Tiempo en movimiento  3 horas 2 minutos

Tiempo  4 horas 11 minutos

Coordenadas 2094

Fecha de subida 9 de marzo de 2019

Fecha de realización marzo 2019

-
-
1.518 m
1.226 m
0
2,9
5,9
11,74 km

Vista 53 veces, descargada 0 veces

cerca de Navarredonda, Madrid (España)

CERRO DE LA CRUZ (1.514 m), desde Navarredonda:

Subida al cerro de la Cruz (1.514 m) desde el pueblo madrileño de Navarredonda. Se trata de una modesta cumbre del valle del Lozoya, pero cuyo emplazamiento la convierte en una estupenda atalaya visual, situada entre los embalses de Pinilla (este) y Riosequillo (oeste) y los montes Carpetanos (norte) y los Altos del Hontanar (sur).

Las panorámicas de Peñalara y el perchero de cumbres de la Cuerda Larga desde la falda oeste del cerro son soberbias, especialmente cuando están nevadas.

Se trata de un itinerario sin dificultades técnicas. Una pequeña parte del recorrido se hace por senderos poco evidentes, y un breve tramo de subida se completa monte a través: ambos, entre las banderas 12 y 15 del mapa. Se aconseja descargarse la ruta (ésta u otras parecidas) para seguir certeramente el rumbo, que en ese caso es fácil de rastrear.

FUENTE Y ARROYO
La caminata comienza en la fuente de las afueras del pueblo (bandera 1). Enfilamos por el camino de Lozoya a Navarredonda, un bonito corredor atravesado de robledales que une ambas localidades, separadas por unos 7 kilómetros y que nosotros seguiremos hasta el kilómetro 1,7, donde se ubica la divisoria municipal. Antes, pasaremos por el casi imperceptible arroyo de la Peña del Moro (bandera 2), cuyas aguas se han canalizado por debajo de la vereda.

En este punto, ya asoman las plácidas praderas navarras (que así se dice el gentilicio del lugar) donde pasta mansamente el ganado vacuno. Tras superar una cancela con paso canadiense (bandera 3), negociar las primeras rampas de la jornada y leer los sucesivos carteles informativos de la Ruta del Robledal que hay a la orilla del camino, damos con la barrera que separa los términos municipales de Lozoya y Navarredonda (bandera 4 y unos 1,7 km de marcha).

LAS CAMPAS
Tras superar la cancela, cogemos la senda, con marcas de rodadura de vehículos, que sale a nuestra izquierda y pica suavemente para arriba. En seguida alcanzamos una fabulosa campa que nos regala la primera panorámica de Peñalara, techo de la Comunidad de Madrid con sus 2.428 m. La belleza devora el lugar: el macizo, encalado de nieve, se recorta en el horizonte y una verde pradera tapiza nuestros pies.

Se sigue la senda, luego otra somnolienta campa (bandera 5), un desvío a derecha (bandera 6) y otro a izquierda (bandera 7), una paradita para otear de nuevo el valle desde unas rocas (bandera 8) y otro prado bestial (bandera 9). Vistas de la Cuerda Larga, Peñalara y el embalse de Pinilla. Para quedarse un buen rato.

PEÑOTE DE MATANDA
A partir de ahora, toca tramo de descenso paulatino. Al final de la pradera, a su derecha, se alza un acolchado montículo, el Peñote de Matanda (bandera 10 y 1.418 m), al que nos encaramamos para seguir con la fase contemplativa.

Retornamos a la senda, que continúa perdiendo altura y dibuja un giro de 90° a izquierda, por lo que cambiamos el rumbo: ahora nos dirigimos al este (bandera 11 y unos 4,3 km de marcha ya). A unos 400 metros, abandonamos la senda por un sendero a izquierda (bandera 12 y punto señalizado con un hito de piedras). Es en este momento cuando el camino se desdibuja en ocasiones. 300 metros más adelante, damos con un par de pilones ubicados en una pequeña campa (bandera 13 y unos 5 km de ruta).

Desde los pilones, toca de nuevo subir y remontar la ladera por el robledal. Y aquí sí, los senderillos vienen y van, se camuflan y esconden durante unos 400 metros de trayecto: conviene prestar atención al móvil para orientarse. El objetivo es dar con un paso de valla (bandera 15) que nos lleve del término municipal de Lozoya, por donde ascendemos, al de Gargantilla del Lozoya, donde se erige el geodésico del cerro de la Cruz. Ambos municipios están separados por una verja metálica.

PASO DE VERJA
Así que tras salir del robledal y caminar a cielo abierto (bandera 14 y vistas al embalse de nuevo), proseguimos la subidilla hasta dar con la valla, flanqueable por unas rocas (bandera 15 y muy fácil de superar). Desde los pilones (bandera 13) hasta el paso de verja (bandera 15) se ganan 80 metros de altura en 750 metros de recorrido.

Una vez superada la valla, la subida prosigue todo recto, en paralelo siempre a la valla, que va a nuestra izquierda y de la que no hay que alejarse. Toca remontar otros 100 metros de desnivel en medio kilómetro para alcanzar la cumbre amesetada del cerro de la Cruz. Antes de tocar su geodésico, visitamos la caseta para avistamiento de aves que se ha fijado en el flanco sur de la cumbre (bandera 16). Su emplazamiento ofrece buenas vistas: al sur, los pueblos de Garganta de los Montes y Canencia y las cumbres del Mondalindo, Peña Negra y Cabeza de la Braña; al este, el embalse de Riosequillo, Gargantilla del Lozoya o Buitrago; al oeste, el embalse de Pinilla, los Altos del Hontanar, Cuerda Larga y Peñalara.

Se trata de panorámicas que se repiten a lo largo de la cima del cerro, una extensa llanura por la que se puede merodear de un extremo a otro al antojo de cada cual. Sin duda, un buen lugar para el almuerzo. La única duda es elegir costado (oriental u occidental), según las preferencias visuales.

GEODÉSICO
Una vez alcanzado el geodésico (bandera 18, 1.514 m y 2.40 horas de caminata), y unos metros más adelante, se puede volver a saltar la valla (bandera 19) para ingresar de nuevo al término municipal de Lozoya, atravesar rápidamente la campa que cubre el lado oeste del cerro y asomarnos a otro mirador al embalse de Pinilla (bandera 20).

Retornamos al camino que atraviesa la zona central del cerro y que desciende por nuevas campas de la ladera norte (en esta época, parduzcas; sin el verdor de las de la subida por la falda oeste). La bajada es rápida y cómoda: en menos de una hora estaremos en el punto de salida de la ruta.

Al rato, atravesamos la puerta señalizada que delimita los términos de Gargantilla del Lozoya y Navarredonda (bandera 21) y proseguimos la bajada hasta dar con nuestro inicial camino de Lozoya a Navarredonda, que alcanzamos por otra verja (bandera 23), situada a escasos 75 metros de la barrera que superamos a la ida y que separaba Lozoya de Navarredonda (bandera 4).

Una vez en el camino, toca desandar el kilómetro y medio que queda hasta Navarredonda para completar esta magnífica ruta que nos ha subido al cerro de la Cruz, monte boya anclado a la inmensidad serena del valle de Lozoya. Por cierto, no nos cruzamos con nadie a lo largo del recorrido, a pesar de ser sábado.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta