-
-
1.766 m
1.015 m
0
6,3
13
25,25 km

Vista 1512 veces, descargada 32 veces

cerca de Ribadelago, Castilla y León (España)

En el privilegiado entorno del Parque Natural de Sanabria (declarado como tal en 1978), disfruté junto a mi hijo Alberto e Iria (su novia) de ocho soleados días de estancia en el camping El Folgoso (Lago de Sanabria). Días que aprovechamos para entrenar triatlón (sólo ellos), bañarnos y hacer un par de rutas de senderismo dentro de este entorno fantástico que es el Parque: “Cañón del Tera” realizada el 29/07/14 y “Cañón del Forcadura” el 31/07/14. Para más información de estas dos rutas consultar "Ver más" al final de este comentario y también en el enlace: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=7438741, respectivamente.

El Lago de Sanabria es el elemento más característico de este territorio, siendo el mayor lago de la Península Ibérica y el único de origen glaciar, con 318,7 ha y una profundidad máxima de 53 m. Su longitud es de 3.187 m y su anchura de 1.590 m. Éste junto con numerosas lagunas, pozas, cascadas y cañones muestran la acción glaciar cuaternaria unida a una exuberante vegetación de gran variedad en todos sus estratos, lo que hace que esta zona posea un indudable valor ecológico y paisajístico.

El “Cañón del Tera” es una estrecha garganta por la que discurre el río Tera. Su espectacular belleza lo ha convertido en una de las principales rutas de senderismo del Parque, siendo su punto habitual de comienzo o finalización el pueblo de Ribadelago Viejo, tristemente recordado por la tragedia de la rotura del embalse de Vega de Tera. En el muro del embalse se abrió una brecha de 140 m que liberó 8 millones de m3 de agua y alcanzó una altura de 9 m durante 14 minutos, arrasando el pueblo en la noche del día 9 de enero de 1959 y provocando la muerte de 144 de sus 549 habitantes, de los cuales solamente se recuperaron 28 cadáveres.

Antes de comenzar la descripción de esta ruta, comentar que a día de hoy está mejor señalizada con balizas y flechas de color verde e hitos, así como rectificada en algún tramo de su recorrido (desviándola del río en las zonas más agrestes) y desbrozada la densa vegetación de algunos tramos, lo que facilita en gran medida la orientación y el acceso respecto a la que realizamos hace algo más de tres años Miguel de la Cal y quien os comenta. Aunque si queréis ver algunas de las lagunas, pozas y cascadas más hermosas tendréis que seguir este track, donde nos desviamos a propósito un momento de la señalización para verlas, volviendo luego a retomar la señalización. Poco después de la Cueva de San Martín la señalización de la ruta se realiza sólo con hitos.

Hecha esta aclaración, comienzo la descripción de esta ruta que iniciamos en Ribadelago Viejo (al lado del bar Ribeira), en donde aparcamos el coche. Pasamos al lado de un monumento y una fuente levantados en recuerdo a las víctimas de la riada para, a continuación, entrar en una gran explanada con un chiringuito. Pasado éste, comenzamos a adentrarnos en el cañón cruzando el Tera sobre grandes piedras a modo de puente natural. En principio, la ruta transcurre por senda y camino para luego pasar a ser sendero (con mucha piedra) y, finalmente, comenzar a caminar sobre grandes bloques de roca siguiendo el curso del río en sentido contrario y ascendente. Después llegamos a un pequeño bosque de roble con algunos acebos y descendimos unas escaleras de piedra natural. Pronto llegaríamos a la “Poza de las Ninfas 1” según algunos mapas; según otros, es la señalada como “Poza de las Ninfas 2” (waypoints). La primera no pudimos verla por estar muy cubierta de matorral y por el mermado y escaso caudal de agua debido al periodo estival. A pesar de ello, se pueden ver cascadas y lagunas o pozas de gran belleza. Pero sin duda, la mejor época del año para verlas en todo su esplendor es la primavera.

