Tiempo  4 horas 47 minutos

Coordenadas 1285

Fecha de subida 26 de febrero de 2019

Fecha de realización febrero 2019

-
-
1.006 m
608 m
0
3,4
6,8
13,59 km

Vista 357 veces, descargada 16 veces

cerca de Caravaca, Murcia (España)

Accedemos a Caravaca de La Cruz desde la Autovia RM-15, tomamos la Av. Carretera de Granada entrando en Caravaca; desde la Plaza del Templete por la Av. de los Andenes llegamos al Jardinico.

Salimos 11 componentes del grupo de guias, avanzando por la pista sur de la Urbanización Buenavista, tomando sendero en fuerte ascenso y bajo la Peña del Gato, enlazamos con la pista asfaltada a la Casa de la Barquilla; la actividad ganadera de oveja Segureña se ha reducido hasta casi desaparecer, por lo que el monte bajo se encuentra denso y reseco en algunas zonas; volvemos a tomar sendero para llegar a una explanada donde tomamos el mantente cerca del Collado del Castillo.

Tocamos asfalto brevemente para torcer a la derecha por la pista del PR-2; nos hace bajar por sendero, a veces rocoso, pero siempre con buena pendiente, al Barranco del Agua en las Lomas de las Aliagas; justo al pisar su lecho entronque con el Barranco de Las Carboneras, por donde baja una buena cantidad de agua; tratamos de seguir por el cauce, bajo las paredes del Cerro de Los Siete Peñones.

Entre el lento caminar con tramos rocosos que exigen nuestra atención, y algún rincón fotogénico, discurre nuestra entretenida marcha, hasta desviarnos por los Calares de Mairena; el sendero se torna en pista con vistas de Caravaca y las Fuentes del Marqués.
A la altura de un gran mojón, enlazamos por la izquierda con una vereda, ataja al final en franco descenso hacia la valla de una finca privada, para tomar el Camino de Mairena pasando por la Casa Huerta Mairena, casa señorial rural relevante del municipio, tenía una almazara donde, aparte de moler la aceituna de los dueños de la casa, lo hacían los productores de la vecindad, actualmente melocotoneros y frutales han sustituido a los cultivos de olivos y almendros.

El Camino de Mairena da un giro a la derecha, permitiéndonos acceder al paraje de El Copo, un bosque mixto de viejos olivos, pinos carrascos de alto porte y carrascas centenarias con una antigüedad de más de 400 años, las ardillas corretean entre sus ramas.

Seguimos hacia la Cueva de la Fuente del Marqués, excavada en la época islámica, en lo alto existen canales y piletas relacionadas con el empleo de tintes para el cuero o con la destilación de alcoholes y plantas aromáticas, también se encuentran restos arqueológicos, unos muros de hormigón de cal pertenecientes a una edificación de época musulmana. Se desconoce la finalidad que pudo tener, aunque se especula que pudieran ser baños.

Las aguas subterráneas de las sierras circundantes, al encontrarse con un sustrato impermeable, surgen en las Fuentes del Marqués a través de cuatro nacimientos con un caudal medio de 320 l/s.; uno de los nacimientos perteneciente a una cueva lo vemos a la derecha los otros tres son "sartenes", construidas con un material rocoso, de origen biológico llamado "roca de travertino" fruto de la sedimentación de la cal disuelta en el agua, sobre la materia vegetal a la que con el tiempo mata.

Vemos en sus aguas barbos, carpas, truchas arco iris y camarones de agua dulce; otras veces he observado a un galápago leproso esconderse entre la vegetación acuática. El paraje natural de las Fuentes del Marqués tiene una extensión de 17,4 Hectáreas, se halla a 2 km del casco urbano de Caravaca de la Cruz; tiene un centro de interpretación de la naturaleza, situado dentro de la Torre de los Templarios; se trata en realidad de una edificación santiaguista del siglo XVI, aunque probablemente se erigiera sobre otra anterior construcción templaria del siglo XIII.

Encontramos higueras, abedules, fresnos, almeces y álamos entorno al agua que se usaba también como fuerza motriz para batanes y molinos, prueba de ello son los dos cercanos que existieron, uno de ellos aún perdura, pasamos por su entrada y nos refrescamos en su interior, dejamos el asfalto por el Camino del Huerto donde estuvo el segundo molino, el "Molinico"; entramos en Caravaca, ciudad cargada de historia con gran patrimonio monumental; tanto sus paisajes como sus gentes, hacen de ella un destino turístico privilegiado y también famoso, debido a la concesión por la Santa Sede (año 1998), de un Año Jubilar a Perpetuidad en torno a la Santísima y Vera Cruz (celebrándose cada 7 años) y a la fiesta de los Caballos del Vino.

Vemos un canal donde se alimentan los peces cercano al Templete o Bañadero, edificio de estilo barroco y planta hexagonal inscrita en una circunferencia, donde se celebra el baño de la Santísima y Vera Cruz de Caravaca cada 3 de mayo; en sus inmediaciones recogimos la comida a base de pulpo con patatas y paella de mariscos, para darnos un festín en la casa de nuestro caravaqueño Enrique.

Powered by Wikiloc

Si quieres, puedes o esta ruta