-
-
1.751 m
853 m
0
4,6
9,2
18,35 km

Vista 1096 veces, descargada 25 veces

cerca de Cazorla, Andalucía (España)

Desde el Carril del Solar, junto a la fuente, tomamos la calle que asciende a la izquierda. Subimos hasta el final de la calle, donde acaba el cemento y acometemos una gran pendiente ascendente con piedra suelta que nos mete de lleno en el bosque de pinos en apenas cien metros. Giramos a la izquierda y, venciendo la tentación de proseguir por el carril ancho a la derecha, tomamos una vereda estrecha en dirección norte. Tras subir un pequeño repecho, encontramos la acequia, que nos acompañará durante unos cientos de metros.
Encontramos marcas del GR7 que nos indican el camino de subida hasta los merenderos de Cazorla, por un fuerte desnivel que se salva con sucesivas curvas cerradas. Desde el primer merendero hay una vista espectacular de Cazorla, el valle del Guadalquivir y distintas sierras de la provincia.
Proseguimos el ascenso por la pista encementada que conduce a la ermita de la Virgen de la Cabeza. Si no necesitamos agua de su fuente, podemos atrochar por la senda de las bicicletas, que traza una línea casi recta a través del bosque y se encuentra con el trazado de la senda que seguiremos sin dar la vuelta que nos haría llegar a la ermita. Superado el tramo de piedra anaranjada y el pasillo entre pinos, ganaremos unas espectaculares vistas del castillo y la atalaya de La Iruela, Burunchel y la Sierra de las Villas.
Tras una subida constante por una pista ancha con roca viva muy presente, entraremos en el barranco que baja por la vertiente oeste de la Peña de los Halcones. Poco después de que interceptamos el cauce por segunda vez, una señal nos advierte de que la vereda de la derecha no se corresponde con el trazado original que conduce a Prado Redondo. En realidad, podemos optar por cualquiera de los dos caminos: el de la izquierda nos llevaría a Prado Redondo, donde tendríamos que abandonar la senda principal y girar a la izquierda (sur, ascendiendo); el de la derecha es una veredilla que conduce a un cortafuegos bajo el tendido eléctrico que va al Parador Nacional, que habremos de seguir hasta volver a la senda principal. Acometemos la subida dura hasta un falso collado con buenas vistas de la Loma de los Castellones, Riogazas (abajo) y la Peña de los Halcones y, por terreno más favorable, seguimos progresando hasta alcanzar el Puerto del Tejo en unas dos horas desde la salida.
Tras admirar las vistas brevemente (seguro que sopla el viento), giramos a la derecha y andamos unos minutos entre pinos hasta llegar a la Laguna de Cazorla, casi siempre seca por ser, en realidad, una dolina. A nuestra izquierda, un resalte con buenas vistas del valle alto del Guadalquivir nos brinda uno de los pocos puntos con cobertura de teléfono móvil de la zona.
Bordeamos la dolina por la pista forestal y vamos viendo a la derecha la traza de la vereda que sube al Gilillo (perfectamente señalizada ahora, por ser parte del GR247-3). Un repecho fuerte y un terreno de sube y baja nos conducen al cruce (señalizado) hacia Los Rasos. Giramos a la derecha y, ya entre piornos y otros arbustos con pinchos, recorremos la vereda estrecha que nos llevará hasta Puerto Gilillo (3h desde la salida).
El ascenso a la cumbre supone aproximadamente 30' (ida y vuelta), no incluidos en este trazado.
Para bajar, giramos a la derecha y, ganando vistas a Quesada y la Loma de Úbeda, descendemos por el camino de herradura hasta el Collado de Cagahierro. Tomamos el camino de la derecha y atravesamos el bosque de pinos, con ejemplares botánicos interesantes como las peonías y una hiedra gigante apoyada en una gran pared rocosa (en invierno, con carámbanos espectaculares), hasta llegar al abrevadero que hay en una loma pelada con vistas a Cazorla, el Castillo de las Cinco Esquinas y la Peña de los Halcones, por cuyos hombros pasamos un par de horas antes.
Continuamos el descenso por la vereda bien señalizada hasta Riogazas (fuente detrás del control, semioculta) y, desde allí, por la pista bien marcada que pasa por el hotel rural, el mirador y la cascada de la Malena, bajamos hasta Nacelrío, donde podremos refrescarnos.
Desde Nacelrío, tomamos el camino descendente hacia Cazorla y, en el único cruce que encontraremos, sobre la ermita de San Sebastián, ignoramos el trazado más marcado y proseguimos de frente para volver por el camino más rápido al punto de origen de la ruta.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta