siglo XVIII, llamado el siglo de las Luces, Antonio de Uloa redactó el Proyecto general de canales de navegación y riego para los reinos de Castilla y León, a instancias de Fernando VI y del Marqués de la Ensenada.
Ese proyecto se concretó en el actual Canal de Castilla: su estructura básica es la de un canal navegable central, con dos sirgas laterales. Las sirgas eran caminos por los que circulaban los animales encargados de tirar de las barcazas que transportaban harina, trigo, pasajeros u otras mercaderías, además de actuar como diques para evitar las fugas de agua del canal. Además del transporte, el Canal tenía otra función esencial, aportar agua que permitiese la explotación agrícola de las zonas que atraviesa. Aun existía otra misión, y no de pequeña importancia, cual era el asegurar el funcionamiento de un buen número de ingenios, grandes y pequeños, que aprovechaban la fuerza de las aguas para diferentes actividades industriales, como las fábricas de harina. Para cumplir esas misiones se creó una infraestructura hidráulica pionera en su momento, con presas, azudes, esclusas, puentes y acueductos, dársenas,..., que aún hoy sigue funcionando adecuadamente y provocando no pequeño asombro en el caminante que las contempla.
La ruta comienza en la Dársena del Canal, en Medina de Rioseco, al lado de la fábrica de harinas San Antonio, y se extiende hasta la sexta exclusa, en las cercanías de Tamariz de Campos. A pesar de estar en primavera, recién estrenada, el tiempo fue poco primaveral: la borrasca Hugo se encargó de aportar lluvia y frío (temperaturas de 2-3ºC) y viento (hasta 120 km/hora), con una sensación de frío muy inferior a 0ºC. Tal vez por ello hice el recorrido sin encontrarme a casi ninguna otra persona (al principio dos corredores en la sirga opuesta).
Este es un recorrido absolutamente llano, lo que ha requerido construir acueductos para salvar ríos y barrancos, y en no pocas ocasiones el canal está claramente por encima del terreno vecino, donde se acumula a veces el agua, formando grandes charcas. Los chopos y álamos negros plantados a ambos lados de los caminos de sirga, en esta época sin una sola hoja, hacen imaginable la espectacularidad del paisaje en el verano y sobre todo en el otoño. Aún así, en esta época el paisaje sigue siendo bello, aunque no tan llamativo.
En el trayecto se pasa por un aliviadero de aguas, en el lugar de asiento de un antiguo astillero, diversos acueductos (el más importante sobre el río Sequillo, entre las exclusas sexta y séptima), varios puentes y multitud de compuertas que dan acceso a canales laterales para la irrigación de los terrenos de cultivo. El más importante de estos canales es conocido como canal de Macías Picavea.
En el recorrido, y ya hemos citado las desfavorables condiciones climáticas del día, vi buen número de aves, sobre todo patos y un par de grandes garzas, amén de numerosas rapaces. En las guías se dice que hay nutrias, pero obviamente no vi ninguna.
Al final del recorrido, Medina de Rioseco ofrece múltiples lugares de interés cultural. Las puertas que aún quedan de la antigua villa (Ajújar, Zamora y San Sebastian), pero sobre todo algunos templos: Santa María Mediavilla (en la que destacan la torre barroca y la capilla de los Benavente, con un retablo de Juan de Juny y calificada como "Capilla sixtina del arte castellano") es posiblemente la más destacada, aunque la iglesia de Santiago, la de Santa Cruz y la del convento de San Francisco merecen una visita.
Es una ruta fácil, exenta de dificultades y que puede hacerse tan larga como se quiera (hasta los 207 km que tiene en total). El paisaje es bello, y la infraestructura hidráulica que se ve es ciertamente muy interesante. Si puede vaya en otoño, cuando los colores de los árboles le darán su máximo esplendor, pero si le gusta caminar solo, abandonado a reflexiones intimas o tal vez en busca del estímulo inesperado que da paso a una nueva hoja del libro de la vida, tal vez no sea mala idea que pruebe el Canal en el invierno.
En cualquier caso, le recomiendo, y mucho, que lo vea. Aquí o en otro tramo: Becerril, Frómista, Carrión, Cabezón, Alar,... Cada uno de ellos, los que he visto, ha merecido la visita.
Por cierto, si le quedan ganas aproveche para pasar por Ampudia (castillo y colegiata merecen la pena, y los soportales del centro otro tanto), Valoria del Alcor (ermita románica y bodegas) y Montealegre (notable castillo).
foto

Foto

foto

Foto

foto

Foto

foto

Foto

foto

Foto

foto

Foto

foto

Foto

foto

Foto

foto

Foto

foto

Foto

foto

Foto

foto

Foto

foto

Foto

foto

Foto

2 comentarios

  • javeadeverano 09-nov-2018

    Camino suave, apropiado para toda la familia

  • luis.perecruz 06-jul-2019

    He realizado esta ruta  ver detalle

    Ruta muy intersante, como alternativa a BTT

Si quieres, puedes o esta ruta