Tiempo  5 horas 41 minutos

Coordenadas 2489

Fecha de subida 7 de febrero de 2019

Fecha de realización febrero 2019

-
-
1.886 m
1.023 m
0
4,3
8,6
17,26 km

Vista 36 veces, descargada 3 veces

cerca de Manzanares el Real, Madrid (España)

DATOS TECNICOS:

FECHA DE REALIZACION: 6/2/19
MATERIAL: DE SENDERISMO
DIFICULTAD: MEDIA/ALTA
DURACION: 5H30’ (CON PARADAS)


DESCRIPCIÓN:


Decidimos hacer la ruta dos días antes y empezamos a planear todo, parecía ser una ruta fácil pero se nos complicó al intentar hacerla en tiempo record.


La ruta la hice con mis dos buenos amigos Víctor y Anchelotis, y dado que Víctor tenía que ir a su curso a las 3 de la tarde teníamos el tiempo justo para ir hacerla y volver, pensamos que saliendo a las 8 a andar como mucho se nos irían 5h y podría comer y llegar a tiempo sin problema, pero resulta que los atascos en Madrid a primeras horas de la mañana empiezan a las 7 y no a las 8 como pensábamos lo cual se nos fue una hora y media casi de viaje.


Comenzamos la ruta a las 9 de la mañana en el parquin de cantoco y empezamos a subir dirección charca verde, la ruta discurre por pista muy cómoda casi todo el camino, quitando un pequeño tramo de sendero, pasada la charca verde seguimos dirección el puente de los franceses que queda justo enfrente de unas escaleritas que nos llevarían a los chorros, pero esta vez cruzaremos el puente y tomaremos las tan conocidas por los ciclistas ``cetas de la pedriza´´, todo este camino es subida pero no tiene ninguna dificultad, nosotros intentamos atajar un poco pero perdíamos más tiempo y fuerzas que en seguir el camino.


Llegamos al mirador que da al arroyo del chivato y sorpresa para nosotros cuando nos encontramos a las primeras cabras, pero enseguida se asustan. El mirador es muy bonito y tiene unas vistas preciosas de la cascada.


Seguimos el camino y dejamos las cetas, aquí hay que cruzar el rio y tomar el sendero, mi amigo Víctor estrenaba gps y se encargó de llevarnos toda la ruta, y aunque en este punto nos confundimos un poco he de admitir que nos llevó sanos y salvos jeje.


Vamos cogiendo altura y la subida se hace cada vez más dura por la nieve que quedaba, pero a la vez las vistas más bonitas, llegamos al pluviómetro y poco más y a los baños de Venus, poza de agua cristalina con una cascada sobre ella que invita a meterte incluso en pleno mes de febrero, sin duda lugar al que este verano subiremos en bañador.


Antes de llegar al collado del miradero hicimos una pequeña parada para afrontar el ultimo repechito y tomarnos unas barritas energéticas y beber agua, pero las cabras que andan al acecho en cuanto nos escucharon sacar comida y rebuscar en las bolsas vinieron enseguida a gorronear. Seguimos subiendo y en el collado vemos unas vistas espectaculares de la cuerda larga y de la bajada que nos espera con el pájaro allí abajo, en este punto es la primera vez que nos cruzamos a gente y curiosamente con crampones, lo cual nos dejó un poco extrañados, y efectivamente no sabíamos la que teníamos preparada, todo un manto de nieve que se extendía ladera abajo jaja, la nieve en algunas zonas nos llegaba por las rodillas y cintura pero el tiempo apremiaba y mi amigo Víctor tenía que llegar a clase.


Tras seguir bajando un rato pasamos por un vivac natural muy bien ubicado y espacioso, además del mirador 360º que nos deja unas vistas preciosas, más abajo cruzamos 4 calles donde nos tiramos alguna fotillo mas y seguimos bajando. El camino ya no tiene perdida ninguna y mucho más cómodo que lo que llevábamos de bajada hasta ahora, una vez pasado el puente que cruza al refugio Giner solo nos queda seguir la autopista hasta cantoco de nuevo.



Mi amigo Víctor solo llego 18min tarde y sin comer, todo un logro y mi amigo Anchelote el pobre no podía más y aguanto como un campeón todo el camino a ritmo alto con un tirón en el psoas que le atormentaba desde las cetas. Sin duda ha sido toda una aventura que recomiendo hacer, ruta muy bonita con vistas impresionantes, también variada y con una dificultad que dependiendo del ritmo se podría considerar moderada o alta, y sin olvidarnos de una compañía inmejorable la cual me encantaría que siguiéramos recorriendo rutas juntos.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta