Tiempo  5 horas 20 minutos

Coordenadas 2241

Fecha de subida 26 de febrero de 2019

Fecha de realización febrero 2019

-
-
1.180 m
750 m
0
3,5
7,0
14,09 km

Vista 39 veces, descargada 2 veces

cerca de Castillo de Locubín, Andalucía (España)

Ayer sábado 23 de Febrero de 2019, hicimos una rutilla clásica y muy bonita por la sierra de Castillo de Locubín (Jaén). A las ocho de la mañana llegamos en coche a las inmediaciones de las instalaciones del agua potable de la localidad, donde lo dejamos aparcado iniciando la ruta allí mismo. En ese momento íbamos Trini, José Antonio y yo mismo, y esperábamos a Valentín, Enrique Alcaide, Manolo Gijón y Enrique Pozo, que salieron algo más tarde desde Granada.
El sendero comienza con una fortísima subida, que en poco menos de medio kilómetro nos lleva a la cueva del “Jabonero” ( http://sierradelronquio.blogspot.com/2013/10/castillo-de-locubin-cueba-del-jabonero.html ), que visitamos y hacemos las fotos de rigor. Salidos de la cueva, a pocos metros nos detenemos de nuevo en un mirador natural desde el que divisamos el pueblo y la sierra sur de Jaén; nuevas fotos y continuamos, tras comprobar como el resto de compañeros de ruta acaban de iniciar la subida. Nosotros continuamos subiendo por la senda hacia el Este y en cuasi un kilómetro llegamos a la Sima, una sima impresionante en el cerro de “La Nava” (https://www.google.com/search?q=sima+del+Cerro+de+la+nava&tbm=isch&source=univ&sa=X&ved=2ahUKEwjhtcv5xdfgAhWu34UKHa7rA94QsAR6BAgFEAE&biw=1152&bih=579 ).
En las inmediaciones de la sima nos reunimos con el resto de compañeros de ruta, tras dar unas vueltas por el lugar buscándola tras equivocarnos de vereda; y nos volvemos a reunir en la torre del mismo cerro, atravesando el asentamiento Hippie. ( https://www.google.com/search?biw=1152&bih=579&tbm=isch&sa=1&ei=3zh0XOvcNM6xgwfq1a2IDA&q=torre++del+Cerro+de+la+nava&oq=torre++del+Cerro+de+la+nava&gs_l=img.12...182991.183725..188436...0.0..0.142.651.1j5......0....1..gws-wiz-img.enGM_p8-oa0 ).
Visitadas la sima, el asentamiento hippie y la torre, ahora descendemos una distancia de un kilómetro trescientos metros hacia la carretera, por una senda cuasi inapreciable en bastantes puntos, concretamente bajamos a la zona del Puerto, y justo frente al “cortijo del Puerto del Castillo” cruzamos la carretera y por el sendero que discurre junto al cortijo ascendemos de nuevo en dirección Sur kilómetro y medio, para desviarnos monte a través y en fuerte subida, para llegar ochocientos metros después al Cerro del agua, concretamente a la torre de comunicaciones allí situada, y donde ahora nos comemos el bocata, después de la mano de dulces que nos dimos en la torre del Cerro de la Nava.
Una vez repuestos con las viandas ingeridas, tomamos el camino que parte del mismo complejo de comunicaciones y que llega al cordel “de Córdoba a Granada por los barrancos”. Cuando habíamos andado sobre kilómetro y medio, abandonamos el camino por nuestra derecha, después de pasar por el cortijo de la Camuña y algunos cientos de metros después un pozo abierto y abandonado casi al borde derecho del camino, con el consiguiente peligro de accidente; y tomamos una veredilla, que en doscientos metros nos lleva a un mirador con unas vistas preciosas, en el que hay un cruz de mampostería y encalada. Nos hacemos las fotos de rigor y continuamos ruta volviendo de nuevo al camino por el que desandamos sobre quinientos metros y abandonamos por su izquierda, en las proximidades del cortijo La Camuña, tomando monte a través en dirección Noroeste, hasta subir a un alto, donde tomamos dirección noreste por la cuerda, a instancias de Trini la exploradora, que nos metió en un berenjenal de narices, y del que pudimos salir sin novedad tras luchar con el sotobosque y todos los pinchos del mundo, hasta llegar al mirador que hay en un alto, junto al cerro de la nava, y en el que disfrutamos de nuevas vistas preciosas, junto a la cruz de forja que hay en el lugar.
Tras la súper aventura vivida para llegar hasta esta cruz, seguimos en la misma dirección noreste ochocientos metros, ahora por vereda apreciable, que se va perdiendo poco a poco, hasta llegar a un campo de almendros abandonado, que cruzamos y tras el mismo sorteamos varios muros de piedra casi derruidos, para llegar por fin a la vereda más bonita de la ruta y que discurre paralela a un farallón y en descenso, fuerte a veces, andamos más de setecientos metros en dirección contraria a la localidad de destino, o sea al suroeste, para de nueve tomar la dirección correcta, noreste y tras cruzar la carretera, tomamos de nuevo campo a través volviendo a buscarla, para que nos conduzca al pueblo, al que llegamos un poco antes de la gasolinera. Ahora ya solo es seguir unos metros la carretera e ir en busca del coche.
El día precioso, despejado total, sin calor ni frio, y el sendero muy bonito, con mucho campo a través y en muy buena armonía.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta