Tiempo  3 horas 42 minutos

Coordenadas 1306

Fecha de subida 30 de enero de 2017

Fecha de realización enero 2017

  • Valoración

     
  • Información

     
  • Fácil de seguir

     
  • Entorno

     
-
-
792 m
518 m
0
3,5
7,0
14,1 km

Vista 1670 veces, descargada 40 veces

cerca de Celanova, Galicia (España)

Cuaderno de Bitácora. Año 2017
Domingo, 22 de enero

SELECCIÓN DE FOTOS DE LA RUTA

Ruta 6: Ruta por Celanova



Salimos desde la Plaza Mayor de Celanova, junto al Monasterio de San Salvador.


Tras recorrer un poco de su casco histórico subimos los montes de A Obra donde tienen un crucero desde donde se divisa gran parte de la comarca.


Continua la subida por una bonita carballeira y después de atravesar el lugar de A Granxa llegamos hasta un lugar donde han hecho una pequeña recreación de como sería un castro celta.


A pocos metros nos encontramos con el auténtico castro de Castromao.


El resto de la ruta es sencilla, tan solo resta bajar, primeramente atravesando monte a través una carballeda y luego por pista de tierra hasta Vilanova dos Infantes. Para ello pasamos por Canavelas y Arrabalde


Visitramos este bonito pueblo de antiguos artesanos y zapateros y por último regresamos a Celanova donde disfrutamos de una bien merecida cerveza en la plaza. Hasta la próxima


Otras de nuestras rutas por la Comarca da Terra de Celanova:

A Bola
Subida al Monte de San Cibrao

A Merca
Ruta de A Broa
Canal do Ruca y paseo por A Merca

Celanova
Ruta por Celanova
Camino de San Rosendo. Etapa 3: Celanova - Nigueiroá
Camino de San Rosendo. Etapa 4: Nigueiroá - Ourense

Ramirás
Ruta do Arnoia. Escudeiros - Santuario O Val + V.G. O Val PRG -143

Verea
Ruta por Verea - Parque Eólico do Vieiro

Información Técnica



IBP: 51 - Media Detalles. (En función de cómo consideréis vuestra preparación física os dará el grado de dificultad de la ruta)
Tipo de terreno: Incluye tanto caminos asfaltados como senderos por bosques. Muy bien acondicionados.
GPS: Se trata de una ruta no señalizada, por lo que es imprescindible su uso.
Mejor estación: Nosotros la hicimos en invierno, cualquier estación puede ser buena. Recomendable ir cuando esté despejado el cielo para disfrutar de unas vistas únicas de Celanova. Ya nos contaréis vuestra experiencia.
Agua: No hay muchas posibilidades, salvo en Vilanova y Celanova.
Patrimonio: Capela de San Miguel de Celanova, Mosteiro de Celanova, Castro de Castromao, Miliario en Vilanova dos Infantes, Torre de Vilanova dos Infantes, Ara romana en Vilanova dos Infantes.
A destacar: La recreación del Castro de Castromao, las vistas de Celanova y el lugar de Vilanova.
1. El monasterio de San Salvador, fundado por San Rosendo, en el año 936, es el principal monumento de la villa gallega de Celanova en la provincia de Orense; en la actualidad, y siendo de propiedad pública desde la desamortización del siglo XIX sirve como Ayuntamiento e Instituto. 2. El monasterio lo fundó el propio San Rosendo, obispo de Mondoñedo y Santiago, y poseedor de los títulos de Arcediano de Celanova, conde de Bande, marqués de Sande y capellán de la Casa Real, así como dominio en más de cincuenta entidades entre monasterios, prioratos e iglesias,​ en tierras que pertenecían a su mismo hermano, el conde Froilán Gutiérrez.​ El primitivo monasterio, que en un principio constaba de pocas edificaciones, se construyó entre los años 936 y 942;​ fue engrandeciéndose poco a poco gracias a las tierras y privilegios concedidos por los familiares del fundador, así como por los reyes de León y Castilla.​ Según cuenta la tradición, el joven Rosendo recibió en sueños una revelación por la cual debía fundar en el lugar de Vilar, actual Celanova, un cenobio. Según la leyenda, San Rosendo subió a un monte cercano a Celanova, lanzó desde allí una piedra, y en el lugar donde la piedra cayó fue donde el Santo levantó el cenobio. 3. San Rosendo, que había erigido con anterioridad el Monasterio de San Juan de Caaveiro, para la fundación de San Salvador de Celanova trajo un grupo de monjes de San Estevo de Ribas de Sil, y nombró abad a San Frankila, bajo la regla de San Benito. Tras su fundación y tras la renuncia a la Sede Compostelana y a organizar la defensa de Galicia contra los normandos junto al conde Gonzalo Sánchez, San Rosendo ingresó en el monasterio, llegando a ser abad a la muerte de Frankila en el año 959, hasta su fallecimiento en el año 977.​ De este primitivo monasterio sólo quedala pequeña capilla de San Miguel, ubicada en lo que debió ser anteriormente una capilla dedicada a San Martín. 4. En 1506 el monasterio se unió a la Congregación de Castilla, de este modo se inicia una nueva etapa, que le concede mayor esplendor.​ La importancia del monasterio fue creciendo con el tiempo y en el siglo XVI el mismo Carlos I barajó la idea de retirarse a este monasterio, aunque prefirió Yuste por la climatología más benigna.​ La importancia del monasterio durante los siglos XVII y XVIII, así como su poder económico y social, quedaron reflejados en las reformas que el monasterio llevaba a cabo con el paso de los años, llegándose a reconstruir todo el monasterio.​ 5. En el siglo XIX se produjo la desamortización, y esto supuso el abandono del monasterio como ocurrió con otros muchos de todo el territorio español. El concejo pasó a ser el propietario de las instalaciones y la iglesia monacal pasó a ser templo parroquial honrando a San Rosendo. La iglesia se construyó en el siglo XVI, iniciándose en 1653 y acabándose en el año 1687. Puede considerársele un ejemplo de transición del renacimiento al barroco.​ El resto de las instalaciones pasaron a propiedad de instituciones públicas, que las utilizaron para diversos menesteres. De hecho, los Escolapios, tuvieron una escuela y se dedicaron a la enseñanza allí, hasta 1929. Después en las instalaciones estuvieron durante breves periodos de tiempo: Agustinos, Salesianos e incluso la Ciudad de los Muchachos.​ 6. En la actualidad, tras una remodelación que le valió el premio Europa Nostra, las instalaciones monacales se utilizan para albergar diferentes instituciones municipales y regionales, como lo es el propio ayuntamiento, la biblioteca, un instituto de secundaria, la oficina de turismo o el “Servico Galego de Colacación”
