Tiempo  9 horas 2 minutos

Coordenadas 2909

Fecha de subida 11 de agosto de 2019

Fecha de realización junio 2019

-
-
2.124 m
1.198 m
0
4,1
8,1
16,3 km

Vista 11 veces, descargada 3 veces

cerca de San Ildefonso, Castilla y León (España)

Magnífica ruta de montaña por la cara noroeste de la Sierra de Guadarrama.
Recientemente, en agosto de 2019, un incendio se ha desarrollado por la zona que recorre esta ruta, por lo que la misma servirá de guía, para comprobar su extensión y en el futuro, para seguir su recuperación.
Partimos desde la Urbanización el Caserío de Urgel del municipio de la Granja de San Ildefonso (Segovia), junto a la tapia que delimitan los jardines del Palacio de La Granja, en dirección sureste, para enseguida cruzar una puerta de paso y llegar al Esquinazo (esquina de las tapias de los jardines del palacio).
Seguimos por la senda, bien marcada y nos adentramos en un magnífico bosque de pinos (diámetro considerable y de mas de 30 m de altura). Pasamos por la Fuente del Montañero y comenzamos a virar en sentido este. Una vez cruzado el Arroyo de los Carneros, comienzan a clarear los pinos (nos encontramos a una altitud de 1.800 m). Aquí las panorámicas son espectaculares. Vemos las espaldas, ladera norte, de Dos Hermanas, Peñalara, Los Claveles.
Nosotros viramos en sentido norte, hasta alcanzar el Cerro del Morete. Rápidamente, ya en bajada, llegamos al Puerto del Reventón. Atrás hemos dejado una trincheras en piedra de la Guerra Civil. Traspasamos la tapia y continuamos a la izquierda. A la derecha bajaríamos al Monasterio del Paular de Rascafría (Madrid).
Ahora en sentido oeste, llegamos a un cruce de arroyo y cambiamos nuevamente de sentido y pasamos por un prado de hierva para ganado. Atravesamos varios arroyos y comenzamos la bajada, que pronto se torna en fuerte bajada.
Franqueamos la tapia de piedra (curioso ver como se adentra la tapia en el cauce del arroyo) y nos ponemos en paralelo al Chorro Grande. Durante la bajada, podemos disfrutar de numerosas cascadas – chorreras que van formando las aguas y la piedra del cauce. Hay rincones espectaculares. Cuanto mas agua corra por el arroyo, mayor será el espectáculo. En días con el firme mojado, hay que tener mucho cuidado con los resbalones.
Ya de regreso, nos volvemos a adentrar en el bosque de pinos, cruzamos el arroyo de la Fuente del Infante y algún otro posterior, para enseguida pasar la reja de la urbanización donde dejamos el vehículo por la mañana.
Abajo el arroyo

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta