Tiempo  6 horas 8 minutos

Coordenadas 825

Fecha de subida 20 de noviembre de 2017

Fecha de realización noviembre 2017

  • Valoración

     
  • Información

     
  • Fácil de seguir

     
  • Entorno

     
-
-
1.081 m
874 m
0
3,8
7,5
15,04 km

Vista 2775 veces, descargada 281 veces

cerca de Mave, Castilla y León (España)

Ruta que partiendo de la localidad de Mave, encadena tres interesantes zonas muy próximas entre sí: el Cañon de La Horadada, Las Tuerces y el Monte Cildá.

El coche lo dejamos en Mave, aunque encontramos un aparcamiento después de haber arrancado, a unos 500m. En la carretera que llega desde Olleros, nada más entrar al pueblo a mano izquerda, sale una pista que tiene un poste de madera indicativo ("Cañón de la Horadada") y desde ahí comenzamos. Entre lo cómodo del camino y el paso ligero para combatir el fresquete mañanero, llegamos a la zona de la central hidroeléctrica en un momento. A partir de aquí la vegetación se abre y nos permite disfrutar de un paisaje mucho más espectacular, ya podemos apreciar los inmensos cortados a ambos lados del Pisuerga presididos por la numeros población de buitres. Encontramos algunas marcas rojas pintadas en la roca para señalizar la senda, pero no aportan gran cosa, está bastante pisada y tiene poca pérdida. En el punto en el que nos encontramos tenemos a la derecha Las Tuerces y en el lado opuesto, el Monte CIldá, nuestro último objetivo de la jornada.

Progresamos por la senda hasta que empieza a atenuarse y llegamos a una zona de campos de cultivo desde donde se ven un par de pistas anchas (hacia el macizo de Las Tuerces). Nos dirigimos a esas pistas y, una vez alcanzadas, llegaremos rápidamente a Villaescusa de Las Torres. Dejamos el pueblo a la izquerda y evitamos el desvío habitual de subida a Las Tuerces, señalizado por paneles, flechas y demás. Continuamos hasta dejar atrás el pueblo y al llegar a una bifurcación, seguimos dirección S por una pista que discurre por una vaguada muy marcada.

El ascenso a Las Tuerces es por una pista ancha, cómoda y muy tendida, aunque también se da cierto rodeo. Cuando empezamos a ver las características formaciones kársticas de este paraje, salimos de la pista y vamos enlazando pequeñas sendas, trepando, investigando rincones... El objetivo (por tener una referencia en este laberinto de roca) es llegar a Peña Mesa, pero el camino se va improvisando. Después del paso obligado por Peña Mesa nos asomamos un poco a la zona de cortados a disfrutar de la inmensa panorámica que se abre ante nuestros pies e iniciamos tranquilamente el descenso a Villaescusa parando a echar alguna que otra foto más.

Atravesamos el pueblo y en la salida, justo después de cruzar el puente que pasa sobre el Pisuerga, nos desviamos por el camino de la izquierda, el que avanza pegado a la ribera del río. Después de 1,5km de camino cómodo y agradable sombra, toca empezar a subir. Afrontamos el repecho que nos dejará en la antesala del Monte Cildá y volvemos a encontrarnos con una zona de roca caprichosamente erosionada donde nos detenemos y aprovechamos para comer algo con unas muy buenas vistas al cañón.

Desde aquí al Monte Cildá propiamente dicho llegamos en pocos minutos. La morfología de este monte es la de una meseta, con una zona SE bastante abrupta y el resto mucho más accesible, siendo la parte superior prácticamente llana en toda su extensión. La particularidad de este lugar, una auténtica fortificación natural, se la da el hecho de haber sido escenario clave de batallas territoriales entre cántabros y romanos. Se han hallado gran cantidad de restos arqueológicos y en el propio monte podemos ver los restos de construcciones romanas que se van desvelando conforme avanzan las excavaciones en la zona.

Tras recorrer la parte superior de la meseta, nos dirigimos a una zona menos abrupta para bajar de manera directa, campo a través. La pendiente es aceptable y sin excesivo problema con la vegetación (los espinos especialmente), al menos en esta época los matorrales no formaban una capa demasiado tupida. Alcanzamos una pista que va hacia Olleros y, al llegar al cruce con la carretera, prácticamente en el pueblo ya, seguimos por la carretera hacia Mave. En 1km volvemos al punto de partida.

La ruta es muy fácil, carece de complicaciones técnicas puesto que se realiza en un porcentaje muy elevado por pistas o caminos cómodos (eso hace que su longitud se vea más que compensada con un paso bastante rápido). Viviremos paisajes y escenarios muy distintos, desde el laberinto de rocas de Las Tuerces a las inmensas panorámicas de la llanura castellana vistas desde lo alto, pasando por el amplio desfiladero tallado por el río Pisuerga y las ruinas del antiguo castro cántabro del Monte Cildá... Sin duda, una ruta muy completa y recomendable.

4 comentarios

  • Foto de saratrece

    saratrece 12-mar-2018

    Con algunos repechos, apta para todos los públicos.
    En la zona de las tuerces, las opciones son infinitas... perderse para encontrase entre las formaciones rocosas!
    Espectaculares vistas del cañón.
    Enhorabuena Alberto Efe! Muy buen ruta.

  • Foto de luis.itxina

    luis.itxina 17-jun-2018

    He realizado esta ruta  ver detalle

    Gracias Alberto Efe por descubrirnos estos lugares de la Montaña Palentina, y compartir este track que nos ha servido para realizar una variante pasando por Olleros de Pisuerga.
    Un saludo, y buenas rutas

  • Foto de Cantabria Paraíso

    Cantabria Paraíso 31-jul-2018

    Estupenda ruta y muy documentads. Aclarar una cosa las ruidos as del Monte Cildá no son Romanss, sino visigodas.

  • jesportu 22-mar-2019

    He realizado esta ruta  verificado  ver detalle

    Bonita

Si quieres, puedes o esta ruta