-
-
609 m
324 m
0
2,2
4,5
8,95 km

Vista 72 veces, descargada 5 veces

cerca de Delika, País Vasco (España)

Distancia: 9,10 km.
Desnivel acumulado: 496 m.
Altitud máxima: 609 m.
(Datos obtenidos con un GPS Garmin).

Senderismo por el Cañón de Delika o del Nervión a través de su cauce hasta el Nacedero del Nervión y las pozas.
Desde las pozas divertida trepada entre grandes bloques de roca hasta la pared en la base del Salto del Nervión debajo de la repisa intermedia.

El Cañón de Delika o del Nervión es un espectacular desfiladero que parte el Valle de Arrastaria y en el final se encuentra el famoso Salto del Nervión que con sus 222 metros es el salto de agua más alto de la Península Ibérica enmarcado en el Monumento Natural del Monte de Santiago entre las provincias de Araba/Álava y Burgos.
Para verlo con agua recomiendan visitarlo tras una fuerte tormenta, frecuentes lluvias o durante el deshielo. Ya que, durante la mayor parte del tiempo, el agua transcurre por el interior de este enorme macizo de roca, saliendo a la superficie únicamente cuando su interior se haya desbordado.

Cuando hicimos la ruta había estado lloviendo seis días antes y no vimos agua salvo una pequeña cascada abajo del cañón.
También estuvimos cuatro días antes haciendo la zona de arriba y tampoco vimos caer agua.
"Cañón de Delika (Circular completa). Delika-Bagate-Bertzeta-Salto del Nervión-Monte Arando/Santiago-Puerto Orduña. Con Perros."

Iniciamos la ruta desde el Pueblo de Delika/Délica (341 m), un concejo del municipio de Amurrio, en la provincia de Araba/Álava.
Aparcamos al lado de un parque infantil donde hay pocas plazas pero continuando la carretera paralela al río 300 metros se llega al Restaurante el Infierno donde hay bastantes más plazas y es donde empieza la senda que vamos a seguir.
La ruta no tiene pérdida ya que solo es remontar el Río Nervión.

Nada más pasar el restaurante a mano derecha empieza la senda que va cambiando de un lado a otro del río buscando el mejor sitio.
Continuamos por la orilla de nuestra derecha y cuando llevamos andado casi un kilometro cruzamos a la otra orilla por un puente de piedra.
Seguimos y más adelante llegamos al cauce que cruzamos por piedras puestas a modo de puente un par de veces. Desde aquí la senda sigue por la izquierda subiendo algo hacia las paredes de Bertzeta para volver a bajar al río 1,5 km después
Nosotros como vimos que no bajaba casi agua fuimos por el cauce ya que las vistas desde el son mejores con las paredes desgastadas por el agua en el transcurso de cientos de años y los rayos de sol entrando entre la vegetación que le daban un encanto especial.

Seguimos andando por el cauce y rápidamente llegamos a las pozas o Nacedero del Nervión (Altitud 505 m - 4,15 km de ruta).
Desde la última poza hay dos opciones, una es seguir la senda que sube por la izquierda (no muy marcada) y te lleva hasta la base del salto, la otra que es la que hicimos nosotros (Para divertirnos un poco más) es hacer una fácil trepada por la izquierda de la cascada (sin agua) y seguir a través de grandes bloques de piedra por la zona de desprendimientos hasta llegar al final del cañón en la base del Salto del Nervión (Altitud 609 m - 4,55 km de ruta). El sitio es sobrecogedor y espectacular a partes iguales. Vemos en lo alto el mirador que se ve minúsculo y los altos paredones que parecen que se vayan a caer encima nuestro en cualquier momento.

Si se quiere se puede subir al mirador desde aquí sin mucha dificultad por el Portillo de las Peñas de Nerbina que sube por la izquierda del Salto del Nervión hasta hasta el Río Delika formado por la confluencia de los arroyos Ajitirri, Iturrigutxi y Urita. Después del salto de agua el río pasa a llamarse Nervión y se nutre de las aguas subterráneas que discurren bajo el karst de la zona, la cual presenta numerosos hundimientos o dolinas fruto de la erosión que como comentaba antes cuando se llena el agua rebosa y forma el salto de agua.

Hacemos una parada en una gran roca plana con otra que hacia de techo desde la cual vemos casi todo el cañón y aprovechando el buen día disfrutamos de un buen descanso y un bocata con unas vistas inigualables.

Iniciamos el regreso por el mismo sitio y un poco antes de las pozas seguimos la senda para evitar el destrepe de las cascadas.
Ahora ya en vez de seguir el cauce hacemos la vuelta por la senda para evitar pisar más piedras...
A 1,2 km de las pozas la senda sigue subiendo un poco como comentaba al principio, a la mitad de la subida hay una bifurcación y seguimos el camino de la izquierda (yo me confundí y tuve que desandar un trozo) y ya continuamos hasta el puente de piedra y desde aquí volver por nuestros pasos hasta el coche.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta