Tiempo  9 horas 32 minutos

Coordenadas 3957

Fecha de subida 22 de diciembre de 2015

Fecha de realización diciembre 2015

  • Valoración

     
  • Información

     
  • Fácil de seguir

     
  • Entorno

     
-
-
1.694 m
996 m
0
7,3
15
29,32 km

Vista 1819 veces, descargada 97 veces

cerca de Faucena, Andalucía (España)

Completísima ruta para disfrutar del sector norte de Sierra Arana recorriendo y ascendiendo sus montañas más importantes destacando sobremanera el magnánimo Peñón de la Giganta, grandioso espolón rocoso aparentemente casi inexpugnable, y que además de coronarlo lo hemos tomado como eje central de la ruta, siendo ésta una completa circunvalación a esta mole pudiendo disfrutar así íntegramente de la belleza de todas sus vertientes. Hemos ascendido también al Cerro de la Buitrera, con un coqueto cresteo; el Pico de las Víboras, estratégicamente situado para regalarnos las mejores panorámicas de la jornada; y finalmente el Cerro de las Corzas para culminar este póker de subidas. Esta ruta nos ha permitido a su vez recorrer los vastos y frondosos Llanos de la Melera, disfrutar de la Cueva del Agua (no confundir con la que se ubica junto al Peñón del Asno, mucho más conocida e importante) y sobrecogernos bajo la sucesión de tajos que caracteriza la cuerda de las grandes alturas de Sierra Arana, destacando los Riscos del Moro y los Tajos del Jinestral. Un auténtico rutón para sumergirse de lleno en la belleza menos conocida e injustamente poco ponderada de Sierra Arana.
Iniciamos la ruta en el Area Recreativa del Sotillo, perteneciente a Iznalloz. Desde aquí seguimos la pista que asciende hacia el SE. A unos 400 metros la pista traza una curva a la izquierda, lugar donde tomamos un sendero que nos lleva en línea recta a ganar la loma donde encontramos el Camino del Collado de las Pozas. Seguimos esta amplia pista hacia el sur apareciendo ya frontalmente las primeras vistas de las altas cumbres de Sierra Arana, en concreto la Peña de la Cruz y el Cerro del Jinestral. Pasamos una construcción que alberga unos depósitos de agua y unos metros más adelante nos salimos de la pista para tomar un sendero que nos lleva en descenso hacia el este para llevarnos a las tierras de labor del Cortijo de la Hortichuela, imponente cortijada que resiste el paso del tiempo.
Seguimos la pista a la que hemos salido que inmediatamente se divide en dos. A la derecha se dirige hacia el Collado de las Corzas (por ahí volveremos finalizando la ruta) y nosotros optamos por seguir recto hacia el este por la pista principal rodeando los campos de labor de la Hortichuela. Podemos observar un poco por encima del camino las ruinas del Cortijo del Bailón.
La pista asciende suavemente mientras nos introduce en un frondoso pinar de repoblación. Llegaos a un collado junto a Cerrillo Quemado donde un panel de madera nos indica la proximidad de la Fuente del Lobo tomando un camino que abandona la pista a la izquierda para descender un poco y conducirnos a dicha fuente.
Continuamos hacia el este siguiendo el camino que nos lleva al Barranco del Castillejo, cuyo cauce remontamos para recuperar de nuevo la pista que llevábamos. Esta pista continua atravesando los precioso Llanos de la Melera, amplia llanura tapizada de frondoso pinar que ocupa el sector más septentrional de Sierra Arana.
Tras pasar el Barranco del Peñoncillo la pista se dirige al Cortijo de la Melera pero en cuanto nos encontramos un amplio cortafuegos a nuestra izquierda nos salimos de ella para tomar el Camino de Bogarre que discurre por el mencionado cortafuegos hacia el NE. El camino pasa el Barranco de la Melera y un poco más adelante el Camino de Bogarre se separa del cortafuegos mientras nosotros seguimos el despejado camino que nos ofrece el cortafuegos que tras atravesar el Barranco del Fraile nos conduce a una pista por la que discurre la Cañada Real del Aguadero.
El camino se bifurca al poco de introducirnos en él siguiendo la Cañada Real la pista que surge a la izquierda y que tomamos atrochando por un barranquillo. Comienza ahora nuestro camino a ascender de forma más decidida mientras se encajona junto al Barranco de la Atalaya que poco a poco se va haciendo más angosto mientras rasga la densidad del bosque a medida que va progresando. Bordeamos por el norte el Cerro del Ataque mientras los tajos y las cuevas que jalonan la cara norte del Peñón de la Giganta muestran su imponente silueta por encima de las copas de los árboles.
El camino sale de las angosturas que traza el barranco hacia un valle un poco más abierto lo que nos permite divisar ahora el Cerro de la Buitrera, nuestra primera cumbre del día a la que tendremos que afrontar su ascenso de forma casi inminente. Llegamos a un aprisco o corral de ganado a los pies de los tajos de la cara este del Peñón de la Giganta tras el cual debemos tomar un camino secundario que nos surge a la izquierda y que nos pasa al otro lado del barranco siguiendo paralelo a éste durante unos metros para posteriormente virar hacia el este y separarse de su cauce.
A medida que ganamos altura la pista nos obsequia con unas vistas de la llamativa Cueva del Agua o Cueva de la Campana, en la ladera oeste del Cerro de la Buitrera, hasta tal punto que decidimos salirnos de lo inicialmente pensado y abandonamos la pista para acceder a dicha cueva y disfrutarla in situ. Todo un acierto porque encontramos la marcada senda que utiliza el ganado para llegar al aprisco natural que constituye esta cueva con los muros de piedra seca que se le han adosado en la entrada. Visitamos los diferentes abrigos que se forman en estos cortados y sobre todo quedamos impresionados por la belleza de esta cueva que aunque no profundiza apenas sí que tiene unas dimensiones considerables y una bella columna en el centro que la divide en dos cortas galerías. Las vistas desde aquí hacia el Peñón de la Giganta son magníficas, pudiendo contemplar su alargada arista que caracteriza su cara este, lo que hace impacientarnos ante el objetivo principal del día que es su deseado ascenso.
Decidimos dejar atrás la cueva por lo que afrontamos la subida propiamente dicha al Cerro de la Buitrera desde la misma cavidad, progresando por terreno de roca descompuesta que aunque con bastante pendiente no presenta dificultad alguna salvo el lógico esfuerzo. Vamos buscando la cresta de esta montaña pasando por un embudo formado entre dos bloques de roca caliza que nos permite alcanzar la cuerda. Una vez en ella tenemos ya la clara referencia de la cumbre que se nos muestra hacia el norte siguiendo el cresterío calizo que conduce hacia ella. Resulta una gozada avanzar por el filo de estos tajos de roca desnuda de forma sencilla y relativamente segura, disfrutando de la verticalidad en este grandioso último tramo de subida hasta llegar a la propiamente dicha del Cerro de la Buitrera (1682 m). Las vistas sublimes: Bogarre, el Peñón de la Giganta, toda la cuerda de Sierra Mágina, la Sagra, la Sierra de Cazorla y Segura, la Sierra de Baza y el Jabalcón con los badlands de la Hoya de Guadix interponiéndose, Sierra Nevada sobresaliendo por encima de los Tajos y las Lomas de la Carihuela hacia el sur,… Una maravilla!!!
Iniciamos el descenso hacia el sur buscando la vertiente este de la cresta cimera siguiendo unas difusas sendillas del ganado que nos conducen por lapiaz hasta las Cuevas de Pozo Alto, habilitadas como aprisco. Desde aquí vemos bajo nosotros las tierras de labor del Haza de Pozo Alto a las que nos dirigimos entre bolos y escarpes rocosos difuminados hasta llegar al Collado de la Piedra de Pedro, junto a la enorme piedra cuadrangular que le da nombre.
Desde aquí tomamos el camino con balizas de vía pecuaria que se dirige en fuerte pendiente hacia el sur y que abandonamos al llegar a una intersección de senderos donde tomamos el que se dirige hacia la derecha de forma bien definida. Este sendero toma rumbo oeste manteniendo cota de forma muy cómoda e inequívoca recorriendo toda la ladera norte de las Lomas de la Carihuela con dirección hacia el Contaerillo, una arista septentrional de estas lomas donde el sendero pasa por una hendidura rocosa que antiguamente los pastores utilizaban para contar el ganado. Desde el sendero desciende suavemente para llegar a un collado donde aparece de nuevo la pista ya junto al Peñón de la Giganta.
Tomamos aire mientras elevamos nuestra mirada con gran extensión cervical hacia la cima del Peñón y nos decidimos a cruzar los escarpes rocosos que se interponen entre el collado y la base del Peñón de la Giganta al que llegamos siguiendo el difuso sendero que atraviesa esta loma por su cara oeste hasta legar al Portillo del Contadero, donde al igual que en el Contaerillo, encontramos la angostura de gran utilidad ganadera con la que ejercían este rústico ejercicio de contabilidad.
Iniciamos, ahora sí, la ansiada subida al Peñón de la Giganta, subiendo por la empinada ladera hasta la base de los tajos de su cara sur, infranqueable muralla pétrea. Una vez en la base de los tajos seguimos los abrigos y cuevecillas que oradan estos tajos hacia el este, en constante ascenso, hasta que finaliza la pared vertical ya en cara este y nos aparece un canuto encajonado donde extremando precauciones por la gran cantidad de piedra suelta comenzamos a ascender sin demasiadas complicaciones con una férrea voluntad de poder salvar este último escollo que nos permite acceder a la cuerda que ya de forma más sencilla nos conduce en dirección sur al punto más alto de este impresionante promontorio rocoso que es el Peñón de la Giganta (1703 m).
Sobran las palabras para describir el espectáculo visual que nos otorga esta cima, privilegiado otero de Sierra Arana, donde encaramados en sus farallones rocosos podemos contemplar la larga sucesión de la agreste cuerda de esta sierra y su infinita sucesión de tajos como el Tajo de las Hozas que tenemos frente a nosotros, los Riscos del Moro, el Tajo de las Alcolayas y los del Jinestral así como la sucesión de cumbres hacia el oeste donde el Cerro del Jinestral, el Cabeza de Caballo, la Peña de la Cruz, el Orduña y el Peñón del Asno recortan esta extraordinaria silueta montañosa. Es destacable también la alfombra boscosa que cubre toda la umbría de esta sierra donde desatacan sobre este tapiz vegetal las prominencias del Pico de las Víboras y el Cerro de las Corzas hacia el oeste y el Cerro de la Buitrera hacia el este. Por lo demás el resto de grandes sierras ya mencionadas en las vistas del Cerro de la Buitrera también se unen a este festival visual que nos otorga esta cumbre.
Descendemos desandando el camino que hemos traído siendo muy cuidadosos con la gran cantidad de roca suelta que continuamente provoca resbalones y donde toda precaución es poca, sobre todo en el canuto, aunque el resto de la bajada es también bastante costosa.
Una vez en la pista la seguimos ahora hacia el oeste pasando bajo el Tajo de las Hozas resultando inevitable echar la vista atrás y contemplar la magnánima estampa del Peñón de la Giganta, bello e imponente desde donde quiera que lo admires, tomando conciencia de la esquiva pieza montañera que nos hemos cobrado en esta jornada. La pista que llevamos es el Camino del Contadero y tras recorrerlo durante unos 3´5 kms bajo los sobrecogedores Riscos del Moro llegamos al Collado de Bocarrambla donde nos salimos transitoriamente de la pista para seguir la cuerda hacia el norte y coronar sin apenas esfuerzo el Pico de las Víboras (1427 m), que además de las vistas sobre el Peñón de la Giganta destacamos encarecidamente la panorámica a los Riscos del Moro que nos brinda.
Retomamos la pista de nuevo en el Collado de Bocarrambla y continuamos por ella de neuvo hacia el oeste en cómodo descenso pasando ahora bajo el Tajo de las Alcolayas y contemplando bajo nosotros la silueta piramidal del Pico Bocarramblas emergiendo de un mar de pinos y más allá el Cerro de las Corzas, próxima y última cumbre del día hacia la que dirigimos ahora nuestros pasos. Cuando llevamos sobre 1´6 kms desde el Collado de Bocarrambla nos salimos de la pista a la derecha y comenzamos a bajar en dirección norte por una loma donde buscamos la mejor progresión posible campo a través evitando la vegetación del sotobosque que invade esta ladera hasta llegar a un sendero bien marcado que tomamos a la izquierda y que nos lleva hacia el oeste de forma llana hasta el Collado de las Corzas, a los pies del cerro homónimo.
Nos disponemos ahora a la ascensión de esta última cima encontrado los esbozos de un difuso sendero que nos lleva a encaramarnos directamente a la cuerda de esta montaña hasta llegar a su punto más elevado que alberga los restos completamente derruidos de lo que en su día sería una torre o puesto de vigilancia. Justifica el Cerro de las Corzas (1291 m) esta construcción por la vasta extensión de terreno que desde aquí se divisa, siendo los Tajos y el Cerro del Jinestral, la Cabeza del Caballo, la Peña de la Cruz, el Orduña y el Peñón del Asno además del omnipresente Peñón de la Giganta los grandes protagonistas de esta panorámica.
Descendemos de nuevo hacia el Collado de las Corzas donde seguimos ahora el camino que nos conduce al Cortijo de la Hortichuela pasando por el Barranco del Jinestral. Desde aquí ya solo queda recorrer lo ya andado a comienzos de la ruta tomando el sendero que nos lleva al Camino del Collado de las Pozas y a los Depósitos de Agua y desde ahí descender al Area Recreativa del Sotillo, donde ponemos fin a esta magnífica ruta por Sierra Arana.

7 comentarios

  • Foto de kayman

    kayman 26-ene-2016

    Magníficas ruta y descripción. Me la apunto para usarla en un futuro.
    Muchas gracias.

  • Foto de PJCastro

    PJCastro 02-feb-2016

    No te defraudará. Personalmente el Peñón de la Giganta era un reto al no haber encontrado referencia alguna de su abordaje y la inexpugnabilidad que aparenta al contemplarlo. Una vez arriba las vistas y la sensación de conquista son apabullantes.

  • Foto de cerroalmirez

    cerroalmirez 16-jun-2016

    He realizado esta ruta  ver detalle

    Ruta muy recomendable. Un recorrido muy completo y bello por la cara norte de Sierra Arana. Sólo una pequeña puntualización a esta magnífica ruta: cuando vas por la pista, una vez pasado el Collado de Bocarramblas, indicas que hay que dejar esta después de 1'6 km, para ir en busca en trocha monte de un sendero que queda más abajo. En realidad no hace falta que hagas el trocha monte, pues unos 750 m antes del lugar en el que tú dejas la pista, se encuentra el inicio del sendero que vas a buscar. Su entrada es muy evidente, por lo que seguro que os pilló distraídos.
    Saludos.

  • Foto de PJCastro

    PJCastro 16-jun-2016

    Muchas gracias por el apunte. Desconocía el punto de inicio del sendero. Una valiosa aclaración que va a ser de mucha utilidad para futuros pateos por Sierra Arana. Gracias!!!

  • Foto de LOKO BOLDON

    LOKO BOLDON 22-ene-2019

    buenas tardes sendero de la ladera norte de las Lomas de la Carihuela en el sentido de la ruta es factible en bici?.gracias y saludos

  • Foto de PJCastro

    PJCastro 22-ene-2019

    Hola. La ruta la hicimos hace ya más de tres años pero por aquel entonces el sendero estaba bastante bien y era factible para la bici. No es un sendero muy transitado pero nos sorprendió su buen estado. Si eres hábil con la bici no creo que tengas problemas. Un saludo.

  • Foto de LOKO BOLDON

    LOKO BOLDON 22-ene-2019

    Muchas gracias por tu ayuda.un saludo

Si quieres, puedes o esta ruta