La plaza se encuentra muy cerca de la alameda, destaca por la presencia de soportales ya que aquí se ponía el mercado de cereales que no se podían mojar.
A Obra es un lugar de la parroquia de Celanova. Desde este lugar tenemos unas buenas vistas de la villa de Celanova. Actualemte se encuentra en un estado de semi-abandono
En el camino de Pasaxe da Obra encontramos en lo alto de un peñasco esta cruz. Junto a ella hay varias mesas a modo de área recreativa. El lugar es ideal como mirador obteniendo unas panorámicas estupendas de la villa.
A Granxa es una aldea de la parroquia de Santiago de Amoroce, en el concello de Celanova.
O Cruceiro es un paraje de monte raso en las cercanías de A Granxa. Se encuentra a una altitud de más de 700 metros.
1. Realizado por el ayuntamiento de Celanova y la Xunta de Galicia invertiendo más de 250.000 euros. A escasos metros, el yacimiento original, uno de los más importantes castros del noroeste peninsular. Supuestamente se rodaría aquí la película Galaicus con el actor Luis Tosar en el papel del general romano Décimo Bruto. Pero finalmente la productora Zircozine no dió señales de vida. 2. Está conformado por 13 casas —la mayoría castrexas y algunas rectangulares de influencia romana— y el muro que las circunda. No hay rastro del plan de urbanización, ya que aquí se crearía un hotel y retaurante: no hay agua, ni luz, ni alcantarillado que permitan convertir la obra más que en una estampa de un barrio del imponente castro original. 3. El poblado castreño de Coelina Nova es, en realidad, una reproducción, según estudio de Eduardo Breogán Nieto, del conjunto de viviendas en el que fue encontrada como Tábula de Castromao, un documento del primer tercia del siglo II, donde se describe el pacto de convivencia acordado entre los habitantes del castro, los Coelerni, y un mando militar romano. 4. El objetivo de este poblado es ensenar de una manera más visual y menos interpretativo cómo eran realmente las construcciones de esa época de nuestra prehistoria conocida como la cultura castreña.
1. Castromao es uno de los mejores ejemplos de la cultura castreña del Noroeste peninsular. Situado en un monte a 732 m. de altitud, estuvo habitado desde el siglo VI a.C. hasta el siglo II d.C. por la tribu celta de los coelerni. Originariamente habitado desde su cima aplanada, estaba rodeado por un cinturón amurallado de medio kilómetro de longitud. La romanización trajo consigo el descenso a la llanura, habiéndose encontrado vestigios de una intensa ocupación romana a los pies de la muralla. El descubrimiento de una tábula de hospitalidad en las excavaciones del castro, ha permitido identificar a Castromao con la civitas de los coelernos, Coeliobriga. 2. El área más excavada, y el de mayor interés en la visita, es el situado entre las murallas, en la base de la colina, correspondiente al período de ocupación romana. En él se encuentran varias conjuntos de viviendas, predominantemente de tipo circular, aunque también las hay de planta rectangular. 3. En las excavaciones arqueológicas llevadas a cabo en Castromao se han obtenido extraordinarios objetos, como el trisquel calado de Castromao (s. I a.C. - I d.C.), la figura zoomorfa, el tesorillo de monedas (63 denarios y 1 aureo) de época republicana e imperial, o la Tabula de hospitalidad . Todas estas piezas se pueden contemplar en el Museo Arqueológico Provincial de Ourense. 4. El segundo sábado del mes de agosto, en el marco de las fiestas de Celanova, se celebra anualmente el “Folión Castrexo”, una fiesta que conmemora el pacto de hospitalidad firmado, en el 132 d.C., entre los coelernos y un prefecto de la Cohors I Celtiberorum. Este acto quedó recogido en la Tábula de hospitalidad, comentada anteriormente, cuya copia podemos observar en la Praza das Pitas de Celanova.
Canavelas es un lugar de la parroquia de Santa María de Castromao en el concello de Celanova.
As Cerdeiriñas es un paraje de bosque autóctono en las proximidades del lugar de Canavelas.
Alto de San Xulian es un lugar del pueblo de Arrabalde donde vemos una especie de caserío.
Arrabalde es un lugar de la parroquia de Castromao en el concello de Celanova. El topónimo hace referencia a un barrio exterior.
La Serra de San Marcos es una Alineacion montanosa con una cota máxima de 619 metros situada frente Vilanova dos Infantes. En lo alto se encuentra el campo de futbol da Gandarela
1. La Iglesia de San Salvador tiene una fachada principal de estilo barroco (1710). Es de nave rectangular, dividida en tres tramos que rematan en un ábside semicircular, comunicada con la nave por un arco de medio punto. 2. En su interior, en el lienzo sur de la capilla mayor, se conserva un Cristo románico de finales del siglo XII de gran tamaño y cuerpo simétrico hecho en madera, que es uno de los más interesantes de Galicia. Está inspirado en la idea de majestad con corona real, rostro sereno y cuatro clavos, y es significativa su elevada estatura (1,85 m.) Procede probablemente del monasterio de Santa María, pues se cree que en este terreno que hoy ocupa la iglesia, estuvo situado un antiguo monasterio dúplice dedicado a Santa María, fundado por la madre de San Rosendo, Doña Ildaura, y su hermana Adosinda por los años 930-940, y que pronto pasó a depender del monasterio de Celanova, como priorato benedictino. 3. Cerca de la iglesia se encuentra la casa rectoral que tiene en su pario dos cornisas mozárabes de este desparecido monasterio, que son semejantes a los que aparecen en la capilla de San Miguel de Celanova.
San Salvador de Vilanova dos Infantes es una parroquia del concello de Celanova. La historia de la villa está vinculada a su Torre, construida en el siglo X y destruida en la Gran Guerra Irmandiña. A principios del siglo XIX, la torre del homenaje fue restaurada para albergar el ayuntamiento. La torre se encuentra en una villa medieval, donde destaca por su altura de diecisiete metros. Este es el último vestigio de lo que fue un gran castillo construido sobre un posible asentamiento castrexo. El castillo, perteneciente al monasterio de Celanova, al igual que la villa, fue una de las grandes fortalezas de Galicia y jugó un papel importante en las luchas medievales con los irmandiños y los portugueses. Este castillo fue construido por Guterre Menéndez y Santa Ilduara, padres de San Rosendo, un noble gallego que fue abad, obispo de Mondoñedo y fundador de varios monasterios, entre ellos el de Celanova; Rosendo luego fue canonizado por la Iglesia Católica. Además del castillo y la muralla, el acceso histórico al núcleo tendrán gran importancia, tanto para la estructura interna como para sus expansiones. Los primeros dueños fueron los monjes de Celanova, luego pasaron a manos de Fernando Castro hasta el año 1369, momento en que el rey, Enrique II, obligó a entregar este bien a Xoán Rodríguez de Biedma y sus herederos, que eran los condes de Monterrei, así como para participar en las demandas con los Lemos. Más tarde, el castillo fue demolido por los irmandiños en 1467; el castillo y la torre fueron dañados y reconstruidos posteriormente. Vilanova tiene un papel importante en las guerras fronterizas de los siglos XVI y XVII. Es en este último siglo cuando se construye la iglesia parroquial de San Salvador, fuera del recinto defensivo. Más tarde y fuera de la villa se construiría el Santuario de la Virgen del Cristal (Raigame, 2011). Según la tradición, el nombre no sería "de los Infantes" sino "de las Infantas". El origen debe encontrarse en la leyenda de las siete gemelas que se establecieron en Vilanova, aunque deducen que fueron Santa Ilduara y Adosinda, madre y hermana de San Rosendo, a la que se unieron otras verdaderas damas de sangre real, entre ellas, aunque en diferentes períodos de tiempo, las hijas de Alfonso X O Sabio. Cesareo Riveira retoma la tradición popular que se refiere al nacimiento de once hijos de un solo parto, de ahí el nombre "dos Infantes". Según la historia, Santa Ilduara fundó el monasterio de Santa María de Vilanova para retirarse en su viudez. Más tarde fue anexionada a Celanova, posiblemente como un priorato masculino, y las monjas se mudaron a Allariz. La iglesia prerrománica se mantuvo en pie hasta 1880, similar a la de San Miguel, ubicada en lo que fue el jardín del monasterio, que se derrumbó. En Vilanova también se encuentran con la presencia de restos romanos, como es el caso del ara votiva dedicada a los Lares Gumalaecos, que actualmente forma parte de la pared de un edificio ubicado en la Plaza Mayor. Las primeras referencias históricas al lugar datan de las crónicas del año 927, vinculadas a la figura de S. Rosendo, utilizando (más tarde y en el nivel histórico) el Vilanova das Infantas, en clara referencia a la madre y hermana del santo. En ese momento, la villa medieval disfrutó de mayor autoridad que en la actualidad, y su origen se debiera posiblemente a la construcción de un sitio defensivo, magníficamente situado, responsable de controlar tanto la tierra como una ruta estratégica. Era un lugar de residencia del Conde Gutiérrez Méndez y su esposa Ilduara, padres de San Rosendo, a la que el rey Sancho Ordóñez donó ese año 927 según consta en los documentos históricos, el pueblo de Vilar, donde el futuro abad construiría un templo y cenobio cuya pujanza daría lugar al núcleo urbano de Celanova. Por esos años, Ilduara, madre de San Rosendo, fundó y construyó un convento femenino dedicado a Santa María, al parecer de influencia mozárabe en su construcción (recuerda la capilla de San Miguel, fundada también en la misma fecha). Hoy en día desaparecido por completo (se trasladó a Allariz en 1270), algunos autores ubican en el lugar vecino de Santa María, cuatrocientos metros al suroeste de Vilanova, mientras que otros quieren emplazar la iglesia parroquial sobre sus viejos restos. De la ocupación del castillo señortial solo queda la Torre del Homenaje, mientras que la disposición de la muralla todavía se puede seguir en la planimetría del núcleo y según los lienzos que se conserva entre el caserío.
Según la tradición, Ilduara, la madre de San Rosendo, fundó en Vilanova un monasterio en el año 940. Este monasterio femenino, hoy desaparecido, es probable que estuvieran acogidas dos hijas de Alfonso X O Sabio. En este castillo los padres de San Rosendo habitarían hacia el 927, y probablemente fueran sus constructores. Durante el siglo XII, jugó un papel importante en las guerras con Portugal. En el convulso siglo XIV, el pueblo, el castillo y la jurisdicción pertenecieron a Fernando de Castro, partidario en la guerra civil entre Enrique II de Castilla y Pedro I, del derrotado Pedro. Esto hizo que muchas de sus posesiones pasaran a manos de los Biedma. Más tarde los Biedma se entrocaron con la poderosa línea de los Monterrei, ingresando de esta manera el castillo en el patrimonio de esta familia. A mediados del siglo XV se contaba entre los mejores bastiones de los Monterrei, que tuvieron que pleitearse con los de Lemos por su posesión. En 1474, durante las revueltas de los Irmandiños, los insurrectos demolieron la fortificación. Sofocada la revuelta, los derrotados se vieron obligados a reconstruirla, no solo con su trabajo sino también aportando 100 marabedís por cabeza. En 1645 fue reforzado como resultado de las guerras hispano-portuguesas, aunque al final no se vio afectado por éstas. En la actualidad, solo la torre de honor se conserva en buenas condiciones. Es de planta cuadrada, con más de nueve metros de lado y dos metros de ancho y diecinueve metros de alto. No conserva las almenas sobresalientes, pero sí los canzorros que la substituyen. El castillo está edificado directamente en la roca matriz, y está construido con granito. La puerta de acceso está a cinco metros de altura y se llega a ella a través de unas modernas escaleras. En la pared norte se abre una segunda puerta de arco pero a mayor altura. Esta segunda puerta serviría de comunicación entre la torre y el cuerpo principal del castillo, salvando la altura mediante un puente levadizo. Tiene un escudo de armas de la casa de los Zúñiga. De la muralla que protegía la villa, solo se conserva un pedazo de tres metros de espesor y aproximadamente seis de alto.
Es un Colegio de Educación Infantil y Primaria.
Según dice la placa: En esta casa nació el 15 de septiembre de 1851 el eminente poeta Manuel Curros Enríquez. Murío en La Habana el 7 de marzo de 1908. Los orensanos residentes en Cuba dedican este recuerdo a su memoria. Otra placa el pueblo de Celanova didca este recuerdo a su poeta en el primer centenario del nacimiento. La Fundación Curros Enríquez, como su sede, la "Casa dos Poetas", quería promover la figura del poeta Manuel Curros Enríquez y el resto de los escritores o poetas nacidos en Celanova. Es por eso que la casa natal de Curros ha sido llamada de tal forma para que todas las personas relacionadas con esta ciudad y que tuvieron, tengan o tendrán relación con la literatura, se encuentren arropados bajo el mismo techo.
Situado en la Plaza Cervantes junto el juzgado. Recientemente ha sido reformado pero manteniendo su fachada exterior donde indica el año de construcción, 1933. Siempre fue un referente en el comercio de Celanova.

3 comentarios

  • Foto de Ne.no

    Ne.no 31-ene-2017

    He realizado esta ruta  ver detalle

    No conocía esta zona, pero merece la pena. Gracias Erika1978

  • Foto de paki58

    paki58 11-feb-2018

    Muy buena descripción e información. Intuyo una zona con un paisaje digno de admirar y un bagaje cultural a visitar. La haré

  • Foto de paki58

    paki58 11-feb-2018

    Una descripción perfecta que nos evita sobresaltos en el camino. Nos indica hacia dónde tenemos que mirar , algo importante si ocurre que lo Interesante está en una desviación del camino. Gracias ne.no

Si quieres, puedes o esta ruta