Continuamos hacia la segunda poza, la “Poza de las Ninfas 2”, de gran belleza y agua cristalina que sí pudimos contemplar y fotografiar. Luego encontramos una cascada y su respectiva poza. A medida que avanzábamos entre grandes peñascos, a veces teníamos que hacer pequeñas trepadas ayudándonos de las manos en las zonas más abruptas. De nuevo encontramos otra cascada y, en el lado opuesto y un poco más adelante, avistamos una placa en recuerdo a “Ángel Bravo Carretero 28 Mayo1978” con una imagen de San Antonio. Después de observar una gran y maravillosa cascada, nos adentramos en un bonito bosque donde encontramos otra poza. Subimos a través de un estrecho canalón sobre pura roca y desde allí contemplamos Ribadelago.

Proseguimos pasando una cascada seguida de una poza y, nuevamente, un pequeño bosque de variada vegetación. Cruzamos un puente cementado para situarnos en el precioso paraje de la Cueva de San Martín. A pesar del nombre no hay ninguna cueva sino un ensanchamiento del terreno con una pradera y una magnífica laguna con 2 pequeñas y preciosas cascadas que brotan de entre las rocas. Aprovechamos este maravilloso lugar para darnos un respiro y comer algunos alimentos. A partir de aquí, hay varias alternativas: 1) regresar por el mismo trazado, 2) seguir la senda hasta San Martín de Castañeda (señalizada) y de este pueblo hasta Ribadelago, y 3) continuar cañón arriba hasta el embalse de Vega de Tera (presa rota), donde no hay señalización de balizas aunque sí gran cantidad de hitos. Nosotros escogimos esta última alternativa.

Una vez recuperados, continuamos siguiendo un sendero poco visible por lo que tuvimos que céntranos en el track y los hitos. A partir de un puente sobre el arroyo de los Covadosos no hay balizas (las cuáles continúan hacia San Martín). Llegamos a un refugio deteriorado, pasamos por una planicie con grandes helechos y arboleda, otra poza y campa. A continuación, tuvimos la primera visión de la presa rota de Vega de Tera. Caminamos a media ladera del cañón para luego enlazar con una senda que atraviesa una zona de matorral recientemente desbrozada, lo cual fue un gran alivio ya que este tramo es muy complicado debido a la tupida vegetación existente.

Descendimos para caminar más próximos al río Tera, sobre piedras más menudas y sin tanta roca. A nuestro paso y varios cientos de metros río abajo, encontramos grandes bloques de piedra y cemento de la presa. Nuevamente hay una segunda vista del embalse, pero esta vez más cercana. Seguimos una senda que pasaba por otra laguna y más bloques. Nos desviamos a la izquierda para continuar ese lado –según nuestra marcha– para, en pocos minutos, llegar al pie del muro roto del embalse. En su parte superior hay un refugio abandonado en deplorable estado. Cercano a éste, un panel con las características de la presa y una reseña del desgraciado accidente. También hay una construcción en forma de V invertida que cuyo interior hay un pequeño altar y una chimenea adosada. Después de hacer las correspondientes fotos, comenzamos la andadura por una pista empedrada en ascenso, que luego pasaría a ser de tierra a la altura de un manantial que nos vino muy bien, ya que teníamos poca agua y la temperatura ambiente era elevada (28.3º C). Girando la cabeza hacia atrás contemplamos, a “vista de pájaro”, la presa así como también el gran valle del Tera con el embalse de Vega de Conde y su refugio al fondo.

Pronto nos situaríamos (desviándonos a la derecha unos metros) en una braña-refugio en pésimas condiciones. En un montículo a la derecha del mismo hay un gran hito, al que seguían otros hasta el embalse de Garandones. Al parecer, dichos hitos eran para guiar a los ganaderos en épocas de nevadas. Como eran las 14:30 horas decidimos comer en el exterior del refugio al sol.

Reemprendimos la ruta por un camino, dejando a nuestra derecha una laguna prácticamente seca y llegando posteriormente al embalse de Garandones, cuyo nivel de agua estaba muy bajo. Dimos media vuelta, retrocediendo unos 150 m para tomar el desvío a la derecha con señalización y dirección al “Pico del Fraile”. Llegamos a un refugio al borde del camino que se encontraba en perfecto estado.

A nuestro paso encontramos la laguna del Payón con bastante agua. Dejada ésta atrás y en ligero ascenso, desde un alto, descubrimos una impresionante panorámica que nos mostraba en toda su magnitud el majestuoso Lago de Sanabria con extraordinaria belleza junto a Ribadelago Viejo y Ribadelago Nuevo o de Franco; además de Puebla de Sanabria y otros pueblos. Ya no abandonaríamos esta visión hasta el final del trayecto (excepto donde la arboleda nos tapaba la vista). Cuando llegamos a las instalaciones de la empresa Moncabril-Endesa, situada en la base del Pico del Fraile, comenzamos un difícil y fuerte desnivel en descenso, zigzagueante y con muchas piedras, por el sendero conocido “El Tubo” (hoy en día mejorado y balizado en color naranja así como con huellas). Recibe este nombre porque parte de su recorrido va próximo al carril cementado de unas enormes tuberías aéreas de presión de la central, que eran el antiguo camino por el que trabajadores y materiales ascendían y descendían diariamente durante el tiempo que duró la construcción de los embalses de Garandones y Cárdena.

Descendimos por el desfiladero del “Tubo” para llegar a una zona de bosque por donde discurrían pequeños arroyos de agua, que podemos considerar como fuentes. Más abajo, llegamos a la altura de un viaducto, saliendo a nuestro paso la enorme tubería. Dejamos atrás un colmenar para desembocar en la central hidroeléctrica de Moncabril y su poblado. Seguidamente, caminamos por una senda, cruzamos el Tera a través del “Puente de San Andrés 2005”, seguido de otro puente más, y desembocamos en la explanada inicial. Finalmente, desde allí fuimos hasta Ribadelago Viejo, donde habíamos aparcado el coche al lado del bar Ribeira, al que entraríamos para tomar unas refrescantes bebidas.

Ruta difícil por su abrupta fisonomía topográfica y largo recorrido. Sin embargo, nos sentimos ampliamente recompensados por las maravillas naturales contempladas.

Que al recorrerla tengáis suerte y un buen día; siendo así, estoy seguro de que os sentiréis felices por caminar este ¡¡Buen camino!!

Hasta pronto.


Localización:

Mapas Topográficos Nacionales de España: San Martín de Castañeda nº 267 - I; Vega de Tera nº 267 - III. Escala 1:25.000

Datos GPS:

Fecha y Hora

Día 29-07-2014
Hora de salida 08:27:14
Hora de llegada: 18:58:37
Duración 10:31:23
Tiempo parado 03:01:27
Tiempo en movimiento 07:29:56


Distancias

Distancia con alturas 25.56 km (real 26.5 km)


Alturas
Altura Máxima 1766 m
Altura Mínima: 1015 m
Altura de la salida: 1016 m
Altura de la llegada: 1021 m
Ganancia desde la salida 748 m
Desnivel salida-llegada 5 m
Desnivel máximo 750 m
Ascen.acum. 850 m
Desc.acum. 850 m
Max. Velocidad Vertical: 2160 m/h
Min. Velocidad Vertical: -3240 m/h
Max Pendiente 30.6 %
Min Pendiente -24 %


Velocidades

Velocidad media 2.4 km/h
Velocidad máxima 8.3 km/h


Puntos de Track

Número de puntos 2816
Intervalo de grabación 13





Ver más external

2 comentarios

  • xorga 14-sep-2014

    He realizado esta ruta  ver detalle

    Ruta muy bonita por uno de los mejores parajes nacionales, con bastante dificultad debido a lo agreste del cañon del Tera y con una duración larga incluso con buena forma física. Claramente recomendable.

  • Foto de Yolanda Fernández Vega

    Yolanda Fernández Vega 19-ago-2017

    #ribadelago o r.i.v.a.delago?.Gracias Mazaira, entre xq no recordaba el nombre de la cueva.Que llueva ,que llueva la virgen de la Cueva...y eso fué lo que año 2014.Por lo que mi peregrinaje en esas landas terminó en el refugio del bus y no llegue a la cueva.Mis circunstancias eran mucho más circunstanciales#

Si quieres, puedes o esta ruta