Tiempo en movimiento  4 horas 20 minutos

Tiempo  6 horas un minuto

Coordenadas 2956

Fecha de subida 24 de noviembre de 2018

Fecha de realización noviembre 2018

-
-
1.478 m
152 m
0
4,2
8,5
16,99 km

Vista 42 veces, descargada 3 veces

cerca de Venta del Fraile, Andalucía (España)

Esta ruta comienza en la cocida Carretera de la Cabra; que es una antigua Cañada Real de Ganados de Almuñecar a Granada. Más concretamente en el paraje denominado «Llanos de Chiribaile», dentro del término municipal de El Padul, situado entre las comarcas del Valle de Lecrín y El Temple, en la zona central de la provincia de Granada. No se localiza sobre ningún espacio natural protegido ni incluido en la Red Natura 2000.

El ámbito del recorrido se enmarca dentro de la Cuenca Mediterránea Andaluza, donde existen diversos arroyos que presentan un régimen temporal de caudales variables y estacionarios. Hidrogeológicamente, la ruta se sitúa sobre las formaciones acuíferas correspondientes al acuífero Sierra de Padul y las elevaciones calcareníticas y calizo-dolomíticas de la meseta de Albuñuelas.

Aparcamos el coche en una pequeña explanada que hay en el kilómetro 11. Ya andando, descendemos por el Camino de Majadas Viejas para cruzar el Barranco de los Tejados de Castro. En este primer tramo predominan los cultivos agrícolas en secano, principalmente almendros y olivar, presentando una escasa cobertura vegetal natural, formada por pies arbustivos de encina, coscojas, espartales, romerales y tomillares.

Pronto cruzaremos el Barranco de Almeiza, y nos desviaremos por un sendero, que en suave ascenso, transita en paralelo a este barranco. Tras pasar la Cantera de Carriblanco, un par de desvíos más y un tramo con senda difusa, casi campo a través llegaremos a un pequeño cortijo llamado La Casa de La Pradera.

Justo detrás de él, comienza el mágico y pintoresco Sendero de la Loma del Duende. Un precioso sendero que trascurre llaneando a media ladera por unos pinares de repoblación bien conservados. Nos llama la atención la gran variedad de setas y hongos que vamos encontrando junto al sendero; un gran valor micológico unido a lo mágico del lugar; no es difícil imaginar a algún diminuto duende entre tanta seta.

Entre la fauna existente destaca la presencia de la Alondra Ricotí, ave esteparia catalogada «en peligro de extinción» en el Libro Rojo de los Vertebrados Amenazados en Andalucía. Otras especies de avifauna presentes son: águila-azor perdicera, culebrera europea, águila real, águila calzada, halcón peregrino y búho real. Aunque, al no ser un área protegida, se ven y se oyen a demasiados cazadores de jabalíes, que esquilman todo a su paso, y no se dignan ni a recoger sus vainas.

Llegaremos nuevamente el Barranco de Almeiza y ascenderemos por un bonito sendero, que alterna la rambla del barranco con pequeños tramos de senda. Tras cruzar un cortafuegos, comienza la parte más bonita de la ruta: el barranco se estrecha y el recorrido entre el pinar es muy entretenido (es un recorrido muy transitado también por bicicletas de montaña).

Llegamos a la cabecera del barranco donde hay una caseta-antena; ya se empiezan a vislumbrar las primeras panorámicas. Descenderemos un corto tramo por vereda hasta llegar a un camino forestal que seguiremos hasta que este llegue a su fin. Seguiremos por la derecha por una vereda muy poco marcada. Comenzamos el último tramo de ascenso hasta el Cerro del Águila 1464 m. por una senda muy difusa, utilizando como guía algunos hitos de piedra.

Al llegar a la cima; asomándonos a un considerable tajo donde soplaba el gélido aire de las cumbres nevadas, obtenemos unas formidables vistas: la ciudad de Granada y su área metropolitana, el Suspiro del Moro, la mole inmensa que conforma Sierra Nevada, El Padul, Dúrcal, Niguelas,la depresión del Valle de Lecrín, Las Sierras de Lujar, Albuñuelas y Tejeda, Almijara y Alhama; ¡¡¡Todo un especáculo!!!

Para evitar el tajo, desandaremos el ascenso y seguiremos nuevamente por el difuso sendero que desciende radicalmente por una de las abruptas cuerdas del Cerro del Águila hasta el Barranco de la Malla. Aquí encontramos el ruinoso Cortijo de Durán. Junto a él se encuentra el Cortijo de Palmilla; una pequeña explotación ganadera de cabras que a nuestro paso se quedan mirando descaradamente.

Seguimos ahora por una cómoda pista que nos hará pasar por las cortijadas de Garabato, de la Malla y las Meinas antes de adentrarnos por un serpenteante sendero en el pintoresco Barranco del Calabocillo. Descendemos por este barranco para después desviarnos por una pista a la izquierda, buscando la cortijada de Valcaire. Antes de llegar a la cortijada encontramos la Fuente de Valcaire junto a un majestuoso nogal vestido de vistosos ocres otoñales. La Aldea de Valcaire, perteneciente a Padul, estuvo habitada hasta la década de los 70. Llegó a contar incluso con maestro; ahora muchas viviendas están en ruinas y algunas rehabilitadas como viviendas de campo.

Seguiremos por pista, para desviarnos a la izquierda en el Paraje de Majadas Viejas por el camino del mismo nombre. Tras cruzar el Barranco de la Joaquina y el Paraje de los Altos de la Capellanía regresaremos al punto de inicio. Paseo bastante recomendable.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta